Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Guillermo Arriaga ha sido icono y promotor de la danza

03/07/2011 09:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Guillermo Arriaga bailarín y coreógrafo, considerado pionero de la danza moderna en México, habló de su trayectoria en el marco de la celebración por el 49 aniversario del “Centro Cultural del Bosque” y narró sus vivencias profesionales, a propósito de sus 85 años de vida, mañana 4 de julio. Arriaga nació en 1926 y no sólo se ha desempeñado como bailarín, sino también como coreógrafo, escritor de poesía y canciones, así como estudioso de la música, el teatro y la arqueología. Su pasión por la danza inició a los 15 años, tras presenciar una función de ballet en el Palacio de Bellas Artes. Debido a los prejuicios imperantes en esa época, el bailarín no le dijo a su padre que quería dedicarse a la danza y tuvo que aprenderla clandestinamente en la azotea de su casa. Más tarde Ignacio Retes, en ese entonces vecino suyo, lo invita a fundar un grupo de teatro, que fue una de las primeras compañías independientes del país: “La Linterna Mágica” gracias al que pudo tener contacto con personalidades del ámbito cultural. como el director japonés de teatro Seki Sako, la bailarina Waldeen, el fotógrafo Manuel Álvarez Bravo y el poeta Alí Chumacero. Arriaga inició su camino en este arte precisamente de la mano de la bailarina estadounidense Waldeen. Al ser dejado fuera de la gira que preparaba esa artista para el Bajío, Arriaga empezó a tomar clases con la entonces directora de la “Academia de la Danza”, Ana Mérida. En el año de su ingreso debutó en el rol principal de “La Balada del Venado y la Luna”, gracias a la que el poeta y dramaturgo Salvador Novo lo llamaría por el mote de “Venado”. En 1950 Arriaga fue becado para estudiar en la “Ópera de París”, con el coreógrafo ruso Léonide Massine y para solventar su estancia en “La Ciudad Luz”, el bailarín entró a trabajar como corresponsal del diario mexicano “Excélsior” Recuerda que al ingresar al “Conservatorio de Música y Danza” tuvo la impresión de que era “acartonado”, por lo cual lo abandonó. Sin embargo permaneció un año en París, donde conoció al pintor Pedro Coronel y las escritoras Rosario Castellanos y Dolores Castro. A su regreso a México realizó su primer ballet “El sueño y la presencia”, con apoyo de quien era director de la “Escuela de Danza de Bellas Artes”, Miguel Covarrubias, su ópera prima contó con la dirección del músico Blas Galindo. A partir de entonces creó obras como “Romance y Fronteras”, “Feria y Fauna”, “Cuauhtémoc” y “Zapata”, pieza que marcó un hito en la danza mexicana. Esta danza se estrenó en agosto de 1953 en el “Teatro Nacional Studio”, dentro del Cuarto Festival Mundial de la Juventud, en Bucarest y dos meses más tarde en México. “Zapata” contó en sus más de dos mil representaciones con la dirección musical de Juan Pablo Moncayo y la escenografía de Miguel Covarrubias. Desde ese momento Guillermo Arriaga se dedicó a enaltecer la danza logrando que formara parte del Seminario de Cultura Mexicana en 1942 y figurar en la Academia de las Artes, además en 1982, como director de danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), logró establecer el “Premio Nacional de Coreografía”. Arraiga también fundó y coordino algunos grupos independientes como el “Ballet Popular de México” y el “Conjunto Folclórico Mexicano del Seguro Social”, asimismo en 1968 estuvo encargado de diseñar la ceremonia del fuego olímpico. Además de haber sido director danza del INBA fungió como gerente de convenios culturales y educativos en el Fondo Nacional para las Actividades Sociales (Fonapas). Entre los múltiples reconocimientos que Guillermo Arriaga ha recibido destacan el Premio Latinoamericano de Danza, otorgado en Chile; el nombramiento como el coreógrafo y bailarín más destacado por la prensa venezolana en 1957; “Medalla de Oro”, otorgada por el presidente Adolfo López Mateos en 1963. Adicionalmente el Primer Premio en el Festival Musical de Israel en 1964; medalla “Una Vida en la Danza”, otorgada por el INBA en 1990; Premio “Guillermina Bravo”, en el Festival de Danza Contemporánea de San Luis Potosí en 1995; y el IX Premio Nacional de Danza José Limón, en Culiacán en 1996. También en 1999 obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el campo de las Bellas artes, mismo año en que fue nombrado miembro titular del Seminario de Cultura Mexicana. Hace un par de años fundó su propio grupo, la Compañía de Danza Mexicana Contemporánea”, que busca recobrar algunas de las obras de la época de oro y además ofrece un espacio a los jóvenes para crear. La compañía está integrada por 12 bailarines, que son parte del Taller Coreográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Independiente, entre otras agrupaciones.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
125
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.