Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que De Sinaloa escriba una noticia?

El futuro de la izquierda en México

11/09/2012 07:45
0

Juan Eduardo Martínez Leyva

El anuncio que hizo en el Zócalo capitalino Andrés Manuel López Obrador, el pasado domingo 9 de septiembre, de separarse de los tres partidos de la llamada izquierda que lo postularon a la presidencia de la república en la pasadas elecciones, y, su decisión de crear el Partido Morena, plantean una serie de desafíos que moverán los cimientos de los frágiles equilibrios de poder en el seno de esas corrientes políticas. A partir de ahora, nada será igual para la izquierda "realmente existente" en el país.

El primer impacto de la decisión de Andrés Manuel lo sufrirán los partidos del trabajo (PT) y el Movimiento Ciudadano (PMC). Es muy probable que, en el futuro cercano, estas franquicias tiendan a desaparecer, o en el mejor de los casos, subsistirán como fuerzas con impacto local o regional. Ambos partidos se beneficiaron, en las últimas elecciones, de la popularidad de AMLO y de la coalición que éste logró armar con el PRD. Jugaron un papel estratégico para que el popular líder saliera victorioso en su intento de ser el candidato presidencial. Fueron un ariete definitivo para doblegar al PRD y a Marcelo Ebrard.

Andrés Manuel siempre tuvo a la mano la posibilidad de optar ser candidato sólo por el PT y del PMC, en caso de que el PRD decidiera lanzar a Marcelo Ebrard. La prudencia forzada y el temor de que las fuerzas de izquierda llegaran divididas a la elección presidencial, así como la supuesta superioridad en las encuestas a favor de Andrés Manuel, llevaron al PRD a ceder.

En el balance poselectoral, los personalísimos partidos del PT y del MC, ganaron más votos y presupuesto que si hubiesen ido a la contienda de manera separada. El PRD, por su parte, obtuvo una votación por debajo de su promedio histórico. No obstante el menor porcentaje de votos obtenidos, este partido sigue contando con un presupuesto nada despreciable y un número de congresistas importante. Seguramente ganaron más que si hubiesen ido divididos a la elección.

Andrés Manuel logró consolidar su capital político personal, aunque perdió en la negociación de colocar en el congreso a los dirigentes que le son cercanos y funcionales. El peso de su liderazgo logró la subsistencia del PT y del MC, pero también alcanzó para mantener la fuerza del PRD. En la práctica, Andrés Manuel hacía ya tiempo que no militaba en ninguno de los tres partidos: en los últimos años se había dedicado a promover su movimiento Morena, a lo largo y ancho del país. Esto pesaba como espada de Damocles sobre los partidos con registro.

La sociedad entre las cuatro partes, se formalizó mediante un contrato de conveniencia recíproca. Andrés Manuel ponía los votos y los partidos aportaban sus membretes. Todos ganaron algo, sin embargo, López Obrador no quedó satisfecho. En sus cálculos personales, considera que su enorme capital lo debe invertir en su propia empresa política. ¡Este es el momento! Ya no necesita compartirlo con las franquicias pequeñas, necesarias en su momento, pero onerosas; ni tampoco, cederlo al mazacote de intereses, complejo e intricado, que es el PRD. Ahora, si logra su objetivo, podrá dirigir, con su estilo personal, el usufructo, no sólo de las jugosas prerrogativas como partido político, sino también decidir, sin interferencias indeseables y desventajosas, la nominación a los puestos de elección popular. Esta es una mala noticia para el Partido del Trabajo y del Movimiento Ciudadano, porque Andrés Manuel les retirará el oxígeno que los mantuvo, hasta ahora, con vida artificial.

Para el PRD, la decisión de Andrés Manuel tiene un significado mayor, ya que lo obliga a reflexionar y a reaccionar de manera que no lo había querido hacer en los últimos años. Ya no se trata de seguir siendo un partido del veinte por ciento del electorado. Con los porcentajes de votos obtenidos en las últimas elecciones, el PRD construyó un estado de cosas en su interior que le permitía un reparto más o menos proporcional de las prerrogativas y de los puestos burocráticos, así como los de elección popular, entre sus tribus.

Después de cada proceso electoral, todos quedaban más o menos contentos y refrendaban su intención de seguir viviendo en la misma casa. Si esto parece una cosa ridículamente prosaica, es porque lo era. El cemento, o si se quiere el imán mágico que unía las partes disímbolas, y a veces contradictorias de ese edificio surrealista de la arquitectura de izquierda, era precisamente el beneficio contante y sonante que obtenía cada tribu en cada elección.

Después del domingo, tendrán que pensarla mejor, porque el pastel puede hacerse más pequeño y no alcanzar para todos, o al menos no en la conformista mediada anterior. Morena les disputará, sin duda, el universo de electores. ¿En qué medida? Sólo Dios lo sabe.

Para hacer frente al desafío que les planteó la carambola de López Obrador, tendrán que reflexionar si su forma de organización actual es la adecuada, si es viable seguir siendo un partido electorero, si el consejo formado por la burocracia tribal se sostiene, si existe cura para su adicción al presupuesto; pero, lo más importante de la reflexión tendrá que ver con su ideología y su oferta política a la ciudadanía. En esto último radica su principal reto; la posibilidad de mantener su presencia como un partido político nacional y ser opción real de gobierno.

¿Cómo se diferenciará el PRD de Morena? ¿Seguirá a Andrés Manuel en sus planteamientos radicales, por temor a ser rebasados por la ultraizquierda, como hasta ahora lo ha hecho? ¿O construirán una ideología de centro izquierda, más congruente con el ejercicio del poder político? ¿Existen en ese partido lo cuadros que puedan escribir y pronunciar un discurso de izquierda moderno? ¿Habrá alguien que corte el nudo gordiano de intereses tribales? ¿Tendrán la capacidad para convocar a la izquierda no militantes, que por cierto, es en donde están los mejores cuadros? Todo eso está por verse.

Si el PRD logra cuajarse como una opción del tipo del Partido Socialista Obrero Español o de algún otro socialdemócrata de Europa o Latinoamérica, México tendría dos izquierdas: una radical y otra moderada, perfectamente identificables. No es que ahora no existan, lo que pasa es que están imbricadas y no son transparentes al ciudadano.

Por lo pronto, lo que se vislumbra es que López Obrador seguirá marcando el ritmo de la danza a la que baila la llamada izquierda mexicana. Entonces, dentro de seis años, los dos partidos de la izquierda sobreviviente, se seguirán preguntando: ¿quién entre todos (nosotros dos) tiene al político más popular en las encuestas?: ¿será Andrés Manuel?, ¿será Marcelo Ebrard?, ¿será Miguel Mancera?, ¿será uno de afuera?... Luego, tendrán el mismo dilema: debemos ir divididos a la elección o debemos apoyar nuevamente a AMLO. Lo que no han visto es que, para cuando llegue el 2018, López Obrador ya no los necesitará.

Coyoacán, México, septiembre 10 de 2012

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en