Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lo Mejor En Turismo Rural escriba una noticia?

Como Hacer Un Buen Fuego En La Chimenea

13/11/2013 11:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A veces, algo tan sencillo a priori como encender el fuego de nuestra chimenea se convierte en un problema. Sigue nuestros pasos y veras que fácil es

Lo primero que tiene que hacer es revisar el tipo y estado de la chimenea.

Chimenea abierta y otra cerrada

Existen dos diseños principalmente. Las abiertas que son más tradicionales y emiten más calor y algo de humo a la estancia o las cerradas que disponen de una puerta acristalada impidiendo la salida de humos hacia la habitación aunque reduciendo el calor directo frontal recibido.

Debe comprobar si dispone de cenicero o no. El cenicero es un depósito de cenizas colocado en la parte baja y con un sistema a modo de cajón. También debe revisar si dispone de sistema de cierre/apertura de humos ya que algunas chimeneas lo tienen en la parte alta y es en ocasiones dificil de encontrar a primera vista. Normalmente es una palanca en la que se tira o se empuja para dar salida al humo.

A continuación debe de proveerse de leña para usarla como combustible. Lo más probable es que el propietario del alojamiento se la suministre o le indique el modo de obtenerla facilmente.

Compruebe que dispone de diferentes tamaños. Desde ramitas muy finas, pasando por palos medianos de unos 3-4 cm de diámetro y troncos de 10-20 cm de diámetro. También debe asegurarse que la longitud de los palos es ideal para que pueda introducirlos enteros dentro de la chimenea ya que si quedan fuera no podrá cerrarla o le pueden saltar al suelo cuando se deshacen.

Revise el estado de humedad de la leña. Si nota que esta algo húmeda esto le acarreará problemas de humo blanco y dificultad para el encendido y mantenimiento del fuego. Es decir, utilice siempre leña bien seca

El método de encendido

  • Coloque en el centro de la base un puñado de ramitas muy finas y acompañadas con algunas hierbas secas. Si quiere disfrutar de la satisfacción de hacer un buen fuego uno mismo, no use pastillas ni líquidos de encendido.
  • Encienda una cerilla y colóquela en el interior del montocito lo mas abajo pisible. El fuego prenderá desde abajo y irá subiendo por sí solo.
  • Si no dispone de cerillas no use un encendedor. Es mejor utilizar una servilleta o una sección de papel de cocina o higiénico de forma que al frotarlo con las dos manos se convierta en una mecha. Enciéndala por un extremo con el encendedor y luego  aproxímela a la madera.
  • Una vez conseguido que prenda por primera vez, empiece a aplicar más ramitas y hierba seca hasta que crezca bastante el fuego. Ya lo tiene encendido !
  • Si por el contrario no consigue encenderlo en dos o tres intentos puede optar por aplicar un poco de aceite de oliva a la mecha de papel, también un poco sobre el puñado de ramitas, esto sin estar encendido el fuego claro. También puede utilizar una piña abierta que encenderá primero con un encendedor y luego la colocará junto al resto de maderas.
  • Para ayudar al encendido, también puede abrir un poco el cajón-cenicero para que haga circular más aire y prenda mejor.
  • Si no da resultado lo anterior, añada varias servilletas y pruebe de nuevo añadiendo paulatinamente más ramitas. Si no lo consigue utilice las pastillas de encendido o algún otro producto que venden para este menester.

Manteniendo el fuego

  • Una vez avivado el fuego, debe de ir añadiendo ramas un poco más grandes progresivamente.
  • Cuando note que la llama ha bajado un 50 % vuelva a añadir ramas del mismo grosor para que el fuego arda más fuerte y a la vez empiece a dejar una buena base de ascuas (restos de madera incandescentes). Repita el proceso durante media hora.
  • Una vez conseguido un buen lecho de ascuas y el fuego es más lento añada dos o tres ramas de tamaño medio y un tronco más grande encima de estas. A partir de aquí el fuego ya irá de forma más autónoma y requerirá menos atención para su mantenimiento.
  • Cuando observe que el tronco grande se ha desecho, introduzca ya solo los de un tamaño considerable. Si añade ramas pequeñas se fundirán muy rápido y darán calor momentáneo pero poco duradero.
  • Si su chimenea dispone de puerta, es el momento de cerrarla.

chimenea3.jpg              chimenea2.jpg

Reavivar un fuego que pierde la llama

  • Si dispone de un fuelle, insifle aire hacia la base del fuego en repetidas ocasiones. Cuando observe que las ascuas toman un color más brillante deje de accionar el fuelle. De repente surgirá una llama que reactivará el fuego. Es el momento de añadir más maderas.
  • Si no dispone de fuelle puede utilizar una pajita y soplar fuerte, un abanico, una revista para abanicar o bien acercase al fuego con precaución y soplar con fuerzay contínuo la base de las ascuas.
  • Es recomendable abrir también un poco el cenicero para generar corriente de aire.

El humo sale hacia la habitación

  • Compruebe si hay palanca de apertura/cierre en la parte superior y acciónela hasta abrir la salida de humos.
  • Proceda a mover la base del fuego hacia el interior de la chimenea.
  • Abra o cierre algunas puertas y ventanas, a veces alterar las corrientes de aire de la casa solucionan el problema.
  • La leña esta verde o muy húmeda, empiece a añadir otra más seca.
  • Si el fuego es pequeño, añada más cantidad de leña para generar más calor y crear una corrente ascendente más fuerte ya que los días de viento el aire puede querer entrar por el exterior de la casa a través de la chimenea.

Apagar el fuego

  • Lo ideal es dejarlo siempre totalmente apagado. Para ello debemos dejar que baje la llama hasta desaparecer y si no salimos del alojamiento dejar que las ascuas remitan por si solas para poder retirar las cenizas posteriormente.
  • En caso de tener que salir fuera del alojamiento, debemos apagarlo más concienzudamente. Hecharemos primero unas gotas de agua para ir calmando el fuego. Después verteremos un vaso de agua por uno de los laterales y a continuación por el otro lateral. Nunca verter el agua encima del fuego de forma violenta ya que formará una humareda blanca y podría salpicar restos de ceniza embarrada hacia fuera.
  • Cuando se observe que ha desaparecido el brillo de las ascuas se puede dar por apagado.
  • Remueva las ascuas por si salen ascuas vivas que estaban ocultas y vierta un poco más de agua.
  • Para retirar los restos se debe dejar pasar una o dos horas para que se seque la humedad y poder manejar mejor la ceniza.

Esperamos que estos consejos le sean de utilidad y disfruten de un buen fuego en su estancia rural. Ahora solo falta practicarlo en uno de los mejores alojamientos de España.Puede consultar la selección de alojamientos rurales que hemos preparado para usted y los suyos en la web  www.lomejorenturismorural.com


Sobre esta noticia

Autor:
Lo Mejor En Turismo Rural (1 noticias)
Visitas:
1323
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.