Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pensativo escriba una noticia?

Los grandes caudillos de la Independencia

21/09/2009 11:16 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando se toca el tema de la independencia del cualquier pueblo, país o nación, lo primero que se viene a nuestra mente es el nombre del héroe que la impulso

En Cuba el nombre de José Marti es sagrado, en Texas el de Samuel Houston tiene como referencia de victoria el nombre de una gran urbe, y en México el padre de la patria ha sido dado al Cura Miguel Hidalgo. Todos ellos han sido grandes personajes de la historia, sin embargo su rebelión se resolvió con armas de fuego en cruentas batallas que derramaron sangre de miles de personas inocentes.

La historia cuenta que existió una independencia que no fue resuelta por medio de armas, sino por una vara bendecida por la mano de Dios y el caudillo utilizado para tal fin fue un hombre Hebreo llamado Moisés. Descendiente de la tribu de Levi, una de las 12 tribus del Pueblo de Israel, Moisés sobrevivió a morir ahogado en el río Nilo a unos días de haber nacido. Fue adoptado y educado por la hija del faraón Egipcio, pero por matar a un soldado Egipcio que golpeaba a un esclavo Israelita, tuvo que huir de Egipto y refugiarse en la tierra de Madián, donde se casó con Séfora, una de las hijas del sacerdote de aquella tierra.

La Biblia dice; un día en que Moisés estaba cuidando el rebaño de su suegro Jetro, llevó las ovejas hasta el otro extremo del desierto y llegó a Horeb, la montaña de Dios. Estando allí, el ángel del Señor se le apareció entre las llamas de una zarza ardiente. Moisés notó que la zarza estaba envuelta en llamas, pero no se consumía, así que pensó ¡que increíble! Voy a ver por qué no se consume la zarza. Cuando el Señor vio que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza; Moisés, Moisés. Aquí me tienes, respondió. No te acerques más, le dijo Dios, Quítate las sandalias, porque estas pisando tierra santa. Yo soy el Dios de Tú padre. Soy el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Al oír esto Moisés se cubrió el rostro, pues tuvo miedo de mirar a Dios. El Señor siguió diciéndole; he visto la opresión que sufre mí pueblo en Egipto. Los he escuchado quejarse de sus capataces, y conozco bien sus penurias. Así que he descendido para librarlos del poder de los Egipcios y sacarlos de ese país, para llevarlos a una tierra buena y espaciosa, tierra donde abunda la leche y la miel. Luego Dios dijo a Moisés; voy a enviarte al Faraón para que saques de Egipto a los Israelitas, que son mi pueblo.

Dios le estaba ordenando a Moisés. No le estaba pidiendo un favor o le estaba preguntando si quería hacerlo. Dios le ordenaba a Moisés que fuera a ver al Faraón porque iba a liberar al pueblo de Dios. ¡Que increíble petición! ¿Te imaginas? Pongámonos por un momento en el lugar de Moisés. ¿El quien era para romper las cadenas de la esclavitud con que los Egipcios mantenían a los Israelitas? Moisés, seguramente se quedo perplejo y lleno de dudas y miedos. ¿Y si me preguntan quien me envió que debo decir?, preguntó. La Biblia dice que Dios respondió; les dirás que YO SOY EL QUE SOY me envió. Yo estaré contigo y te voy a dar una señal de que soy yo quien te envía. Cuando hayas sacado de Egipto a mi pueblo, todos ustedes me rendirán culto en esta montaña. Otro pensamiento más habría trastornado la mente de Moisés. ¿Con que hombres peleare contra los Egipcios? ¿Qué armas usaremos? Dios había leído la mente de Moisés y le dijo ¿Qué tienes en la mano? Una vara, respondió Moisés. Dios ordenó a Moisés arrojar la vara al suelo y al instante se convirtió en una serpiente. El Señor le ordenó tomar a la serpiente por la cola y al hacerlo, volvió a convertirse en una vara. Dios le dijo; no te olvides de llevar contigo esta vara, porque con ella harás señales milagrosas. Ve y diles a los Israelitas; Yo soy el señor, y voy a quitarles de encima la opresión de los Egipcios. Voy a librarlos de su esclavitud. Voy a liberarlos con gran despliegue de poder y con grandes actos de justicia. Haré de ustedes mi pueblo, y yo seré su Dios. Así sabrán que yo soy el Señor su Dios, que los libró de la opresión de los Egipcios y los llevaré a la tierra que bajo juramento prometí darles a Abraham, Isaac y Jacob. Yo, el Señor, les daré a ustedes posesión de ella.

El triunfo Israelita sobre los Egipcios se dio cuando cruzaron el Mar y este sepulto en el fondo al ejercito Egipcio

La Biblia narra que Dios endureció el corazón del faraón para dar a conocer su grandeza, y Moisés fue utilizado para hacerlo. Toma en cuenta –le dijo el Señor- que te pongo por Dios ante el faraón. Moisés hizo todo como el Señor se lo ordeno. Cuando hablaron con el faraón, Moisés tenía 80 años de edad y su hermano Aarón tenia 83. Pero el corazón del faraón estaba endurecido por mandato de Dios y no permitía que el pueblo Israelí saliera de Egipto. Como medida de castigo mando a capataces incrementar las tareas de sus esclavos hasta el desmayo, sin embargo los jefes de cuadrilla israelita se dieron cuenta de que estaban en un aprieto cuando se les incrementó el trabajo, de tal modo que reprendieron a Moisés y Aarón. ¡Que el señor los examine y los juzgue! ¡Por culpa de ustedes la mano del faraón ha caído sobre nosotros! Moisés se volvió al Señor y le dijo; ¿Por qué tratas tan mal a este pueblo, Señor? ¿Para esto me enviaste? Desde que me presenté ante el faraón y hable en tú nombre, no ha hecho más que maltratar a este pueblo, que es tú pueblo y tú no has hecho nada por impedirlo. Entonces el Señor le respondió; ahora veras lo que voy a hacer con el faraón. Realmente, sólo por mi mano poderosa va a dejar que se vayan; sólo por mi mano poderosa va a echarlos de su país.

La Biblia narra grandes plagas que azotaron al pueblo egipcio. La plaga de sangre, la de las ranas, la de los mosquitos, la plaga de los tábanos, la plaga en el ganado, la plaga de las úlceras, la del granizo, la plaga de las langostas, la plaga de las tinieblas, todas ellas fueron el preludio a la más grande y dolorosa plaga que hubo en el pueblo Egipcio, la plaga de los primogénitos. El corazón del faraón se quebrantó con la muerte de su primogénito y permitió finalmente la salida del pueblo de Israel. Sin embargo su completa liberación la obtuvo cuando Moisés extendió su brazo sobre el mar, dividiendo las aguas para que su pueblo cruzara al otro lado. Luego el Señor le dijo a Moisés; extiende tu brazo sobre el mar, para que las aguas se vuelvan contra los egipcios y contra sus carros y contra sus jinetes. El agua volvió a su normalidad y todo el ejército egipcio quedó atrapado en el fondo del mar. Ese día el señor salvo a los israelitas del poder de Egipto. Entonces Moisés y su pueblo entonaron un cántico en honor del señor que dice; Cantaré al señor, que se ha coronado de triunfo arrojando al mar caballos y jinetes. El Señor es mi fuerza y mi cántico; él es mi salvación. Él es mi Dios, y lo alabaré; es el Dios de mi padre y lo enalteceré. El Señor es un guerrero; su nombre es el señor.

Que historia tan increíble. Moisés ha liberado al pueblo de Israel con ayuda y dirección de Dios. Hay caudillos que han liberado pueblos. Miguel Hidalgo nos liberó de la esclavitud de los españoles. Pero tanto Moisés como los demás caudillos han liberado a una sola nación. Existe alguien que libero no solo a una nación, sino a toda la humanidad y no le importo su credo, su color, su nacionalidad o su idioma. Su nombre es Jesucristo. El nos libero de la esclavitud del pecado a todo el mundo. La Biblia no habla de fechas especificas en relación a este hecho, y sabes que importancia tiene que no hable de fechas, porque de esta manera podremos festejar a Dios cualquier día del año o en cualquier momento, y que mejor que hacerlo todos los días del año. Este mes que es el mes patrio para los Mexicanos, debemos pensar que así como recordamos que tenemos un 15 de septiembre para festejar nuestra libertad nacional, así debemos recordar que hay un Dios que nos libero de la esclavitud del pecado y que debemos honrarlo, no un día especial, sino todos los días de nuestra vida. Y este Dios que nos libero de la esclavitud del pecado huso como arma el amor para su pueblo.


Sobre esta noticia

Autor:
Pensativo (56 noticias)
Visitas:
2639
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
-2
+ -
Responder

Usuario anónimo (30/12/2009)

BBUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU

-1
+ -
Responder

Usuario anónimo (04/10/2012)

ijaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa