Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Halla INAH restos de pintura mural en zona arqueológica de Chihuahua

28/07/2011 11:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fragmentos de estuco con pigmentos blancos y rojos, fueron encontrados por investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en el suelo y bordes de las paredes del cuarto 36 del sitio arqueológico Paquimé, en Chihuahua. En un comunicado, el INAH detalló que los restos del antiguo aplanado podrían corresponder a una pintura mural, si es así, esto representaría la primera obra de este tipo que se descubre en esta zona prehispánica del norte de México, aunque los resultados del hallazgo se podrán conocer hasta septiembre próximo. Los arqueólogos del INAH decidieron esperar hasta la mencionada fecha para llevar a cabo la excavación que permitirá descubrir si se trata de una obra pictórica o no, ya que este temporal de lluvias podría dañar la conservación de los pigmentos murales. Al respecto, el arqueólogo Eduardo Gamboa, director del Proyecto de Investigación y Conservación de Paquimé, detalló que estos restos de color se hallaron en el cuarto 36 de la sección conocida “Casas Grandes” de la zona Paquimé de Chihuahua, como resultado del monitoreo constante que se realiza en el lugar, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1998. En su reciente participación en la XIV Conferencia de Arqueología de la Frontera Norte, llevada a cabo del 20 al 22 julio, en este sitio arqueológico, Gamboa comentó que “este elemento decorativo es un tipo de vestigio que en varios sitios de la región denominada Cultura de los Pueblos, presentan pintura mural que describe mitos, leyendas, cosmovisión y deidades de los grupos que ahí se asentaron”. Abundó que “ante la presencia de estos restos de estuco, la exploración se orientó a tratar de encontrar el piso original, hasta que a un metro de profundidad, se empezaron a distinguir los bordes de los muros, mismos que tienen pintura en tonos blanco y rojo óxido. Sin embargo, la amenaza de las lluvias no permitió descubrir de qué se trata y habrá que esperar para saber si es un mural, y de ser así, determinar su época”. Confió en que al excavar en los muros se encuentre información cultural, es decir, que haya diseños iconográficos similares a las pinturas que se ven en los sitios de la sierra. “Porque hay evidencias suficientes en la Cultura de los Pueblos, así como en los restos de materiales arqueológicos encontrados este año, para suponer la existencia de pinturas murales en las paredes de este cuarto de Paquimé”, expresó. Gamboa dijo que si bien en 1960, durante las primeras investigaciones en Paquimé, el arqueólogo Charles Di Peso encontró rasgos de una especie de graffiti prehispánico en paredes de la sección Casas Grandes, aún falta estudiar a profundidad los estucos. El arqueólogo recordó que Di Peso decidió no investigar los vestigios porque estaban “contaminados”, es decir, que en el lugar había materiales de ocupaciones posteriores a 1475, cuando se dio el abandono de la ciudad por parte de sus edificadores. “Nosotros hicimos calas para encontrar los pisos prehispánicos del periodo Medio de Casas Grandes (1200-1450 d.C.), y a través de los materiales arqueológicos que encontramos recientemente, pudimos corroborar que Paquimé fue reocupado”, dijo. Asimismo, señaló que las obras murales también se han hallado en más de 270 sitios conocidos como Casas de Acantilado, distribuidos en la Sierra de Chihuahua, y en las cuales los antiguos pobladores describieron, en algunos casos, el contacto con los españoles. En este sentido, añadió, además de los estucos, se hallaron restos de objetos de lítica, concha, metales, cerámica, restos óseos, vidrio y materia orgánica, que corresponden a los periodos prehispánico, colonial, revolucionario y moderno. Por ejemplo, agregó, “se hallaron casquillos de balas, porque en 1911 ahí tuvo lugar la Batalla de Casas Grandes, cuando Francisco I. Madero peleó contra los constitucionalistas, por lo tanto pudieran corresponder a la Revolución Mexicana”. Para finalizar su participación en la conferencia, Eduardo Gamboa destacó que la calidad de los participantes y la relevancia de los temas analizados colocan a este foro en un nivel similar al de las Mesas Redondas de Monte Albán y de Teotihuacan, en el altiplano, o a la de Palenque, en el área Maya. “En tanto que no existe otro espacio que congregue de manera anual a los estudiosos nacionales y extranjeros dedicados a la región de lo que fue Aridoamérica”. Para la edición XV de la Conferencia, que se celebrará en 2012, el encuentro se proyecta organizarlo de forma binacional, “en un interés por acercar a los investigadores del norte de México a la cultura de los pueblos del sudoeste de Estados Unidos, donde están las raíces de Paquimé. “La mayor relevancia es que se comparta la información de ambos lados de la actual frontera para llegar a acuerdos en el conocimiento de la región Cultura de los Pueblos. “Además de alcanzar un nivel de conocimiento, adecuado y preciso, de las culturas que se desarrollaron en esta área, para que el público sea capaz de distinguir la diferencia respecto a las culturas mesoamericanas”, finalizó.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
146
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.