Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es un grande de la literatura gauchesca Benito Lynch

24/07/2010 05:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Considerado el segundo gran escritor criollista y gauchesco de Argentina, el escritor Benito Lynch, nacido el 25 de julio de 1880, es recordado por su personalidad sobria y su talento, que por voluntad propia dejó de compartir en 1936, cuando determinó ya no publicar más. Nacido en Buenos Aires, Argentina, en el seno de una familia acomodada, con una situación económica desahogada, Lynch vivió una infancia tranquila en provincia. De a cuerdo con los datos biográficos disponibles, cursó sus estudios primarios y secundarios en su ciudad natal, pero no los concluyó. No obstante, su gusto por la escritura lo manifestó desde temprana edad, al iniciarse en este arte con colaboraciones para el diario platense “El día”, que había fundado su padre, donde desde los primeros momentos adquirió fama con sus cuentos y novelas. No obstante, se consagró como escritor criollista con dos obras: "Los caranchos de la Florida" (1916) y "El inglés de los güesos" (1922). La pampa argentina y sus habitantes constituyeron el núcleo principal de su obra novelística gauchesca, cuyas narraciones, de tono pesimista, reflejaron el lenguaje del gaucho, según los estudiosos de su trabajo. Su más celebrada colección de cuentos apareció entre ambas novelas, bajo el título de "De los campos porteños" (1918). Ello le valió ser considerado por la crítica como el segundo gran escritor criollista de Argentina, después de Ricardo Giraldes, y una de las mejores plumas de Hispanoamérica. Hacia 1936 se retiró a un aislamiento literario, del que no pudieron sacarlo sus amigos ni las solicitudes del público lector. En torno a su personalidad y a su inexplicable designio de no publicar más, se han creado leyendas de todo tipo, sin que hasta el momento haya una versión final. Benito Lynch, quien fue un buen conocedor del ambiente de las estancias pampeanas, falleció en La Plata el 23 de diciembre de 1951, rodeado de esa atmósfera de misterio que su actitud le había creado. A su muerte, su colega, el poeta Manuel Gálvez, recordaba que el escritor "tenía en su figura algo de quijotesco: luengos brazos, aire de hidalgo, cuerpo erguido, rostro enjuto. "Muy distinguido, con algo de gran señor, hablaba pulcramente, sin criolladas ni chabacanerías. Nada dejaba ver en su persona al hombre de campo, ni menos al escritor profesional. Hablaba poco y bien, y con gracia. "Como no parecía gustar de la conversación sobre libros, no daba la impresión de poseer una gran cultura. Sin embargo, aquí y allí surgen en sus cartas frases sorprendentes, hasta latines no vulgares, y en su casa no eran pocos los libros", recordaba el también historiador y biógrafo argentino.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
208
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.