Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Gasolinazos y la falsa percepción inflacionaria

19/05/2013 17:25 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Existe entre los mexicanos la idea de que 10 centavos ya no valen, percepción mental que el Gobierno ha aprovechado para aplicar el Gasolinazo nuestro de cada mes, el cual es altamente inflacionario

Dado que no existe la menor posibilidad de que a EPN se le olvide aplicar, en junio próximo, el aumento de 11 centavos al litro de gasolina, al que la conseja popular ha llamado Gasolinazo, los mexicanos ya deberían estar preparados mentalmente para asumirlo con estoicismo.

Total, sólo son 11 centavos por litro de combustible que, a simple vista, apenas pintan en el imaginario colectivo, porque diez centavos se los encuentra uno tirados en la calle y como son de tan escaso poder de compra, pues ya nadie hace el esfuerzo para levantar tan escurridizas monedas.

Sí, existe entre los mexicanos la idea de que 10 centavos ya no valen, percepción mental que el Gobierno Federal ha aprovechado para aplicar los citados aumentos de once centavos mensuales, en el entendido de que, han de pensar los gurus de la Administración Pública Federal, el usuario final termina acostumbrándose a pagar todo nuevo costo.

Aunque parece poco importante el tema de los once centavos, por lo ínfimo de su aparente valor, la realidad es bien distinta, porque ese aumento que el Gobierno aplica de manera religiosa cada mes, es el más simple ejemplo de la economía ficción en la que vivimos desde que, en enero de 1993, Carlos Salinas de Gortari, le quitara 3 ceros a la moneda.

<a href="http://www.flickr.com/photos/54453489@N00/28095832/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/54453489@N00/28095832/" target="_blank">TFDuesing</a> via Flickr

Y es que, pese a que el aumento nominal mensual aplicado al precio de la gasolina, es de sólo 11 centavos por litro y aparenta ser poca cosa, la realidad es bien distinta, pues en términos de los viejos pesos de 1992, el aumento real sería de $110, pagados sin chistar.

En 1992, el precio del litro de gasolina andaba en 1, 220 pesos o su equivalente a pesos actuales, $1.22, de donde se desprende que entre aumentar $110 de aquellos viejos pesos y los $0.11 actuales, lo que cuenta es la percepción de minucia.

Más sobre

¿Ya se nos olvidó que CSG le quitó 3 ceros al peso? Sí, al parecer así es y gracias a la "malasangre" de FCH y VFQ, resulta que, a punta de Gasolinazos, acabamos siendo víctimas de un proceso inflacionario que no es tal, solamente porque no parece inflacionario, pero está ahí si le sumamos los ceros perdidos, lo que sirve para entender el verdadero alcance de los 11 centavos que cada mes se añaden al precio de los combustibles.

El borrón de los ceros, tenía la intención de facilitar la comprensión de grandes cantidades de dinero, pero resulta que el Gobierno Federal mató varios pájaros de un sólo tiro, pues con dicha acción, no solamente puede subirle 110 viejos pesos por mes a la gasolina, sino que también ofrece la percepción de contar con un dólar relativamente barato, cuando la verdad es que si se echa al cesto de la basura el decreto del 22 de junio de 1992, que eliminó los tres ceros, la cotización actual de la moneda gringa andaría entre $11, 800 y $12, 500.

Y así como la falsa percepción de ínfimo, por la eliminación de ceros, vale para el incremento al precio de la gasolina, también puede extrapolarse al costo del agua potable, de la siguiente manera: En 1992, por 24 metros cúbicos de agua, se pagaban 15, 444 pesos ó 15.44 de los pesos actuales; 21 años después y por 22 metros cúbicos, un recibo de agua típico, asciende a 113.62 pesos o, en el esquema de los viejos pesos, a $113, 620.

<a href="http://www.flickr.com/photos/29501028@N00/4195706572/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/29501028@N00/4195706572/" target="_blank">aaron_anderer</a> via Flickr

El mismo ejercicio sirve para el costo de la electricidad y el resultado será similar: 493 kilowatts que en mayo de 1991 representarían un pago de 61, 011 pesos ó 61.01 pesos actuales, 22 años después, para el bolsillo de un cliente doméstico promedio de la CFE, significarían un egreso de 989 mil 328 pesos o sólo $989.32, saldo que ya maquillado por la ausencia de los 3 ceros, no asusta tanto, aunque el encarecimiento sea brutal, porque el precio de la electricidad en este 2013, por cada kWh, oscilaría entre los 765 y los 2, 736 viejos pesos.

Con base en lo anterior, se puede afirmar que el gradualismo aplicado al aumento de precios de bienes y servicios en general, contribuye a mantener una falsa percepción sobre costos reales y es que, con aumentos chiquitos y constantes, el proceso inflacionario ni se siente. Y sin embargo, ahí está, al cobijo de los ceros ausentes, con litros de gasolina que, a pesos de 1992, valdrían $11, 360, no $11.36 y con 12 aumentos mensuales de 110 viejos pesos.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
1886
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Usuario anónimo (20/05/2013)

Ciertamente la pequeñez de la moneda de 0.10 cvs, elimina su importancia razon por la que muchas veces las eliminamos de nuestro bolsillo cuando en términos numéricos representa un porcentaje del 10% de cada peso que ganamos con esfuerzo.