Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Gracias, Infanta

10/01/2014 07:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Algún día concluirá el caso Urdangarin, que según el portavoz de la Casa Real es "un martirio" para toda la familia al caer de pleno sobre la Infanta Cristina, imputada por supuestos delitos fiscal y de blanqueo de capitales, pero de momento la imagen de España ha ganado ya un respeto internacional del que antes carecía.

Quien lea atentamente estos días la prensa internacional, como Le Monde, The Times, el Frankfurter Allgemeine Zeitung, el New York Times y los financieros Financial Times o The Wall Street Journal, descubrirá cierta admiración hacia España, tras comprobar que su sistema jurídico se ha atrevido a imputar a una hija del Rey.

Los medios le prestan una notable atención al caso porque los reyes de cualquier país europeo suelen ser figuras veneradas, con la excepción de la contradictoria España, e iconos semisagrados en África, Asia y naciones avanzadas como el Japón imperial.

Para el resto del mundo, incluido EE.UU., son fascinantes creadores de un fetichismo que los convierte en los mejores embajadores de sus naciones e importante propulsor de sus economías, como es el caso del padre de la Infanta.

La paradoja, pues, es que la democracia española, desacreditada por la corrupción que protagonizan numerosos políticos, y que dominaban buena parte de la información internacional, se encuentra ahora con alabanzas al último resorte que salva a un país: su justicia.

Se ganaría más respetabilidad y credibilidad aún si ningún artificio evita llegar al fondo del caso, resulte o no inocente Dona Cristina, a la que le es aplicable el título del drama de Rojas Zorrilla, del Siglo de Oro, "Del Rey abajo, ninguno".

Decir "Gracias, Infanta" no es una extravagancia: las naciones serias, las más respetables, siempre han limpiado yerros y yernos, y si fuera necessario reyes, ante la población.

------

SALAS


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2426 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
1106
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.