Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

El Goyito, el Troll, los Bote Vargas... o cómo esquivar la cárcel con 700 antecedentes

08/11/2020 09:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Goyito, el Troll y los cuatro hermanos Bote Vargas. Entre los seis suman cerca de 700 detenciones, pero están en libertad. Sus nombres ya son famosos, "herederos" de aquellos delincuentes de barrio que en décadas pasadas contribuyeron a "escribir" la crónica negra de las ciudades de España, como el Nani o el Jaro.

"Fríos, violentos y calculadores". Así los definen quienes llevan años persiguiendo a unas bandas de delincuentes que ponen sus ojos en joyerías, tiendas de telefonía, centros comerciales o talleres mecánicos, en los que muchas veces hacen "diana".

Procedentes de zonas humildes de la capital, vieron en la delincuencia su única salida.

Aunque pocos superan la treintena, son ya "viejos" conocidos de los investigadores, de cuyo cerco intentan escurrirse, escondiendo también el alto nivel de vida que el botín de sus atracos les permite mantener.

Siempre al filo de la ley y bien asesorados por abogados que pueden pagar, en sus golpes utilizan la menor violencia posible, conscientes de que si la usan saben que les pueden caer entre 2 y 5 años de cárcel, lo que intentan evitar "a toda costa", como resaltan fuentes policiales.

Algo les diferencia de los delincuentes de hace unos años. Mientras aquellos históricos tenían que subir peldaño a peldaño en el escalafón de la banda empezando por el de más abajo, siempre que fueran aceptados por los cabecillas, los actuales forman su propio grupo criminal en la adolescencia con chavales de su misma edad.

Uno de ellos es Gregorio Rodríguez, alias Goyito, de 28 años, que fue detenido en octubre pasado, pero horas después ya estaba de nuevo en la calle a pesar de ser más que reincidente. Es su expediente particular figuran más de 60 detenciones anteriores.

Con tan solo 12 años cometió sus primeros delitos: robaba las motos a los repartidores de pizza.

Goyito había salido de la cárcel el pasado mes de julio y tres meses después ya había vuelto a perpetrar 52 robos en diversos establecimientos de varias provincias de España.

La Policía Nacional y la Guardia Civil arrestaron a este alunicero en el aparcamiento del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas junto con su hermano Cristian, el Ruso, y otros miembros de su banda como el Gordomaya y Menasalvas. Entre todos, suman más de 200 antecedentes, según subrayan las fuentes consultadas.

Vivían en dos casas unifamiliares ocupadas en el municipio toledano de Casarrubios del Monte, donde los agentes incautaron 14 vehículos de alta gama y una caravana, todo valorado en unos 300.000 euros.

Más sobre

Todo el material intervenido no fue suficiente para que el juez les enviara a prisión, en un caso que recuerda a Ismael Arriego, alias El Troll, uno de los butroneros más famosos de Madrid, que recogió el "cetro" dejado por su jefe, El Niño Sáez.

En el "palmarés" de este delincuente resalta el robo de 23 millones de euros en relojes de primeras marcas o el asalto a un depósito de droga en Málaga, siempre acompañado de su compinche Jean Joseph Younes, el Libanés, otro ladrón que sigue en la calle.

Sin embargo, el último paso de ambos por los calabozos no fue por un atraco, sino por una riña en una discoteca en marzo del año pasado. Un grupo de jóvenes intentó ligar con sus novias y uno de ellos acabó con una mano casi amputada por el navajazo que le asestó el Troll.

Los agentes que intervinieron no salían de su asombro cuando en comisaría identificaron a los detenidos y comprobaron que tenían más de 300 antecedentes. A los pocos días ya estaban en la calle de nuevo.

Con menos foco mediático pero de igual manera activos, los Bote Vargas forman una saga de cuatro hermanos que se especializaron en el robo de coches para empotrarlos contra los escaparates de comercios de distinto tipo.

Entre los cuatro suman más de 200 detenciones, pero su paso por la prisión ha sido casi tan fugaz como el tiempo que emplean en sus golpes.

David, el mayor de ellos, fue el que trasmitió sus conocimientos delincuenciales a sus otros tres hermanos, Félix, Óscar y José Luis, en el poblado chabolista de Las Mimbreras, donde vivían.

Sin embargo, no todos los ladrones "históricos" han corrido la misma suerte. Inmiscuirse en el territorio de una banda rival o querer competir para hacerse con la "jefatura" de otro grupo no acaba siempre bien.

Sirvan estos dos ejemplos: Francisco Javier Martín Sáez, alias el Niño Sáez, y Carlos Jarry Sánchez, Carlos Jarry, que compartieron el "trono" como "reyes" del alunizaje en Madrid, murieron en la calle acribillados a tiros por sus "enemigos".

Otros como Juan María Gordillo Plaza, el Niño Juan, pecaron de exceso de ambición. Con un amplio historial delictivo, aceptó el encargo de la mafia china para un robo de película en un castillo de Francia.

Esta vez no tuvo suerte. Fue arrestado y aún permanece en prisión por un atraco por el que pensaba cobrar cerca de 800.000 euros.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (15628 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
801
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.