Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

La gastrodiplomacia de Raymond Blanc contra los ataques a la cocina francesa

18/03/2015 10:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

"Llevo más de 40 años en Gran Bretaña, soy 100% francés", proclama Raymond Blanc, el chef distinguido por la Guía Michelin y la reina de Inglaterra que participa en la ofensiva de la diplomacia francesa para salvar el buen nombre de su cocina.

Con un marcado acento francés, el cocinero, de 65 años, habla en su idioma o en el de su colega británico Gordon Ramsay, de sus agnolotti de calabaza o zapallo provenzal con queso Fourme d'Ambert o de su risotto con setas y trufa del Perigord.

Al frente del hotel-restaurante con dos estrellas en la Guía Michelin -de un máximo de tres-, el Manoir aux Quat'Saisons en el pueblo medieval de Great Milton, cerca de Oxford, Blanc no ha adoptado ni una pizca de la flema local, por mucho que haya sido distinguido con la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II "en reconocimiento a su contribución a la excelencia culinaria y la promoción de una alimentación saludable".

Este autodidacta se enorgullece de haber formado a una legión de aprendices y a 34 cocineros con estrellas Michelin, en su mayoría británicos, y no unos cualquiera: Heston Blumenthal y Marco Pierre White, entre ellos.

Su restaurante mansión del siglo XV ha visto pasar a la flor y nata del país. La difunta reina madre cantó en su honor 'La marsellesa', el himno nacional de Francia, "en un francés impecable", con una mano en el corazón y la otra apoyada en su bastón.

Raymond es, sin duda, una estrella en la tierra de los rosbeefs, gracias a programas de televisión culinarios tan populares como 'Masterchef' o 'The very hungry French chef' ('El cocinero francés muy hambriento').

- Cocinar con audacia -

image

Su vida está en Inglaterra, pero la simple sugerencia de que está traicionando a su patria, le rebela. "Es el mayor de los insultos. Me encantan mis amigos ingleses, pero yo soy quien soy", dice.

Más sobre

Ahora pone su pasión al servicio de la operación 'Goût de France/Good France' ('Sabor de Francia/Buena Francia'), lanzada por el ministerio de Relaciones Exteriores francés y que culminará el viernes 19 de marzo con la preparación de comida francesa por un millar de chefs en todo el mundo. Ese día, Raymond Blanc pronunciará un discurso en un banquete en la residencia de la embajadora de Francia.

Delante de sus fogones, a medida que se aproxima su gran día, alterna el francés y el inglés para criticar el juicio sumarísimo del que es objeto la cocina francesa, pero también sobre la necesidad de entonar un 'mea culpa'.

Las dudas sobre la cocina francesa vienen sobre todo de la lista 'World's 50 best restaurants' ('Los 50 mejores restaurantes del mundo'), un reconocimiento otorgado por la revista británica Restaurant y que ha colocado en la cima, desde su creación, en 2002, a cocineros españoles como Ferrán Adriá o los hermanos Roca, al danés René Redzepi e incluso a Heston Blumenthal.

Los cocineros franceses, distinguidos pero nunca coronados, cuestionan los criterios de la revista. "La cocina de nuestros días obedece a una moda", está al servicio de las operaciones de marketing, avanza con cautela Raymond Blanc. "Yo no creo en una conspiración anglosajona. Pero esta es la primera vez que se cuestiona nuestra gastronomía", observa. "Así que hay preguntas que plantearse, problemas que no deben pasarse por alto. En Francia, la tradición a veces es pesada. Es un gran lastre. Nos corresponde a nosotros abrirnos, enriquecernos, reinventarnos, atrevernos sin negar nuestras tradiciones".

- El terruño o nada -

"Tenemos que añadir a nuesto patrimonio especias, ingredientes, sabores, técnicas de otros lugares", y cita Japón, China o Tailandia. Para ilustrarlo, hunde su cuchara en un ravioli de frutas exóticas, hoja de lima kafir y jugo de coco, con la sonrisa extasiada de un niño.

"No estamos muertos, estamos muy vivos", sentencia, recordando las prioridades establecidas por su madre: "el terruño, el terruño y el terruño", productos frescos de temporada, preferiblemente orgánicos. En este sentido, mencionó "la revolución en curso en Gran Bretaña", en la que habría que inspirarse. "El consumidor es responsable. Quiere saber el porcentaje de carne de caballo en su hamburguesa, el origen de los productos".

El actual entusiasmo británico por la gastronomía es patente. "Después de 'porno', la palabra más buscada en internet es 'receta'", observa William Sitwell, un crítico gastronómico.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3587
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.