Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Glaucoma, sigiloso enemigo de la vista

27/05/2013 02:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Glaucoma, sigiloso enemigo de la vista SyM - Fernando González G.

El glaucoma afecta al 2% de la población en México, y es una de las principales causas de ceguera en el mundo. La ignorancia, así como la falta de síntomas evidentes, hacen que esta enfermedad se trate en etapas en que el daño a la visión es irreversible.

Tradicionalmente acudimos al médico cuando sentimos dolor o malestar en nuestro organismo, sin embargo, algunos padecimientos se desarrollan silenciosamente, y cuando se manifiestan es imposible revertir el daño. Este es el caso del glaucoma, enfermedad que se caracteriza por el aumento de la presión del globo ocular y provoca lesiones irreversibles al nervio óptico.

Este padecimiento es característico de la población de la tercera edad, pues existe un deterioro natural de la vista que se acentúa cuando una persona sufre diabetes, es hipertenso (presión arterial elevada) o tiene antecedentes de la enfermedad entre sus familiares.

Existen dos tipos de glaucoma, el de ángulo abierto y el de ángulo cerrado, pero para comprender más claramente cada uno de ellos es importante saber que el ojo está lleno de fino fluido conocido como humor acuoso, que normalmente se produce en la llamada cámara posterior, pasa por la pupila hacia la cámara anterior y luego es expulsado a través de los canales de salida.

  • Ángulo abierto. Cuando se desarrolla el padecimiento en su forma de ángulo abierto, el humor acuoso drena lentamente, provocando con ello que se eleve la presión intraocular (casi siempre en ambos ojos), lo que ocasiona progresiva pérdida de la visión que comienza a los lados del campo visual y que, en casos extremos, puede producir ceguera. Este tipo de lesión no presenta ningún síntoma al inicio de su desarrollo, pero más adelante, cuando el daño ya es irreversible, hay ligeros dolores de cabeza y dificultad para adaptarse a la oscuridad. También es frecuente que en esta etapa el enfermo sufra lo que se conoce como visión en túnel, es decir, estrechamiento extremo de los campos visuales que dificulta ver objetos a ambos lados cuando se mira de frente.
  • Ángulo cerrado. Provoca ataques súbitos de aumento de presión, generalmente sólo en un ojo, porque el espacio entre la córnea y el iris, -por donde sale el fluido del ojo- es más estrecho de lo normal. Es común que la escasa iluminación o algunos medicamentos provoquen la dilatación de la pupila y con ello que el iris bloquee el drenaje del fluido, lo que trae como consecuencia el aumento de la presión intraocular. Las señales más claras de este padecimiento son halos de color rosa alrededor de las luces, dolor en el ojo y la cabeza, además de rápida pérdida de la visión y repentino y agudo dolor pulsátil (movimiento intermitente) en el ojo; las náuseas y vómitos son también comunes, aunque muchas veces pueden confundirse con problemas del aparato digestivo.

Esta enfermedad puede ser hereditaria y se presenta con mayor frecuencia en las mujeres (en una relación de 3 a 1) y en personas de raza negra; recuerde que ante la falta de síntomas evidentes y la ignorancia sobre el padecimiento es recomendable acudir al oftalmólogo al menos una vez al año, a partir de los 40 años de edad, pues si el problema se detecta a tiempo puede detenerse su evolución con medicamentos que controlen, un una primera fase, la presión intraocular. Si éstos no dan resultado puede utilizarse el rayo láser o la cirugía, con objeto de crear un orificio en el iris que aumente el drenaje del fluido acuoso.

Buenas expectativas

Si bien existen fármacos que han demostrado su eficacia para controlar la presión intraocular, los investigadores en el área de la salud trabajan para desarrollar un medicamento más completo, el cual tenga un perfil de protección al ojo que estimule la regeneración de los nervios dañados y con ello se evite la enfermedad. Algunos experimentos realizados en animales alientan esta posibilidad, aunque hay que decir que deberán pasar algunos años más para comprobar su eficacia en humanos.

El glaucoma es una enfermedad de la que se conocen ocho de los posibles 20 genes que la conforman, y es interesante relatar que está incluida en el estudio conocido como genoma humano (el cual se refiere a la identificación del código genético y su implicación en las enfermedades), por lo que muy pronto se podrá analizar una gota de sangre y saber si el hijo de una persona con glaucoma será propenso a tener la misma enfermedad, lo cual significa que el problema se podrá identificar oportunamente y ofrecer el tratamiento más adecuado.

Si usted piensa que ha llegado a la edad madura sin problemas con su vista, es mejor que ratifique esa convicción acudiendo a un oftalmólogo porque las consecuencias, simplemente, pueden ser muy oscuras.

SyM

Última actualización: 05-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
42
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.