Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Deportes escriba una noticia?

Gineth Soto convirtió afición senderista en pasión montañista

11/02/2011 12:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La conquista de una cima algo más alta de cuatro mil metros sobre el nivel del mar convirtió, en ese momento, para la costarricense Gineth Soto, la afición por el senderismo en la pasión por el montañismo. En la cúspide del Monte Rainier, en el noroeste de Estados Unidos, fronterizo con Canadá, surgió la idea de acometer el asiático Monte Everest, cuya cima se eleva casi nueve mil metros, relató Soto esta tarde a Notimex. Pasar de Rainier a Everest, un proyecto de notoria magnitud, implicaría intensa preparación, lo que dio lugar al Proyecto de las Siete Cimas, consistente en llegar a la cumbre más alta de cada continente, explicó la deportista. “Antes del 2003, yo, durante mucho tiempo, hacía lo que se llama el senderismo, aficionada a caminatas, y escalé algunas montañas de cuatro mil, no muy difícil”, dijo. “Pero, el inicio, sinceramente, para mí, digamos, como ya lo que es de Everest, en serio, deportivo, fue en el 2003”, señaló. “Fui a escalar una montaña que se llama Rainier y, durante el ascenso –era la primer vez que estaba cruzando grietas y en ese clima tan frío, un glaciar, algo nuevo, un tema muy complicado, para mí-, sinceramente, fue fascinante”, aseguró la montañista. “Cuando llegué a la cima de Rainier –es un volcán, la cima es bien grande- y pude observar todo eso, sinceramente, sentí emociones bellísimas, algo que es difícil de explicar”, dijo. “Y fue como (...) esto era la respuesta (…) esto era lo que me hacía falta, esto es lo que me completa, esto era lo que yo quiero hacer”, relató, para agregar que “mi vida cambió completamente de otras cimas que había estado”. “En ese momento saqué mi bandera, estaba a cuatro mil y algo de metros, en la cima del Rainier, y digo: ‘por qué no la cima del mundo?’”, dando origen al actual proyecto de escalar el Monte Everest, agregó. “He sido una enamorada de Everest, de mucho tiempo y fascinada, porque me fascinan las montañas, desde niña”, indicó, para agregar, sonriendo, que “realmente uno tiene que estar un poquito loco para hacer esto”. “Subiendo Rainier es como, realmente, experimenté lo que es llegar a la cima y lo que un escalador siente y lo que podría sentir yo” al escalar una cumbre de gran dimensión, planteó, para asegurar que “en Rainier, por supuesto, surgió el sueño de Everest”. Para hacerlo realidad fue necesario iniciar un proceso de etapas, “un procedimiento largo, de preparación, y aprender todo lo necesario para alcanzar esa cima”, expresó. “Y fue entonces cómo surgió, de ahí mismo, la idea del Proyecto de las Siete Cimas –que es la montaña más alta de cada continente-, que es lo que estoy haciendo”, agregó. Esto, “porque para llegar al Everest, éstas (las siete cimas) me van a preparar” y “entonces, todas estas cimas, de diferentes alturas y de diferentes climas ha sido la preparación”. Soto dijo que, de las siete, “Everest va a ser la número seis, este año” y “la siete es Monte Vinson, en Antártica”, el primero a ocho mil 848 y el segundo a cuatro mil 892 metros sobre el nivel del mar. “He estado en los seis diferentes continentes, excepto que llegué al 80 por ciento en el Everest, y me queda el continente de Antártica”, expresó. La deportista dijo, además, que “en el 2004 empecé el proyecto de preparación y fue intentar la cima más alta de Europa, que fue el Monte Elbrus, en Rusia”, a cinco mil 647 metros. “En el primer intento hubo una tormenta, como a cinco mil 150 metros, éramos tres, nos impidió continuar hacia la cima”, pero “en el 2005 volví y logré la cima”. “En enero del 2005 me fui al Aconcagua y logré la cima”, agregó respecto a la cumbre más elevada de la americana Cordillera de los Andes, a seis mil 962 metros. “Me convertí en la primera mujer de Costa Rica en alcanzar la cima del Aconcagua”, informó. En 2006, “fui al Kilimanjaro y logre la cima del continente africano, y ese mismo año me fui a la más dura y una de las más frías del mundo, el Monte Denali (McKinley), en Alaska, y también logré la cima”, dijo. El primero, con altura de cinco mil 895 metros, es la cima de mayor elevación en Africa, mientras la cumbre del segundo se ubica a seis mil 194 metros. “En el 2007 me fui al continente australiano y logré la cima de Kosciuszko, en Australia”, a dos mil 228 metros, y “en el 2008, por supuesto, fue mi primer intento al Everest, que no se dejó”, según Soto. La montañista indicó que, en el ascenso al Monte Everest, cubrió un 80 por ciento de la distancia, pero una afección respiratoria causada por la temperatura extremadamente baja, le impidió cumplir el ascenso completo. El nuevo intento se llevará a cabo el mes próximo. El primer latinoamericano que ha escalado el monte Everest es el guatemalteco Jaime Viñals, en 2001, mientras los costarricenses Eduardo Villalobos y Ronny Chaves llegaron hasta seis mil 100 de los ocho mil 848 metros de la montaña. El monte –cuyo nombre nepalés es Sagarmatha (Cabeza del mundo) y cuya denominación china es Comolungma o Qomolangma (Madre del universo)- está ubicado en la frontera entre Nepal y Tibet -sudoccidental región autónoma de la República Popular de China.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Deportes (40198 noticias)
Visitas:
496
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.