Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Germán Villa

06/01/2011 15:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Muchos se encargarán de recordar los números de su trayectoria. Paradójicamente algunos medios recurren a la cifra y estadística para rendirle una especie de homenaje a su carrera futbolística. Su aporte o valor como futbolista es reducido a simples notas cargadas con datos de partidos jugados, tarjetas acumuladas y palmarés. Si bien nos va se refieren a él con los calificativos de siempre: "es una buena persona", "todo un profesional", etcétera. Sin embargo, nadie nos aporta alguna opinión con valor.

Germán Villa ha dicho adiós a las canchas a través de una puerta cruel y dura como lo es el olvido. Pese a ello, eligió un buen momento aprovechándose de esta circunstancia para retirarse; prudencia y seriedad. Ese tono mesurado de partida merece todo mi respeto y por ende propicia un recuerdo especial sobre él.

Villa vivió la ingratitud en las dos caras de la moneda. Por un lado, él mismo se encargó de pagar con mal juego a la afición americanista. En las épocas de Jorge Solari era un dolor de cabeza para quien lo veía jugar. Perdía balones a cada instante, tocaba mal el malón y abusaba de la leña. No tenía pies ni cabeza. La afición águila se lo recriminó con abucheos e insultos constantes en el Azteca; no lo querían.

Cada vez que su equipo saltaba a la cancha, Villa lucía un rostro nervioso, enojado, cargado de impotencia. Las emociones acumuladas las manifestaba equivocadamente recurriendo una y otra vez al error, a ensuciar el juego colectivo. Sus días estaban contados en Coapa ante la presión de las tribunas.

Más sobre

Y vino la suerte de emigrar al Español de Barcelona. Todo mundo incrédulo, nadie daba crédito al suceso. "Pero si es un tronco", "es malísimo". Se nos olvidaba que el encargado de llevárselo fue Marcelo Bielsa. Poco tiempo estuvo en Europa, pero en ese lapso Villa aprendió a confrontarse y redimirse consigo mismo. Volvió a México y se consolidó como un estandarte del América. ¿Qué tendrá Bielsa, además de locura, para modificar la psicología de un jugador?

En la etapa final de los colores amarillo y azul, el Pelado Díaz le cortó las alas. En la otra cara injusta de la moneda, fue el técnico argentino quien lo desechó de una forma ingrata y lacerante; soberbia o desconocimiento (avalado por la directiva) echó al último símbolo americanista que representaba autoridad para las camadas venideras.

Con su retiro, América se ha quedado huérfano. Más bien, dejan huérfana a una etapa especial dentro del equipo. Es verdad, quedan Pardo, quien no salió del Nido, y Rojas, que ante la estupidez de su directiva no puede con todo el paquete. Así, un Jekyll / Mr. Hyde del fútbol mexicano que inició con violencia y torpeza se fue tranquilo, con paso sereno y callado, digno; como un grande


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
273
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.