Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

El futbolista que odiaba su talento

31/05/2012 13:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dicen que los futbolistas nacen, no se hacen. Guillermo fue un claro ejemplo de esa premisa. Vino al mundo con un talento especial, el de ser portero. Desde chico llamaron la atención su elasticidad, reflejos, flexibilidad y resorte. También poseía un olfato especial para achicar y un ritmo ordenado para atajar. Eso lo llevó a ser el guardameta más respetado y menos goleado en las canchas. Pero dicho respeto no era el mismo en las tribunas; aficionados se mostraban disgustados con su carácter sereno, retraído y sin emociones de júbilo. A diferencia de otros arqueros, Memo no gritaba ni manoteaba, tampoco gustaba de utilizar uniformes coloridos. Ganara o perdiera su rostro siempre fue el mismo; ninguna sonrisa, ninguna lágrima.

Lo que pocos saben, y he ahí su destino cruel, es que no le gustaba el fútbol. Figuró en las canchas por necesidad, no por pasión. Para ayudar a la economía de la casa aceptó el camino del balón como un trabajo; jamás faltó el pan en su hogar. Detestaba las concentraciones, las charlas de vestuario y los entrenamientos extendidos. De igual forma le provocaban repulsión las rutinas de sus compañeros: fiestas, drogas, alcohol, antros, pasarelas, carnes asadas. ¿Cómo pudo sobrevivir 15 años a ese martirio?, se preguntan algunos. La adrenalina por conducir, la adicción por la velocidad, es la respuesta.

Desde que puso las manos sobre un volante, esto cuando tenía 15 años, supo que eso era lo que quería, lo que deseaba; correr sin que nadie lo alcanzara, pisar el acelerador a un rumbo incierto. Por las noches, una vez que se desprendía de la etiqueta de futbolista, abordaba su Mustang '70 y emprendía el trayecto a la carretera de su antojo. La luna, el asfalto oscuro y la soledad eran su fascinación.

No corría en carreras clandestinas. No se hacía acompañar de nadie como copiloto. Completamente solo y con la manía de escuchar la misma canción, Seasons in the sun, de Terry Jacks, se desvelaba al compás del motor. El éxtasis por conducir duraban noches y madrugadas; le pisaba con todo.

Pero todo cambió para el portero que debutó a los 19 años en primera. A sus 34, todavía entero para atajar, se encontró con un par de circunstancias que alteraron el orden de lo establecido. Durante un viaje con el equipo, un niño se le acercó para abrazarlo. El pequeño traía consigo una cartulina con la leyenda Eres mi ídolo. Memo no daba crédito a que alguien desconocido pudiera admirarlo, que pudiera quererlo. Desconcertado no reaccionó como el chamaco esperaba y éste se dirigió hacia su madre para llorar; le rompió la ilusión. Durante varias noches no durmió; Guillermo no se perdonaba el llanto del niño.

Días después conoció a una chica. "Es la mujer más hermosa que he visto", pensó. Ella lo reconoció, identificó que era el arquero imbatible. Con timidez, él la saludó. Sin embargo obtuvo una respuesta inesperada: "Lo siento, no me gustan los futbolistas. Ustedes solamente buscan putas o amas de casa, y ni ama de casa ni puta soy. Adiós".

Tras permanecer dos días en vela sobre la cama, cuestionándose por qué era incapaz para querer y ser querido, por qué nació con un talento que odiaba, abordó su Mustang y tomó impulso en otra carretera. No se sabe sobre su paradero. Para algunos huyó muy lejos, para otros firmó su retiro a escondidas de la prensa. Pero un hombre como Guillermo, después de lo acontecido con el niño y la chica, después de padecer una belleza que no le satisfacía como lo es el fútbol, lo menos que quiere es vivir.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
171
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.