Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Guardería ABC, SCJN y la Teatralidad de la Retórica

08/02/2014 11:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El pasado 5 de febrero, se cumplió el 97 aniversario de la Promulgación de la Constitución de 1917, fecha que fue celebrada en El Teatro de la República, en Querétaro, con bombos y platillos por la clase política

Foto: Presidencia.El pasado 5 de febrero, se cumplió el 97 aniversario de la Promulgación de la Constitución de 1917, fecha que fue celebrada en El Teatro de la República, en Querétaro, con bombos y platillos por la clase política, como si la situación actual del Estado de Derecho, secuestrado por la impunidad y la corrupción, dieran para presumir la Ley Suprema.

Nada más lejano de la realidad y para muestra, un botón: A la par del cumpleaños de la tan laureada, cacareada, ultrajada y remendada Constitución, también se cumplieron 56 meses de la tragedia ocurrida en la Guardería ABC, de Hermosillo, Sonora, tiempo en el que la legalidad se ha vuelto ojo de hormiga, fruto del creciente clima de impunidad.

Si 49 infantes fallecidos y 80 más que resultaron con graves lesiones, no fueron suficiente motivo para que el sistema judicial se remeciera y aplicara aquello que es su deber ser, “justicia pronta y expedita”, entonces cualquier celebración en honor a la Carta Magna, es sólo una muestra más del cinismo y la complicidad que hermana a los políticos.

Apenas el pasado 10 de diciembre, la Suprema Corte de Justicia, recibió el galardón de la ONU en materia de Derechos Humanos 2013, por “su contribución excepcional a la promoción y protección de los derechos humanos”, valga la redundancia, trabajo operativo que, en los hechos, no existe.

Foto: Presidencia.En un spot publicitario, la SCJN presume este premio, explicando que “cada cinco años la ONU otorga esta distinción que ha reconocido a personalidades como Martin Luther King y Nelson Mandela”. Y como colofón, la Corte sentencia en su estrategia de comunicación: "Tus derechos están protegidos por la Constitución. Y la Constitución por nosotros".

¿En qué momento perdimos a la “Tremenda Corte”? Sí, la perdimos, porque la ausencia de justicia en el caso de la Guardería ABC, nos habla de un sistema judicial anacrónico, que nada de muertito, incapaz de velar por los derechos del ciudadano común, mismos que están consignados precisamente en la Constitución que con tanta algarabía y estruendo festejaron personajes de la talla del presidente Enrique Peña, el senador Raúl Cervantes, el diputado Ricardo Anaya y el ministro presidente de la SCJN, Juan Silva.

En el Poder Judicial, dijo Silva Meza, sabemos que la sociedad reclama y necesita jueces honestos y confiables. “Los merece la sociedad. Por eso los más de mil 200 juzgadores federales repudiamos la deslealtad constitucional de algunos pocos, que manchan y denigran el trabajo de compromiso y responsabilidad de la inmensa mayoría”, afirmó el jurista.

Excelente. Bien dicho, podría decirse sobre el discurso del Ministro; lástima que en los hechos, su retórica de leguleyo bien pagado, se tope con una realidad infranqueable: la justicia está secuestrada por el mismo sistema judicial al que tan bien alaba, pero tan mal dirige, habida cuenta de que ni siquiera la Corte ha sido capaz de hacer que esa justicia pronta y expedita de la que se vanagloria, se cebe en los culpables de la tragedia ocurrida en la Guardería ABC.

Menos palabrería y más acciones, cabría reclamarle a quienes se asumen garantes de la Constitución y de las leyes que de ella emanan, trabajo por el que cobran y muy bien, sin merecerlo; o bien, que eviten rasgarse las vestiduras reclamando respeto al Estado de Derecho si se derrama la paciencia de los afectados por sus acciones e inacciones.

En ausencia de empatía, cuando lo que se privilegia es el clima de impunidad y no la estricta aplicación de la Ley, el presidente Peña Nieto guardó silencio cómplice, al cumplirse 56 meses de la tragedia ocurrida en Hermosillo, pese a que en campaña se comprometió a hacer justicia para los afectados y a velar por el bienestar de los sobrevivientes, sin que hasta el momento se haya dado ni lo uno ni lo otro.

A esos jueces que se ofenden si se les reclama su perversa omisión, habrá que recordarles que si no hacen justicia, la impunidad se vuelve ley e historias como la de la Guardería ABC se repiten, y de ello son corresponsables; fue el caso de David Adrián, un bebé de 6 meses que el martes 4 de febrero, murió por bronco aspiración en una guardería “pirata”, precisamente porque a los garantes de la Constitución, les importa más la hueca teatralidad de su retórica que la justicia.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
868
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.