Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

A Fray de Zúmarraga se le ha reconocido como protector de los indios

02/06/2012 07:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El español Juan de Zumárraga, conocido como el primer Obispo y Arzobispo de la Ciudad de México, falleció un 3 de junio de 1548, y destacó como el fundador de la Real y Pontificia Universidad de México, hoy conocida como Universidad Nacional Autónoma de México. Religioso de la orden de los franciscanos, nació en Durango, Vizcaya en 1468 y se ganó el mote de “protector de los indígenas”. Siendo guardián del convento del Abrojo, en Valladolid, conoció al emperador Carlos I en 1527, quien lo asignó visitador de Navarra para que actuara en un proceso sobre brujería, acompañando a Fray Andrés Olmos, con quién viajó más tarde a la Nueva España. Se fundó el Obispado de la Nueva España para atender las crecientes necesidades religiosas del lugar, y Zumárraga fue elegido Obispo en 1527 y nombrado protector de los indígenas mexicanos recién colonizados. Resistió al nombramiento y después partió al encuentro de sus nuevas obligaciones, llegando a México en 1528, de acuerdo con el sitio franciscanos.org. El inicio de su labor fue amargo y duro de sobrellevar, pues estuvo en frecuente conflicto con los miembros de la Audiencia que llegó presidida por Nuño de Guzmán, cuyo régimen autoritario se vio lleno de desorden, tiranía, abusos de todo género, robos y crímenes hacia los indígenas mexicanos. Fray Zumárraga recibió constantes reclamos por parte de los indígenas debido a la explotación, y aún en su calidad de protector, poca cosa pudo hacer respecto a las acusaciones. Finalmente, Nuño violó el derecho de asilo al sacar a unos presos de la iglesia y el Obispo respondió este hecho con la excomunión de los miembros de la Audiencia y la suspensión del culto. Se desató una guerra entre los que manejaban el poder civil contra los del eclesiástico. Zumárraga escribió al emperador español, informando sobre el comportamiento de la audiencia y el maltrato al que sometían a los indígenas, sin embargo, sus misivas nunca llegaron a su destino. Después de varios intentos, Carlos I se vio enterado de la situación y respondió con la creación del Virreinato en México, así como con el envío de una segunda audiencia, presidida por Sebastián Ramírez de Fuenleal. Zumárraga colaboró con las nuevas autoridades y recibió la orden de presentarse en España para rendir cuentas acerca de los conflictos desatados anteriormente. Partió en 1532 y allá, luego de exponer y argumentar sus acciones, se consagró como Obispo y preparó su viaje de regreso a México, donde llegó en 1534, acompañado de familias artesanas y maestras para las niñas indígenas. Se encontró con la noticia de que había sido despojado de su cargo de protector de los indios, y a pesar de esto, la convivencia con la segunda Audiencia y el Virrey Antonio de Mendoza fue cordial. Sin embargo, Zumárraga vivió un nuevo percance derivado de su nuevo nombramiento como inquisidor en 1535. Actuó en contra de uno de los hijos de Nezahualpilli, acusado de apóstata e instigador en contra de la nueva religión católica que se estaba imponiendo a los indígenas. El juicio terminó con la ejecución de Carlos, mandado quemar vivo en noviembre de ese año en la Plaza Mayor de la Ciudad de México. Por este hecho, el Obispo fue duramente señalado por el Inquisidor General y por el emperador Carlos I, por haber juzgado al culpado converso al catolicismo de la misma forma que a un católico español. Después de tan escandaloso hecho y de haber pensado abandonar su cargo para trasladarse a China, de acuerdo con datos de la red, Juan de Zumárraga aceptó sumiso el castigo por sus acciones y permaneció en su cargo. Empezó la construcción de la Catedral que se encuentra en Centro Histórico de la Ciudad de México, así como del Colegio de Santa Cruz Tlatelolco, inaugurado en 1536. De igual manera, construyó el Hospital del Amor de Dios y con su apoyo se introdujo la imprenta, estrenada por Juan Cromberger en 1539, y con la cual se editó una versión breve de la doctrina cristiana en náhuatl y castellano. El último acto importante que llevó a cabo Fray Juan fue participar en en la junta donde se delimitaron las diócesis mexicanas en 1544. Para el 8 de julio de 1548 fue nombrado Arzobispo de México, sin embargo, la noticia llegó tarde, ya que había fallecido el 3 de junio de ese año. Fue acusado de haber quemado manuscritos de las naciones indígenas, por ser considerados paganos y demoniacos. Escribió y publicó “Doctrina breve, muy provechosa de las cosas que pertenecen a la fe católica…, que se prohibió tiempo después por ser considerada plagio de doctrinas anteriores.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
123
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.