Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Grupos terroristas islámicos están aliados con los cárteles mexicanos y operan en territorio nacional

12/09/2014 15:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageRedacción

En México, Hezbollah ha tejido vínculos firmes con los poderosos cárteles del narcotráfico que allí operan. La venta de drogas es una forma sencilla y efectiva de recaudar fondos para actividades ilegales. "Hicieron un gran esfuerzo por crear una célula. En 2010, arrestaron a un tal Jamel Nasr en Tijuana", recordó en una entrevista reciente el analista político especializado en Medio Oriente Julián Schvindlerman.

El Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes estadounidense celebró ayer una audiencia para analizar la presencia del grupo en la región. Lo que los representantes y especialistas invitados aún no saben a ciencia cierta, es si Hezbollah tiene a Estados Unidos en la mira para un ataque terrorista.

Para arraigarse en América Latina, Hezbollah ('Partido de Dios', en árabe) se acercó desde hace décadas a Hugo Chávez. El régimen venezolano y los extremistas comparten la cercanía con Irán y con Siria, países considerados por Estados Unidos como "patrocinadores del terrorismo". Desde mediados de la década pasada, los internacionalistas señalaron que el grupo árabe tiene una base en la llamada 'Triple frontera'; La zona geográfica donde convergen Argentina, Brasil y Paraguay. Hezbollah lo ha negado.

No obstante, el grupo ha avanzado hacia el norte y tiene ya nexos con los cárteles del narcotráfico mexicanos. Hezbollah ha entrenado a organizaciones mexicanas en el manejo de armas y explosivos y con ello ha captado fondos para financiar la compra de armas que usa en Medio Oriente.

"Los gobiernos de México y Estados Unidos se han negado a compartir información públicamente sobre estos casos", afirmó en la audiencia Roger F. Noriega, integrante del American Entreprise Institute for Public Policy Research, un connotado grupo de especialistas en temas de democracia, gobierno y política exterior.

"Nuestros cuestionamientos a un oficial mexicano, sobre el arresto de un supuesto miembro de Hezbollah en un operativo en junio de 2010, fueron respondidas con un: 'No pregunte sobre eso'", narró Noriega en la audiencia. "Está claro que esto es una amenaza que ha atraído la atención de las autoridades en ambos lados de la frontera. El Congreso y el pueblo estadounidense tienen el derecho a saber cómo nuestro gobierno está trabajando con México para enfrentar este reto de seguridad común", agregó el especialista.

Ese no fue el único señalamiento a los nexos entre el crimen mexicano y Hezbollah que se hizo en la audiencia. El Vicepresidente del American Foreign Policy Council, Ilan Berman, recordó a los Representantes que en 2005, el mismo Comité de Seguridad Nacional señaló que el grupo radical había ya entrado de manera ilegal a Estados Unidos por la frontera sur. Para algunos, Hezbollah "En 2006, el FBI rompió una célula mexicana de tráfico organizada por Hezbollah que trasladaba espías a través de la frontera con México", dijo Berman. Además, citó al diario kuwaití Al Siyassah, que el verano pasado informó el desmantelamiento de una red de mexico-libaneses creada por Hezbollah.

"Estos arrestos apuntan a la extensa red organizacional que el grupo ha erigido en los últimos quince años, y que opera fuera de las comunidades chiitas de países musulmanes, tal como en Tijuana; y además, con socios activos en los cárteles de la droga", agregó el experto.

Más sobre

Hezbollah ha extendido sus operaciones hasta América Latina, donde colabora con el narcotráfico y con redes terroristas. Distintos reportes indican que ha penetrado, en mayor o menor grado, en Venezuela, México, Brasil y Argentina.

La célula encargada de las "operaciones" en el extranjero es la llamada Unidad 910, un ente secreto y compartimentado que está separado de la estructura central. Son sus hombres quienes realizan los atentados en Occidente, con unidades que operan y viven fuera del Líbano, muchas veces con documentos legales que les permiten circular con libertad. Una de sus principales características es que sus integrantes no llevan barba, no frecuentan mezquitas y a menudo mantienen vínculos sentimentales con mujeres del país que los aloja, lo que eleva su nivel de invisibilidad social.

Meses atrás, el ex embajador iraní Mohammed Razza Hidari confesaba que había visto "muchos grupos latinoamericanos de Hezbollah llegar a Irán para adquirir conocimiento". A esto se suman los informes de EEUU que advierten que la organización se extendió de manera "sustancial y rápida" hacia América Latina.

"Gracias al acceso libre y amigable del que han gozado en los últimos años a través de Venezuela, Bolivia y Nicaragua, Irán y Hezbollah han preparado la infraestructura operativa necesaria para atacar a los Estados Unidos, Israel y otros objetivos occidentales en caso de un ataque militar directo a la infraestructura nuclear iraní", afirmó el investigador del Instituto Internacional contra el Terrorismo (ICT), Ely Karmon, a Infobae América.

Las operaciones de Hezbollah en la región han sido especialmente activas en Venezuela. El grupo terrorista se abrió camino estableciendo una red de empresas destinadas a recaudar y encauzar fondos y esconder su huella financiera. Estas actividades se han expandido en los últimos 7 años, a medida que las actividades de Hezbollah en la región ganaban la complicidad activa de Caracas.

En Argentina, en tanto, Hezbollan opera a través de la llamada red Rabbani, coordinada por Mohsen Rabbani desde Irán, a cargo de reclutar jóvenes provenientes de familias islámicas. Ex diplomático iraní en Buenos Aires, es conocido como "el profesor terrorista" y ha sido señalado como uno de los artífices del atentado en 1994 a la AMIA, la mutual judía en Buenos Aires donde murieron 85 personas.

La estela de Hezbollah llega incluso a Panamá, donde hace 20 años cometieron un impactante y sangriento atentado. El 19 de julio de 1994, un día después del atentado que voló la AMIA en Buenos Aires, un terrorista hizo explotar un vuelo de Alas Chiricanas y todos sus pasajeros murieron. Doce de ellos eran judíos panameños. La autoría se la atribuyó una organización llamada Ansar Alá, sospechada de ser un seudónimo de Hezbollah.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
567
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.