Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

La flexibilización cuantitativa de la Fed: una evaluación de clase

11
- +
09/10/2017 04:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nick Beams, WSWS

La semana pasada, la Junta del Banco Federal de Reserva (Fed) Estados Unidos puso fin formalmente a su programa de flexibilización cuantitativa, anunciando que a partir del próximo mes empezaría a reducir los US$ 4, 5 billones de activos financieros que tiene en su balance.

Junto con la política de tasas de interés ultrabajas, la expansión de las tenencias de deuda de la Fed de US$ 800 mil millones a su nivel actual tenía como objetivo prevenir un colapso total del sistema financiero estadounidense y mundial como resultado del colapso de 2008.

La intervención de la Fed, que fue replicada por otros importantes bancos centrales, fue un evento sin precedentes en la historia económica.

La medida para liquidar sus tenencias de activos, aunque a un ritmo muy lento de sólo US$ 50 mil millones por mes, a partir del comienzo del próximo año, la Fed quiere fomentar la creencia de que esto es un retorno a las condiciones "normales", y que los efectos de la crisis de 2008 irán desapareciendo con el tiempo. Pero la crisis de 2008 no fue el resultado de meros desajustes en el sistema financiero. Era la expresión de una ruptura de procesos arraigados en el propio corazón de la economía capitalista misma.

La causa inmediata de la crisis fue la especulación en activos financieros, que habían llegado a dominar cada vez más la economía estadounidense. Los acontecimientos de 2008 fueron precedidos por el colapso de la burbuja de puntocom especulativa en 2001-2002, de que la desaparición de Enron, que basó sus cifras de ganancias en cálculos fraudulentos en los mercados financieros, fue sólo una de las expresiones más gráficas.

El colapso de las acciones puntocom no dio lugar a ningún tipo de limpieza regulatoria del sistema financiero, sino más bien a la baja de las tasas de interés por parte de la Fed, lo que llevó a una mayor especulación, encabezada por la burbuja hipotecaria subprime.

Debido a que el mercado subprime era una expresión de procesos mucho más amplios, su colapso desencadenó una crisis en todo el sistema financiero, a pesar de las afirmaciones del jefe de la Fed, Ben Bernanke, en 2007 de que cualquier problema en esta área sería superado rápidamente sin mayores consecuencias, ya que ascendía a sólo unos 50.000 millones de dólares.

Los economistas y expertos burgueses buscan pasar la especulación como una especie de actividad malsana que fluye simplemente de la codicia y la falta de regulación para contenerla, sin relación con el funcionamiento de la economía capitalista misma. De hecho, es la expresión de procesos económicos profundamente arraigados.

La economía capitalista no se basa en la producción de bienes para satisfacer la demanda de consumo o promover el crecimiento económico y el bienestar. Es la producción realizada con el objetivo de ampliar el capital a través de la extracción de plusvalía de la clase trabajadora. De este punto de vista, el determinante clave de la salud de la economía capitalista es la tasa a la que se produce esa expansión, es decir, la tasa de ganancia.

Sin embargo, el proceso mismo de expansión capitalista contiene una contradicción porque produce una tendencia a la disminución de la tasa de ganancia. Esto se debe a que, a pesar de las afirmaciones de los economistas burgueses de que el beneficio proviene de las cosas ?los medios de producción, el conocimiento o la tierra? o del genio de los individuos y su espíritu empresarial, su fuente primaria es la explotación de la fuerza de trabajo de la clase obrera en el proceso de producción capitalista y la extracción de la plusvalía. Esta plusvalía se divide entonces entre los distintos propietarios de la propiedad en forma de ganancias en la industrial, intereses y rentas, junto con las ganancias comerciales y la riqueza apropiada por el sector financiero.

Aunque parece que estos sectores de la economía generan ganancias a través de sus propias actividades, en última instancia su fuente es la totalidad de plusvalía extraída de la clase trabajadora. Y en la medida en que esta masa de plusvalía tiene que expandir una masa cada vez mayor de capital, la tasa de ganancia tiende a declinar. El capital, por supuesto, se esfuerza por superar esta contradicción aumentando la explotación de la clase trabajadora y desarrollando nuevas formas de producción que reducen los costos.

Pero, como Marx explicó el funcionamiento de esta tendencia, uno de sus rasgos es también el surgimiento de la especulación, la estafa y el lanzamiento de nuevos productos con promesas de grandes ganancias ?la burbuja de puntocom fue una expresión de esto como fue el subprime esquema Ponzi? por el cual cada sección del capital se esfuerza por superar las consecuencias que se derivan de este fenómeno.

Bajo condiciones en las que las tasas de ganancia reales estaban experimentando una recesión, la crisis de 2008 fue el resultado de la creciente dependencia del capitalismo estadounidense de las actividades financieras ?la especulación y la estafa.

¿Cuál ha sido el resultado de la flexibilización cuantitativa?

El fundamento oficial del programa era que el rescate inicial de los bancos y las casas financieras era necesario para evitar un colapso total del sistema financiero y de la economía en general y que los nueve años siguientes de tasas de interés históricamente bajas y compras masivas del banco central de los activos financieros han sido necesarios para restaurar la economía real a su funcionamiento "normal".

Esto no ha ocurrido. Mientras que la economía estadounidense ha experimentado una "recuperación" desde la peor recesión desde la Gran Depresión, es la más débil en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, con tasas de crecimiento apenas de 2 por ciento, en medio de la disminución de la productividad y los salarios reales.

El efecto principal de la flexibilización cuantitativa ha sido la inflación ?i.e aumento? de los precios de los activos en beneficio de los ultra-ricos, con una brecha cada vez mayor entre la riqueza y los ingresos del 10 por ciento superior y el 90 por ciento inferior.

Las contradicciones subyacentes de la acumulación capitalista no han sido superadas. Más bien, el programa de flexibilización cuantitativa las ha intensificado, preparando el camino para otro desastre financiero aún más grave que el de 2008.

El mercado bursátil, que se encuentra en o cerca de máximos históricos, ha aumentado casi un 300 por ciento desde su punto más bajo en marzo de 2009, con índices de precios próximos a los niveles alcanzados en 1929, según el economista ganador del Premio Nobel, Robert Shiller.

Mientras se refiere a estas cifras "preocupantes", Shiller sostiene la perspectiva de un aumento contínuo debido a lo que él llama la "psicología de la masa". En otras palabras, el mercado continuará aumentando porque las elites financieras creen que continuará haciéndolo, recordando una de las observaciones de Marx de que las leyes de la economía capitalista funcionan de la misma manera que la ley de la gravedad cuando una casa se derrumba alrededor de sus oídos.

El aumento de los mercados no es el producto del crecimiento en la economía real, sino el resultado de la manipulación financiera. No es una expresión de salud económica, sino de una enfermedad creciente, al igual que la tuberculosis le da un color rosado a las mejillas.

Una cierta medida de la extensión de este fenómeno maligno puede medirse a partir de las extraordinarias actividades de las grandes corporaciones estadounidenses, algo semejante nunca antes visto.

Según las cifras de la Reserva Federal divulgadas la semana pasada, los activos líquidos de las compañías no financieras, incluidos depósitos en el extranjero, divisas y acciones de fondos mutuos, alcanzaron un récord de 2, 3 billones de dólares en el segundo trimestre. Se trata de un aumento del 60 por ciento desde 2009.

Las empresas que tienen estas reservas, concentradas en las 30 primeras empresas ?que poseen activos en efectivo de US$ 1, 2 billones, o más de la mitad? han estado pidiendo fondos a través de la emisión de bonos corporativos.

Las empresas están manteniendo su dinero en el extranjero debido a los impuestos que podrían incurrir si lo trajeron a casa. Por lo tanto, están aprovechando el régimen de tasas de interés bajas domésticas creado por la Fed para asumir más deuda en lugar de usar su efectivo.

Según un reciente artículo de Bloomberg titulado "The Great Corporate Cash Shell Game", la cantidad de dinero recaudada de esta manera por las principales firmas estadounidenses, incluyendo Apple, Microsoft, Alphabet (el dueño de Google) y General Electric, ha aumentado en un 66 por ciento desde mediados de 2009 y ahora asciende a 5, 24 billones de dólares.

De acuerdo con una estimación, si el efectivo corporativo estadounidense fuera un país, estaría entre los 10 primeros por producto interno bruto, con las participaciones concentradas en sólo 30 empresas.

La fuente de este desarrollo extraordinario es la falta de oportunidades de inversión en la economía real debido a las menores tasas de ganancias. Esto impulsa a las grandes empresas a tratar de elevar su línea de fondo y su precio de las acciones a través de la manipulación financiera.

Como señaló Bloomberg, las compañías que tienen grandes reservas de efectivo y un aumento de la deuda no han estado usando este dinero para crear un "ciclo virtuoso de inversión económica", una situación en la que la inversión crea nuevos mercados y beneficios para otros y, para aumentar el valor de sus propias acciones.

Estos desarrollos son una expresión gráfica del hecho de que, lejos de encaminar la economía hacia un desarrollo más "normal", el programa de la Fed ha alimentado el tipo de especulación y "ingeniería financiera" que precipitó la crisis de 2008."

Hay otras consecuencias importantes. La disponibilidad de dinero barato también ha sido un factor importante en el financiamiento de adquisiciones y fusiones, lo que ha incrementado el crecimiento de la dominación monopolista de áreas clave de la economía de los Estados Unidos.

El aumento de la especulación financiera también ha sido un factor importante en el crecimiento de la desigualdad social. Esto no es simplemente un producto del hecho de que el aumento en los valores de los activos como resultado de las políticas de la Fed, ha sido "maravilloso" para las élites financieras, en palabras del operador del fondo de inversión de alto riesgo Warren Buffett.

El parasitismo también está inextricablemente ligado a la continua lucha contra los salarios y a la transformación de las condiciones de empleo a través del crecimiento de los empleos a tiempo parcial y ocasional, que constituyen el 90 por ciento de los 10 millones de empleos creados bajo la administración Obama.

Esta conexión fluye de la misma naturaleza de la acumulación financiera. Mientras que el capital financiero parece ser capaz de crear dinero simplemente a partir de dinero, en última instancia, el beneficio financiero, en el que las grandes corporaciones, aparentemente no financieras, dependen cada vez más, representa una apropiación de la plusvalía extraída de la clase trabajadora.

Así, mientras que el capital financiero funciona como una especie de parásito gigante, debe, al mismo tiempo, asegurar el flujo continuo de sangre, en este caso de la plusvalía, del cuerpo económico vivo.

Esta necesidad se ve en uno de los otros rasgos económicos más importantes de la década pasada: los esfuerzos en curso para incrementar la explotación en todas las formas cada vez más familiares ?la intensificación del trabajo, la casualidad, el crecimiento de los sistemas salariales de dos niveles, entre otros.

En no absoluto accidentalmente, Amazon, uno de los principales exponentes del parasitismo financiero, ha estado a la vanguardia del desarrollo de nuevas formas de explotación más intensas.

Al examinar este proceso, sería un gran error concluir que el aumento del parasitismo, promovido en gran parte por las políticas de flexibilización cuantitativa de la Fed, actuando como guardián de los intereses de las élites financieras, es algo "malo" del capitalismo que puede ser extirpado a través de una agenda política diferente con el fin de presentar el "bien".

Más bien, ha surgido de las contradicciones más profundas e irresolubles de la economía capitalista y expresa la lógica esencial de un sistema basado en la acumulación de la riqueza privada y el beneficio a expensas de las necesidades sociales.


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (4179 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
62
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.