Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que De Sinaloa escriba una noticia?

Gonzalo Armienta Calderón

01/10/2013 16:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

LOS PUNTOS SOBRE LAS ÍES

- José Angel Sánchez López –

Arréglese al estado como se conduce a la familia,

con autoridad, competencia y buen ejemplo.

Confucio

Una mente brillante, un sinaloense que amó a su tierra e hizo cuanto estuvo a su alcance para construir las alas de la cultura que elevaran a las nuevas generaciones de sinaloenses hacia nuevos espacios de desarrollo y libertad, se ha extinguido.

El Dr. Gonzalo Manuel Armienta Calderón falleció la tarde del sábado pasado.

Hombre de pensamiento amplio, de decisiones firmes, polémico, admirado y apreciado por unos y vilipendiado por otros que aun guardan en sus pechos los rencores de un pasado que ya es historia.

Hombre de letras, abogado, reconocido jurista, académico, autor de libros especializados en Derecho que se dio tiempo también para la poesía, fue este hombre nacido un 10 de Enero en Las Tapias, sindicatura de Culiacán.

Estudió Derecho en la entonces Universidad Socialista del Noroeste e hizo su doctorado en la UNAM.

Fue autor de varios libros: La Universidad y el Estado, Teoría General del Proceso, El Proceso Tributario en el Derecho Mexicano, Cinco Estudios Jurídicos, El Ombudsman y la protección de los derechos humanos y también escribió poesía editando el libro "En mis manos una voz..."

Rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (1970-1972) le tocó vivir una de las épocas aciagas de la institución sacudida por la efervescencia estudiantil en cuya dirigencia figuraban Liberato Terán Olguín, Alfredo Octavio Millán Alarid, Florentino Castro López, Carlos Calderón Viedas, Ramón Hernández Guerrero, Jaime Palacios Barreda, Carlos Arturo Guevara, Gilberto Guevara Reynaga, Rafael Castillo Sánchez, Camilo Valenzuela, Eduardo Salomón Hernández, Audómar Ahumada Quintero, Sergio Félix Tamayo, José Santos Maradiaga, entre otros.

Efervescencia que llegó a su punto culminante el 7 de abril de 1972 fecha en que cayeron abatidos a balazos disparados por policías los estudiantes preparatorianos María Isabel Landeros y Juan de Dios Quiñónez.

Armienta despachó todavía en su casa hasta que renunció, pero el Consejo Universitario se negaba a aceptarle la renuncia haciendo apasionada defensa del Rector el Lic. Raul René Rosas Echevarrìa.

Se creó entonces la escuela Libre de Derecho.

Durante su rectorado se creó Radio Universidad, el Bufete Jurídico Estudiantil, la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas, la Escuela de Ciencias del Mar de Mazatlán, el Cine-Club Universitario General Lázaro Cárdenas; la carrera de Técnico en Observación Meteorológica en Los Mochis; la Escuela de Artes y Oficios en lugar del Taller de Artes Plásticas; se suprimió la carrera de Químico Industrial en la Escuela de Ciencias Químicas y en su lugar se creó la de Ingeniero Bioquímico.

Promovió y realizó las primeras acciones para la Ciudad Universitaria.

Fue promotor de la fundación de la Universidad de Occidente y del Colegio de Bachilleres.

Especialista en Derecho Procesal, fue magistrado y presidió la sala superior del Tribunal Fiscal de la Federación, entre otras instituciones.

Amigo de Antonio Toledo Corro, fue Secretario del Ayuntamiento cuando aquel fue Alcalde de Mazatlán. Mas tarde lo acompañó en la SRA como Sub Secretario.

Con Juan S. Millán fue Secretario General de Gobierno.

Al inicio de la administración de Jesús Aguilar Padilla este lo nombró Rector de la Universidad de Occidente, puesto al que renunció a fines del 2006 sucediéndolo Alger Uriarte.

Sería muy largo enumerar todos los puestos que desempeñó con acierto a lo largo de su fructífera vida.

Lo conocí en los días aciagos del conflicto estudiantil (1972). Lo entrevisté para El Debate en su casa, en donde despachaba todavía como Rector de la UAS.

Colaboramos con él en su rectorado de la UdeO. Pudimos conocerlo de cerca, conocer su pensamiento. Los problemas que confrontó y sus decisiones.

Por eso creo que fue un hombre que sembró buena simiente.

Ahí está su obra material en la cultura y la educación. Es mas grande que los pecados que le achacan y los rencores que aun anidan en algunas mentes.

A su esposa, hijos, familiares y amigos, mis sinceras condolencias.

¡Descanse en paz!


Sobre esta noticia

Autor:
De Sinaloa (2843 noticias)
Fuente:
amanecersinaloa.com
Visitas:
344
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.