Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Glorioso concierto de Plácido Domingo en el Auditorio Nacional

30/03/2011 00:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con zarzuela, arias, romanzas, boleros y mariachi, el tenor español Plácido Domingo festejó anoche sus 70 años de vida y 50 de su debut en México como cantante de ópera en el Auditorio Nacional. Ante 10 mil personas que abarrotaron el Coloso de Reforma, el cantante fue reconocido de pie y con una estrepitosa ovación de parte de los presentes, entre los que sobresalieron el presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, así como el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y su esposa, Mercedes Barcha. Al recital ofrecido en el marco de los 90 años de la Secretaría de Educación Pública (SEP), asistió también el titular de esta dependencia, Alonso Lujambio, y la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar. Todos corearon las canciones que interpretó el tenor. Bajo la dirección de la concertista mexicana Alondra de la Parra, quien brilló junto con la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM), Domingo estuvo acompañado en el escenario por la soprano argentina Virginia Tola, que también robó cámara. En el programa titulado “México celebra a Plácido Domingo en concierto”, apenas se dio la tercera llamada y apareció en el escenario la concertista De la Parra, quien dirigió para iniciar la gala la Overtura de la ópera “Carmen”, de Georges Bizet. A continuación los reflectores apuntaron al cantante, quien ataviado con traje en color negro, pero sin corbata, se hizo presente e inmediatamente el público mexicano lo recibió con una fuerte y acalorada ovación. Cobijado por una gran cortina con varias sandías, inspirada en la pintura del oaxaqueño universal Rufino Tamayo, Domingo inició su participación con “Nemico Della patria”, de la ópera italiana “Andrea Chénier”, de Umberto Giordano. Minutos después tocó turno a Tola, quien engalanó la velada musical no sólo con su bella voz, sino con un hermoso vestido de noche en color cereza, con el que atrapó decenas de miradas. Fuerte, vigoroso, de buen humor, contento, platicador, amable, caballeroso y complaciente con su público, así se le vio al cantante que festejaba 70 años de vida y 50 como cantante de ópera, quien al final agradeció una y otra vez las constantes muestras de cariño de los mexicanos. En la primera mitad, ambos cantantes ofrecieron un repertorio conformado por arias de ópera, zarzuela y romanzas, entre ellas “Cherry duet”, de la ópera “L´amico Fritz”, de Pietro Mascagni; “Ya mis horas felices”, de la romanza “La del Soto del Parral”, de Reveriano Soutullo Otero y Juan Vert Carbonell, así como “Las cerceleras”, de la zarzuela “Las hijas del Zebedeo” de Ruperto Chapí. En la segunda mitad se incluyeron boleros, música popular mexicana y hasta mariachi, donde Domingo con traje de charro engalanó y sorprendió al interpretar algunos temas del compositor mexicano José Alfredo Jiménez. Sin duda una de las piezas con las que los cantantes deleitaron a los presentes fue el tema “No puede ser”, de la zarzuela “La taberna del puerta”, una pieza en la que la pareja evocó el romance marinero que caracteriza a esta obra. Otra de las partes que mucho gustó fue el repertorio mexicano, integrado por “Júrame” y “Te quiero, dijiste” de María Grever; “El día que me quieras”, de Alfredo le Pera y Carlos Gardel, y “Bésame mucho”, de Consuelo Velázquez, en éste Plácido Domingo presumió porqué es uno de los mejores tenores del mundo. Por espacio de dos horas y media, ambos virtuosos del bel canto, fueron reconocidos con fuertes aplausos entre un pieza y otra, en una velada inolvidable y pocas veces vista para cantantes de ópera. Tras la presentación del repertorio mexicano y cuando la mayoría de los presentes se levantaba de sus asientos para retirarse, Plácido Domingo apareció en el escenario una vez más, pero esta vez con un traje de charro y mariachi, lo que enloqueció a sus seguidores. Al compás de “El son de la negra”, el tenor demostró porqué es una de las celebridades más queridas y entrañables de los mexicanos. Con el grupo musical y un excelente timbre vocal, puso a cantar a miles de gargantas temas vernáculos como “Volver, volver”, “El Rey”, “Ella” y “Granada”. Al final, la velada que un principio prometía mucho, fue inolvidable para todos los asistentes, quienese se llevaron un buen sabor de boca.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
90
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.