Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Forjaron las carencias económicas al arqueólogo Román Piña Chan

09/04/2011 06:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Figura importante en la reconstrucción histórica de México, el arqueólogo mexicano Román Piña Chan, quien murió el 10 de abril de 2001, contribuyó con sus estudios a enriquecer el periodo del Preclásico, superando las carencias económicas durante su formación básica y profesional. Nacido el 29 de febrero de 1920 en San Francisco de Campeche, Campeche, fue un estudioso de las culturas prehispánicas que cursó la primaria en la escuela federal “Ignacio Zaragoza”. Su ambición por seguir su aprendizaje lo llevó a inscribirse en el Instituto Campechano para continuar con la secundaria, no obstante que su familia no tenía los recursos suficientes para apoyarlo. Gracias a su buena ortografía, trabajó como redactor en una notaría, con cuyo sueldo pudo sustentar sus gastos escolares. A los 13 años ingresó a la Escuela Industrial, en donde aprendió el oficio de zapatero. En 1936 la creación de la Escuela Prevocacional en Campeche cambió su vida, ya que esta institución daba a sus estudiantes la oportunidad de cursar en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), circunstancia que Piña Chan aprovechó. Con una beca que sirvió para sustentar su aprendizaje, laboró en diversos oficios: fue dibujante, mesero de cantina, pintor de brocha gorda y ayudante de estudiantes con problemas académicos, todo lo cual le sirvió para viajar a la Ciudad de México y proseguir su formación. Ya en la capital del país estudió en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, a través de una beca en la especialidad de Antropología Física. Su primer acercamiento con la antropología fue con Rubín de la Borbolla, en las prácticas de campo que realizó en Tzintzuntzan, Michoacán, iniciando con ello una prolífica carrera, que a la postre lo convertiría en uno de los referentes en esa materia. Lejos de las penurias que lo persiguieron en su instrucción, participó en el salvamento arqueológico de Chupícuaro, Guanajuato; Uxmal y la Isla de Jaina, Campeche; Chacaltzingo y Atlihuayan, Morelos; así como en los reconocimientos arqueológicos en la cuenca del Río Grijalva, Tabasco. Además, dirigió los proyectos Campeche (1984), Teotenango y Huamango (1970-1980), en el Estado de México. Investigador asiduo de la región maya, publicó sus indagaciones de las zonas de Palenque y Bonampak, entre otras, y sus trabajos etnohistóricos relativos a Quetzalcóatl, en la obra “Historia, arqueología y arte prehispánico”, en 1971. Entre sus labores en la ciencia y educación, resalta la curaduría del Museo Nacional de Antropología. Asimismo fue comisionado en 1949 para explorar el cementerio de Tlatilco. En 1951, con la tesis titulada “El horizonte Preclásico del Valle de México”, obtuvo su título como arqueólogo. Fue profesor emérito de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Destacó en su interés por las civilizaciones prehispánicas, principalmente las del centro y Golfo de México, su ayudar a periodizar la etapa del Preclásico, lo que apareció en “Las culturas preclásicas de la Cuenca de México” (1955). Creador de varios escritos que remiten a sus exploraciones, destacan entre ellas “Las ciudades mayas” (1958), “Una visión del México prehispánico” (1967), “Mesoamérica: Los orígenes; Culturas preclásicas; Teotihuacan; Toltecas; Mexicas; Oaxaca; Culturas de la Costa del Golfo; Maya; Norte de México y Oeste de México, en Tesoros del Museo Nacional de Antropología” (1968), y “Cacaxtla: fuentes históricas y pinturas” (999). Por sus contribuciones a la educación, ciencia, e historia, fue acreedor a diversos reconocimientos, como el Premio “Joaquín Baranda” del estado de Campeche, la Medalla de Oro de servicios académicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Diploma de Distinguido Fundador del Colegio Mexicano de Antropólogos y el Premio Nacional de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía del gobierno de México en 1994. Víctima de un derrame cerebral, Román Piña Chan murió el 10 de abril de 2001 en la Ciudad de México; sin embargo, su nombre quedó grabado en distintos espacios que son utilizados para difundir la cultura y el arte prehispánico de su país.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
111
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.