Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Leonel Robles escriba una noticia?

Fracturas y futbol

28/04/2018 05:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estoy sentado en la sala de espera de un hospital porque tuve la grandiosa idea de jugar al futbol sin tener la pericia y habilidad de un futbolista. Resultado, la mandíbula fracturada a consecuencia de un choque contra mi propio portero..

Estoy sentado en la sala de espera de un hospital porque tuve la grandiosa idea de jugar al futbol sin tener la pericia y habilidad de un futbolista. Resultado, la mandíbula fracturada a consecuencia de un choque contra mi propio portero quien sí sabe jugar al futbol, pero no de defender a torpes compañeros.

La historia es larga, lo cierto que espero al maxilofacial para que programe la cirugía. No es que esté asustado ante la idea de estar frente la presencia del bisturí, de hecho me han dicho que es una operación sencilla, pero la sola idea de permanecer recostado en un quirófano con un especialista dispuesto a invadir mi cuerpo tampoco es una sensación de alivio.

Veo a la gente sentada en asientos contiguos al mío, y me pregunto qué les reclamará su cuerpo para que esperen, igual que yo, con la templanza que les da la impaciencia por equilibrar físicamnte su cuerpo. Intento imaginar, de acuerdo a sus cuerpos y expresiones, distintos tipos de enfermedades, pero mi ansiedad me desvía de este juego paranoico.

Albert Camus fue jugador de futbol antes de entrar a la categoría de un ser racional

Por primera vez recapacito en el juego de futbol y pienso que no debió haberse inventado, que no encuentro mayor gracia el quitarle el balón a un contrario para luego tratar de que no te lo quiten a ti, amén de que en esas maniobra va de por medio tu integridad física,   sobre todo si tus experiencias se reducen a juegos con tus compañeros de cuadra. El buen jugador, supongo,   debe tener la habilidad de quitarse los golpes de los contrarios y, a veces, deshacerse de la torpeza de sus compañeros. Vaya juego, donde la posibilidad de que sea tu propio compañero quien te envíe al hopital. Hay escritores apologistas de este deporte, incluso el admirado Albert Camus fue jugador de futbol antes de entrar a la categoría de un ser racional, e intento encontrarle el sentido a las palabras de escritores que afirman "que Dios es redondo", en aluión directo al balón de futbol.

El maxilofacial tarda mucho, y ya quiero largarme con mi hora fatal a mi casa. La recepcionista no es agradable, a pesar de que intentó ser muy amable conmigo. Creo que no me simpatiza y creo que tampoco el médico me simpatizará. ¿Cómo puede serte simpático alguien que está dispuesto a invadir tu cuerpo? Aun cuando la desgracia la traigo conmigo y que el médico intentará reducirla o desaparecerla,   nuestro único punto en común es mi fractura. Quiero irme a casa. Es lo que deseo más que a cualquier otra cosa. El dolor es soportable y quizá con el tiempo solde mi hueso solo. Es una posibilidad. Los médicos son alarmistas, protagonistas, dice mi hermano que también es médico. Ya está. Veo a la gente y me dice con su mirada que no le dé más problemas a mi cuerpo y a los médicos.

El médico pronuncia mi nombre, no, no es nombre, es el nombre del principio de la tortura. Es el principio de días y días pensando en por qué tuvieron que inventar un juego bárbaro. Allá voy, doctor.

Por primera vez recapacito en el juego de futbol y pienso que no debió haberse inventado

 


Sobre esta noticia

Autor:
Leonel Robles (379 noticias)
Visitas:
1316
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.