Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Forman parte héroes nacionales del imaginario popular: Mónica Barrón

26/08/2010 02:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el imaginario popular mexicano hay rostros que forman parte de una referencia infaltable de la vida de los ciudadanos y que se han plasmado de diversas formas, como monedas, billetes y estampas, afirmó la historiadora Mónica Barrón. Al dictar la conferencia “Expresiones de lo popular mexicano”, en el marco de la exposición “Imágenes para una historia. Estampas de lo popular mexicano”, en el Museo Nacional de Culturas Populares, la investigadora del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones habló de los diferentes rostros del libertador José María Morelos y Pavón. La creación y recreación de estos personajes en el imaginario popular forma parte de un fenómeno que es común a todas las naciones, que tienen su galería de héroes, ya sea en pinturas o en esculturas, con lo que manifiestan tanto la curiosidad propia de la naturaleza humana como la necesidad política y social de darle un rostro a su historia. En México, abundó, esta necesidad se manifestó de manera contundente desde el momento mismo en que se inició el levantamiento insurgente en 1810, mismo que, además de pelear con las armas y esgrimir sus ideas, también se enfrentó al enemigo con imágenes. De tal forma que el cura Miguel Hidalgo tomó a la Guadalupana como emblema de su movimiento, al mismo tiempo que para escarmiento de los realistas atacaba toda figura de la virgen de los Remedios con la que se topaba, puesto que era la patrona de los ejércitos virreinales. “Y lo mismo hacían los realistas con la Guadalupana. Conforme fue creciendo la fama de los caudillos, la necesidad de materializar su rostro no se hizo esperar, pero lo cierto es que las autoridades coloniales se dieron a la tarea de sofocar todos los intentos por reproducir y difundir los retratos de quienes les infringían tales agravios”, subrayó Barrón. Expuso que entre los actores de la insurgencia, la personalidad de José María Morelos y Pavón impactó por haberse revelado como el gran estratega de la guerra, el caudillo enérgico, disciplinado, severo, agudo y de mirada penetrante. “Y es de él de quien abordó en esta conferencia, pues es el único que cuenta con un retrato hecho en vida por un autor anónimo y de quien se hicieron los primeros retratos populares”, puntualizó. Destacó que de él sólo se tienen dos retratos contemporáneos, de los que en el primero aparece ataviado con el uniforme militar de Capitán General de los Ejércitos de América. Este retrato, precisó, fue hecho en 1812, justo en la época más gloriosa del caudillo y es el primero en mostrar la imagen de un Morelos que nada tiene que ver con la idea del cura de pueblo. Más bien con el hombre que se ha ganado el título de Generalísimo por su brillante desempeño en las campañas del sur, el mismo del que el propio general realista Félix María Calleja describiera como el “resucitador de Lázaros”. La autoría de ese cuadro se atribuye, según indica la propia cédula, a un indio mixteco cuyo nombre no está suscrito. El retrato está cargado de solemnidad y ataviado con una bella chaqueta militar de color negro y bordada con hilos de seda en rojo y oro, obsequio de Mariano Matamoros, describió la historiadora. Al cuello lleva una cruz pectoral que había pertenecido a Campillo, obispo de Puebla, y la obra se encuentra en el Museo Nacional de Historia, abundó. El segundo retrato, continuó, es de la autoría de José Francisco Rodríguez, un artista de la cera a quien se atribuye la única galería contemporánea de los retratos de los protagonistas de la insurgencia. “Aunque la Academia había intentado al finalizar la guerra crear su propia iconografía de héroes, no lo había logrado debido a la disipación en que se encontraba y a que los talleres estaban en una situación muy precaria”, señaló. Por ello, dijo, las miniaturas en cera de Rodríguez, en las que es notable el cuidado puesto en el detalle y la veracidad y agudeza psicológica que el autor intenta retratar en cada personaje, fueron el punto de partida para construir la imagen más popular de Morelos. “No se sabe con exactitud la fecha de elaboración de este retrato en cera hecho por Rodríguez, en él, Morelos aparece colocado de perfil a la usanza de este tipo de trabajos y se plasma al sacerdote antes que al militar”, comentó. “Aún cuando se trata de un busto en miniatura, quizá éste es el trabajo que mejor refleja el físico del hombre a quien se describe como grueso de cuerpo y cara, robusto y de facciones duras”, concluyó la investigadora.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
489
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.