Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El Genocidio Armenio cumple 100 años y aún no ha sido reconocido por Turquía y sus países amigos

27/04/2015 05:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Genocidio Armenio fue una masacre bien organizada e implementada por la maquinaria de un estado poderoso contra una minoría sn estado, que se inició el 24 de abril de l915. Cualquier recuerdo del Holocausto judío de Hitler, NO es casuaslidad

- ¿Qué es el Genocidio Armenio?

La estratégica posición de la meseta de Armenia, cruce de caminos de las caravanas comerciales entre Oriente y Occidente, fomentó la avidez de los pueblos que la rodeaban, y esta motivó  que haya sido conquistada sucesivamente por persas, macedonios, romanos, más tarde fue la dominación bizantina y luego la árabe. Hacia mediados del siglo XI aparecen en la región  nómades mongoles del Asia Central, luego los tártaros y más tarde los turcomanos.

Entre fines del siglo XVI y comienzos del XVII, la región este de Armenia se convirtió en área de conflicto entre los turcos otomanos, los persas y los rusos quienes a partir de entonces comienzan a tener presencia en la geopolítica de la región.

El Panturquismo, la creación de un nuevo imperio que se extendería desde Anatolia hasta Asia Central con una población  exclusivamente turca, cuajó una serie de planes para eliminar de la faz de la tierra al pueblo armenio. Y ahí comenzó el genocidio.

Las atrocidades cometidas contra el pueblo Armenio por el Imperio Otomano y el Estado de Turquía durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial y años anteriores y posteriores a ésta, son llamadas en su conjunto el Genocidio Armenio. El Genocidio es una forma organizada de matanza de un conjunto total de personas con el objetivo explicito de ponerle fin a su existencia colectiva. Eso requirió un planeamiento central y una maquinaria organizada para implementarlo haciendo que ese genocidio se considere un prototipo de crimen de estado, ya que solo un estado cuenta con los recursos necesarios para llevar a cabo tal destrucción. El Genocidio Armenio fue planeado y administrado centralmente por el Estado de Turquía contra toda la población Armenia del Imperio Otomano. Fue llevado a cabo durante la Primera Guerra Mundial entre los años 1915 y 1918.

Los primeros pasos del Genocidio los dio el sultán Abdul Hamid (1876-1909). Entre 1884-1896 sus régimen masacró aproximadamente 300.000 armenios. El historiador turco Osman Nuri observó: "La mera mención de la palabra “reforma” irritaba a Abdul Hamid II, incitando su instinto criminal". En 1897 Abdul Hamid declaró que la cuestión armenia se daba por concluida. El gobierno otomano cerró instituciones y restringió los movimientos políticos de los armenios.

Al ser derrocado el sultán Hamid el poder pasa a manos de los Jóvenes Turcos. Lo que en principio pareció el inicio de una época de paz y fraternidad, basada en la igualdad de derechos, poco a poco se fue transformando en el período más oscura de la historia armenia.

Del 23 al 24 de Abril de 1915 fueron detenidos, deportados a Anatolia y asesinados unos 650 dirigentes armenios de Constantinopla. A partir de entonces, se dio la orden de deportación de la población civil, desde las zonas de guerra en el Cáucaso, hacia los centros de reinstalación, en los desiertos de Siria y Mesopotamia.

El mismo esquema de arresto y asesinato de los líderes y de los hombres mayores de 15 años, así como la deportación del resto de la población -mujeres, ancianos y niños-, hacia los desiertos de Siria, se repitió en todos las localidades armenias.

Esta larga marcha, que para muchos fue el camino hacia la muerte, era acompañada de violaciones, torturas y robo de lo poco que llevaban consigo los deportados. Los pocos que lograron sobrevivir, fueron trasladados a distintos puntos del Medio Oriente donde el hambre y las epidemias hicieron su parte.

Los hechos descritos fueron encuadrados dentro del concepto de Genocidio. Este término fue creado por Raphael Lemkin y aplicado por primera vez durante el juicio a los principales responsables del crimen contra los judios, durante la Segunda Guerra Mundial.

Helen Fein, quien prioriza la responsabilidad del estado en el acto de genocidio, afirma lo siguiente: “las víctimas de los genocidios premeditados del siglo XX -judíos, gitanos, armenios- fueron asesinados para que los designios del estado en vista de un orden nuevo fueran una realidad. En ambos casos, la guerra se utilizó para transformar a la nación con el objeto de adaptarla a las concepciones de la élite en el poder, eliminando a grupos considerados extranjeros, enemigos por definición”.

A partir de entonces, la emigración de los armenios fue casi total. De 2.100.000 almas en el Imperio Otomano, en 1912, de acuerdo con las estadísticas del Patriarcado Armenio de Constantinopla se pasó a 77.435, en 1927, concentradas especialmente en Estambul y aproximadamente 50.00 en 1993.

El aniversario del genocidio se conmemora el 24 de abril de 1915, día en que las autoridades otomanas detuvieron a 235 miembros de la comunidad de armenios en Estambul; en los días siguientes, la cifra de detenidos ascendió a 600. Posteriormente, una orden del gobierno central ordenó la deportación de toda la población armenia, sin posibilidad de llevar medios para la subsistencia, y su marcha forzada por cientos de kilómetros, atravesando zonas desérticas, produjo una gran hambruna en las que la mayor parte de los deportados que perecieron víctimas del hambre, la sed y las privaciones, a la vez que los sobrevivientes eran robados y violados por los gendarmes que debían protegerlos, a menudo en combinación con bandas de asesinos y bandidos. Muchos armenios fueron ahorcados o incluso crucificados.

Aunque la República de Turquía, sucesora del Imperio otomano, no niega que hubo masacres de civiles armenios, se niega a admitir que se tratara de un genocidio, afirmando que las muertes no fueron el resultado de un plan de exterminio masivo, sistemático y premeditado dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial. A pesar de esta tesis, casi todos los estudiosos —incluso algunos turcos— opinan que los hechos encajan en la definición actual de genocidio.

Se lo considera por lo general el primer genocidio moderno; de hecho, es el segundo caso de genocidio más estudiado, después del Holocausto. Hasta la fecha 22 estados han reconocido oficialmente el genocidio

Es un hecho probado que el pueblo Armenio fue víctima por parte del Imperio Otomano de deportaciones, expropiaciones, secuestros, tortura, ahorcamientos, masacres e inanición, sin límites. La gran mayoría de la población Armenia fue forzosamente removida desde Armenia y Anatolia a Siria, donde una gran parte de la población fue enviada al desierto para morir de hambre y sed.

En 1915, treinta años antes de que la Organización de las Naciones Unidas adoptase la Convención sobre la Prevención y Castigo de los Crímenes de Genocidio, la comunidad internacional condenaba el Genocidio Armenio como un crimen contra la humanidad.

- ¿Quién fue responsable del Genocidio Armenio?

La decisión para llevar adelante el genocidio en contra de la población Armenia fue tomada por el partido político que detentaba el poder en el Imperio Otomano. Este fue el Comité de Unión y Progreso (CUP) o Ittihad ve Terakkí Jemiyettí, conocido popularmente como los “Jóvenes Turcos”.

En el nuevo orden elaborado por los Jóvenes Turcos, los armenios constituían un obstáculo. La Primer Guerra Mundial facilitó la concreción de su objetivo: transformar un imperio heterogéneo en un estado homogéneo fundado en el concepto de un pueblo, una nación.

“Una de las metamorfosis más inesperadas y trágicas de la historia contemporánea armenia fue el proceso que se desarrolló de 1908 a 1914, durante el cual los Jóvenes Turcos, de apariencia liberal, se transformaron en nacionalistas extremos, ávidos de crear un orden nuevo y de suprimir la cuestión armenia, eliminando al pueblo armenio” (Richard Hovannisian “La question arménienne”).

Tres figuras del CUP controlaban el gobierno; Mehmet Talaat, Ministro del Interior en 1915 y Gran Primer Ministro en 1917 (Grand Vizier); Ismael Enver, Ministro de Guerra y Ahmed Jemal, Ministro de Marina y Gobernador Militar de Siria. Los Jóvenes Turcos bajo asamblea determinaron los altos cargos del gobierno y asignaron a los comandantes militares la efectiva ejecución del Genocidio. Además del Ministro del Interior y el Ministro de Guerra, los Jóvenes Turcos contaban con una organización recientemente creada, conformada por convictos y tropas irregulares que llamaron la Organización Especial (Teshkilati Mahsusa). Su objetivo principal fue llevar a cabo la masacre masiva de los Armenios deportados. A cargo de la Organización Especial estaba un médico llamado Behaeddin Shakir. Por otra parte, extremistas ideólogos como Zia Gokalp, promocionaban a través de los medios la propaganda del CUP, Estos conceptos justificaron y divulgaron los planes secretos del CUP para exterminar a todos los armenios del Imperio Otomano. Los cómplices de los Jóvenes Turcos, otras figuras que encabezaban del gobierno otomano, miembros del CUP Comité Central, y muchos administradores provinciales responsables de las atrocidades en contra de la población armenia fueron acusados por sus crímenes al final de la Primera Guerra Mundial. Los principales criminales evadieron la justicia  huyendo de Turquía. Sin embargo, fueron juzgados en ausencia y han sido encontrados culpables de crímenes capitales. Las masacres, expulsiones y los maltratos a los Armenios entre 1920 y 1923 fue realizado por los Nacionalistas Turcos, quienes representaban un nuevo movimiento político opuesto al de los Jóvenes Turcos, pero con quienes compartían la ideología sobre la exclusividad étnica del Estado Turco

- ¿Cuántas personas murieron en el Genocidio Armenio?

Está estimado que un millón y medio de Armenios fueron exterminados entre 1915 y 1923. La población armenia del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial era de aproximadamente dos millones. Más de un millón fueron deportados en 1915. Cientos de miles fueron masacrados en el acto. Muchos otros murieron por inanición y epidemias que arrasaban en los campos de concentración. Entre los armenios que vivían en la periferia del Imperio Otomano, muchos escaparon al destino de sus compatriotas de las provincias centrales de Turquía. Más de diez mil armenios en el este de Turquía escaparon a la frontera con Rusia llevando una vida precaria como refugiados. La mayoría de los armenios residentes en Constantinopla, la capital de Turquía, fueron deportados. En 1918 el régimen de los Jóvenes Turcos llevó a cabo una guerra en los Cáucasos donde aproximadamente 1.800.000 Armenios vivían bajo el gobierno de Rusia. Las fuerzas Otomanas avanzaron por el este de Armenia y Azerbaiján donde también se estaban llevando a cabo masacres sistemáticas contra el pueblo Armenio.

Murieron en este Holocausto millón y medio de seres humanos, en pro de las grandeza del Imperio Otomano

Mientras estos acontecimientos se sucedían, la Armenia transcaucásica lograba su independencia en 1918. La capitulación turca ante los aliados al finalizar la Primera Guerra hizo renacer la esperanza del retorno, acrecentada con la decisión de la Conferencia del Paz de París, en enero de 1919, de separar Armenia, Siria, Palestina y Mesopotamia del Imperio Otomano.

En 1919, la armada francesa, facilitó el regreso de los sobrevivientes armenios a Cilicia, bajo su protección, pero fue por poco tiempo. Las rivalidades entre los aliados así como el interés de éstos por captar la simpatía del nuevo jefe turco, Mustafá Kemal, marcaron el destino final de los armenios. La retirada de la armada francesa de Cilicia dejó a los armenios librados a su suerte, dando lugar a nuevas matanzas.

Las expulsiones y masacres realizadas por los Turcos Nacionalistas entre 1920 y 1923 sumaron cientos de miles de nuevas victimas. Para 1923 las tierras de Asia Menor y la histórica Armenia del oeste, fue expugnada de la totalidad de su población Armenia. La destrucción de las comunidades Armenias en esta parte del mundo fue total.

El genocidio, hecho traumático en la historia armenia y vicio turco, determinó la conformación de la gran diáspora, origen de las diversas comunidades armenia de Europa y de América. El reconocimiento del genocidio armenio tiene por dueña a la humanidad en su conjunto. Es la misma humanidad su beneficiaria.

Pero tiene un enemigo concreto: la barbarie, el salvajismo y la irracionalidad encarnadas en aquellos Jóvenes Turcos que mutilaron, exterminaron, usurparon y blandieron su hacha contra la razón misma. A pesar de todo, no es venganza lo que anima a los armenios, porque están a salvo de esas pasiones pero no la de vivir como un pueblo libre. Porque si sus antepasados sufrieron la fuerza irrefrenable de la brutalidad criminal y sin embargo no siguieron predicando venganzas, aunque su obligación es no olvidar, porque la historia se repite.

Saben que el camino es largo, pero lo han emprendido con entereza, porque la moral está de su parte y porque el Derecho -el universal, el consuetudinario y el positivo internacional-, les sostiene.

No proponen caminos equívocos ni soluciones utópicas, solamente exigen la aplicación plena y efectiva del Derecho, y el reconocimiento por parte del actual estado turco, legítimo sucesor de aquel imperio otomano, del sultan Hamid, de los Jóvenes Turcos, de Kemal Ataturk.

- ¿Existieron testigos del Genocidio Armenio?

Existieron muchos testigos del Genocidio Armenio. A pesar de que el gobierno de los Jóvenes Turcos tomó precauciones e impuso severas restricciones en los reportes y la toma de fotografías del acontecimiento, existieron muchos extranjeros en el Imperio Otomano que presenciaron las deportaciones. La mayoría de estos eran diplomáticos y misioneros de  Estados Unidos de América. Ellos fueron los primeros en llevar las noticias al mundo externo sobre el desarrollo del Genocidio Armenio. Algunos de sus reportes fueron titulares en las noticias del mundo occidental y de los Estados Unidos. También entre los que presenciaron las atrocidades cometidas contra el pueblo Armenio existieron muchos ciudadanos alemanes. Los alemanes eran aliados de los Turcos durante la Primera Guerra Mundial. Algunos oficiales alemanes condenaron las acciones de los Jóvenes Turcos y otros informaron a sus superiores en Alemania sobre las masacres realizadas a la población civil armenia. Muchos rusos pudieron observar por ellos mismos las atrocidades cometidas contra las comunidades armenias cuando el ejército ruso ocupó parte de Anatolia. Muchos árabes de Siria, donde eran enviados la mayoría de los deportados, pudieron ver la espantosa condición de los escasos sobrevivientes de la masacre, aún fuera. Por ultimo, muchos oficiales turcos fueron testigos de la masacre mientras tomaban parte activa en ella. Muchos de ellos dieron sus testimonios bajo juramento en los tribunales de posguerra donde se sometió a juicio a los Jóvenes Turcos, organizadores del Genocidio Armenio.

 

-  ¿Cuál fue la respuesta de la comunidad internacional ante el Genocidio Armenio?

La comunidad internacional condenó el Genocidio Armenio. En Mayo de 1915, el Reino Unido, Francia y Rusia advirtieron a los líderes de los Jóvenes Turcos que serian responsables de un crimen contra la humanidad. Al final de la guerra, los aliados victoriosos demandaron al Gobierno Otomano que citara ante la justicia a los Jóvenes Turcos acusados por crímenes de guerra. También se realizaron esfuerzos para socorrer a los armenios que morían por inanición. Los gobiernos de los Estados Unidos de América, Reino Unido y Alemania patrocinaron la preparación de informes sobre las atrocidades cometidas y muchos de estos fueron dados a publicidad. Sin embargo, ninguna medida se tomó contra el Estado de Turquía, sea para sancionarlo o para rescatar al pueblo armenio del exterminio. Además, tampoco se tomó ninguna medida contra el Gobierno Turco para la restitución de la inmensa pérdida material y humana que sufrió el pueblo Armenio.

- ¿Por qué se conmemora el Genocidio Armenio el 24 de Abril?

Desde hace ya décadas y en cualquier país donde haya una comunidad de armenios establecidos, cada 24 de Abril se recuerda al millón y medio de armenios masacrados por la Turquía Otomana. La fecha simboliza la decapitación estructural del pueblo armenio, ya que comenzada la noche del 23 de Abril y durante toda la madrugada del día 24, cientos de intelectuales, religiosos, profesionales y ciudadanos destacados de origen armenio, fueron despojados de sus hogares bajo arresto e inmediatamente deportados hacia el interior del Imperio para ser posteriormente asesinados. Esta fecha en el calendario concentra dos acontecimientos muy importantes: el comienzo del plan de exterminio de todo el pueblo armenio que pondrían en marcha los miembros del Partido Ittihad (Jóvenes Turcos) desde 1915 y hasta los primeros años de la República de Turquía fundada por Mustafá Kemal Attatürk (1923). Por otro lado, el 24 de Abril resume simbólicamente todos aquellos crímenes de lesa humanidad, que los turcos-otomanos cometieron en perjuicio del pueblo armenio, es decir las matanzas anteriores al 24 de Abril de 1915.

- ¿ Las masacres de Armenios están consideradas hoy como Genocidio según la Convención sobre Genocidio de las Naciones Unidas?

La Convención sobre la Prevención y Castigo de los Crímenes de Genocidio de las Naciones Unidas, describe al genocidio como “el acto cometido con el propósito de destruir, en parte o en su totalidad, a una nación, etnia, raza o grupo religioso” . Claramente esta definición se aplica a las atrocidades cometidas contra el pueblo armenio por parte del Gobierno Turco, aunque la Convención de las Naciones Unidas fue adoptada en 1948, 33 años después de perpetrarse el Genocidio. Los ciudadanos de origen armenio procuran lograr el reconocimiento oficial por parte de los gobiernos donde ellos se han afincado luego de esos atroces episodios. A pesar de que varios países han reconocido oficialmente el Genocidio Armenio, la Republica de Turquía como política de estado niega sistemáticamente el mismo. Mas aún, Turquía minimiza las evidencias de las atrocidades llevadas a cabo, como meras alegaciones y obstruye regularmente los esfuerzos aplicados al reconocimiento de tal episodio. Por lo tanto, afirmar la verdad sobre el Genocidio Armenio se tornado en un asunto de importancia internacional. La recurrencia de genocidios en el siglos XX y comienzos del XXI, hace que el reconocimiento de los crímenes y atrocidades cometidas contra los armenios por parte del Estado Turco, sea una obligación apremiante de la comunidad internacional.

Austria ha sido el último país en haber dado el paso, aunque fuera sólo simbólico. El exaliado del Imperio otomano en la Primera Guerra Mundial ha reconocido por primera vez este miércoles el genocidio armenio del siglo XX en una declaración parlamentaria que no tiene carácter vinculante. El gesto político supone en muchos casos el primer paso de un procedimiento de reconocimiento oficial por parte de un Estado. De los 193 países miembros de la ONU, son 22 los que a día de hoy sí han admitido las persecuciones perpetradas por los otomanos en contra de la población civil armenia entre 1915 y 1923.

La identidad armenia renace en las calles de Turquía, porque los armenios son más armenios que nunca. Además no tienen miedo. Armenia quiere que España reconozca oficialmente el genocidio, pero no hay nada de eso.

Durante un tiempo, la competencia penal general se extendía a hechos ocurridos en cualquier parte del mundo aunque no tuvieran conexión con España, en aplicación del Principio de Justicia Universal. Sin embargo, en 2009 el Congreso acometió la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, limitando su alcance a casos en que esté acreditado que los presuntos responsables de los hechos estén en territorio español, que existan víctimas de nacionalidad española o que se constate que exista algún vínculo de conexión relevante con España y, además, que en otro país competente o en el seno de un Tribunal internacional no se haya iniciado procedimiento que suponga una investigación y una persecución efectiva de tales hechos. Antes de la reforma, se tramitaron casos de genocidio cometidos en Argentina, Chile y Guatemala. Después el juez Garzón intentó que el dictador Pinochet fuera juzgado en España pero alegando mala salud fue llevado a Chile y resultó impune. Garzón ha pagado este y otros intentos con su carrera.

Las denuncias sobre genocidio cometido en España se refieren a episodios de la Guerra Civil Española y la represión de posguerra, y se han encontrado con muchos y diversos obstáculos jurídicos, como el propio tipo penal del genocidio, el fallecimiento de los responsables, la prescripción, la irretroactividad de las normas penales desfavorables, el principio de legalidad y la Ley de Amnistía de 1977, que impide juzgar algunos hechos acaecidos antes de 1977. Varios organismos internacionales de protección de los derechos humanos y las organizaciones Human Rights Watch y Amnistía Internacional han solicitado al Gobierno de España la derogación de la citada ley, al considerarla incompatible con el Derecho internacional, pues impide juzgar delitos considerados imprescriptibles.

El Instituto Nacional Armenio (ANI) contabiliza en su último recuento publicado este año 21 Estados los que ya han admitido de forma legal la existencia del genocidio armenio. A esta lista oficial faltaría añadir a Siria, cuyo Parlamento aprobó en marzo una resolución en ese sentido. Por denunciar de forma legal, el ANI entiende los que hayan aprobado una resolución o una ley. Una resolución es un texto legislativo sometido a la votación de los parlamentarios de un país, cuando una ley resulta promovida por un gobierno. En ambos casos, la reacción de Turquía ha sido furibunda. La semana pasada, Ankara llamó a consultas a su embajador en Viena tras la declaración austriaca.

El caso de Estados Unidos es el más simbólico de esa dicotomía entre el poder legislativo y el Ejecutivo. Aunque varias resoluciones se aprobaron por la Cámara del Congreso (1984) y por la Comisión de Asuntos Exteriores (2007), nunca la palabra genocidio salió en las bocas de sus presidentes. Barack Obama sigue sin admitir lo ocurrido, ante el temor de represalias de uno de sus aliados claves en la OTAN cuya cooperación le permite contrarrestar la influencia de Rusia en Asia y afianzar su posición en Oriente Próximo.

Los países que reconocen el genocidio armenio en la Unión Europea: Alemania, Bélgica, Holanda, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Lituania, Polonia, Eslovaquia y Suecia. Otros países: Argentina, Canadá, Chile, Líbano, Rusia, Siria, Estados Unidos, Suiza, Uruguay, El Vaticano y Venezuela

Son pocos los Gobiernos que han desafiado a Turquía al recoger en una ley el genocidio armenio. Sólo Argentina (2007), Francia (2001) y Uruguay (2004) han manifestado el reconocimiento explícito ante los crímenes y las deportaciones que ocasionaron la muerte de más de un millón de personas. Los demás que lo han reconocido han optado por una resolución parlamentaria que, si bien debilita las relaciones bilaterales con Turquía, no compromete la política exterior. En Europa, son diez los países de la UE que han expresado su disconformidad con la posición turca mediante una votación parlamentaria. A ellos se suman el Vaticano y Suiza, que no forman parte de los 28 Estados miembros de la UE. Bulgaria podría ser el próximo país en unirse a la iniciativa al discutir su Parlamento "la cuestión armenia" en próximas fechas en sesión plenaria.

España es uno de los 17 países comunitarios que sigue sin mojarse políticamente en el asunto. Sin embargo, las manifestaciones de una toma de conciencia por parte de la clase política se han multiplicado en los últimos días, a medida de que se ha ido acercando la fecha conmemorativa del centenario del inicio del genocidio que se celebra cada 24 de abril. El embajador armenio en España, Avet Adonts, fue invitado al Congreso de los Diputados donde volvió a hacer un llamamiento para que se reconozca la tragedia, junto a un representante religioso y a un historiador. La comunidad vasca siente empatía hacía los armenos y reconoce el Genocidio armenio en todo el mundo.

La comunidad armenia establecida en España recordó el 24 de abril el inicio del genocidio en distintas marchas y actos oficiales a través del país. Según la embajada armenia en Madrid, hay unos 35.000 personas de origen armenio en España. En la capital, estaba anunciada una marcha entre San Bernardo y Plaza de España de más de mil personas.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1595 noticias)
Visitas:
9401
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.