Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Hank: el viejo indecente.../Luis David Niño Segura

15/06/2014 18:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Luis David Niño Segura

Existen muy pocas obras que puedan comenzar con una frase contundente y que además se quede en la mente del lector. Y si bien son pocas -lo que es aún peor- un grupo más reducido de las mismas, representan libros de calidad. Así, cuando leí por primera vez, a la edad de 17 años la frase: "It began as a mistake." (Todo empezó por un error.) entendí que me encontraba frente a un libro diferente. Debo decir que es difícil hacer una reseña o recomendación sobre un escritor a quien no solo admiro sino además respeto y ha influenciado en mi propia forma de escribir. Charles Bukowski es el símbolo de la transgresión, del atrevimiento y de la incomprensión, pero también, es el escritor cuyo estilo no solo es único sino insuperable. También es de reconocer que no se puede escribir algo nuevo sobre un escritor del cual ya se ha escrito bastante y que él mismo escribió prácticamente de todo (publicó más de mil poemas, 32 libros de poesía, cinco de cuentos y seis novelas [La jornada: 2014]). De carácter simple, recio, despreocupado y al mismo tiempo abrumado por la insensatez de la vida (que despreciaba), Hank es ese personajillo que nadie quiere públicamente pero que todos aceptan en lo oscuro. Todo empezó por un error, así de simple comienza su primera novela Postal Office, así de contundente y así, con esa simplicidad, traza la ruta de la lectura. Es la primera obra que pasa de los relatos o los poemas a una novela formalmente hablando. La lectura es rápida, contagiosa y seductora, atrapa desde el primer instante y lo que es mejor, es una novela sincera.

No pretendo hacer una crítica literaria sobre sus obras, quiero hablar del hombre, del tipo que se ponía detrás de su máquina de escribir (su ametralladora decía) y tecleaba con rigor y dedicación las historias que pondrán en jaque la literatura clásica y romántica a la cual estamos acostumbrados a leer. Bukowski es la contraposición de los Markus Zusak, de los James Dashner, los Haruki Murakami o los George R. R. Martin; es decir, la contracultura de los Best Sellers, de los grupos de lectura del Reader's Digest, de los groupies de Coello o Márquez. Su vida misma es caótica, sus sentimientos contrapuestos y su válvula de escape son las palabras. Neeli Cherkovski (La jornada: 2004) alguna ocasión preguntó que dónde estaría Ch.Bw., aventurándose a decir que tal vez estaría sentado en el purgatorio (él mismo diría que en el infierno) con Henry Miller tomándose una cerveza fría, probablemente preguntándole por qué diablos se ponía filosófico en sus obras. De ser así, cuando me muera quisiera despertar al lado de ellos y poder verlos, escucharlos y hablar de eso que parece un imperativo: las mujeres, coger. Personalmente considero que el viejo indecente además de estar platicando con Miller probablemente está riéndose de García Márquez diciéndole en su cara que todas las páginas que escribió solo sirven para poderle bajarle las pantaletitas a una quinceañera rebosante de hormonas esquizofrénicas o para prender algún boiler de leña o, tal vez, está realizando un ejercicio de reflexión, escribiendo una obra en conjunto con Dostoyevski y prologada por Tolstói o Gógol para encontrar esa pasión y aventura que siempre argumentó debe(ría) existir en la literatura.

En ocasiones la gente dice que la escritura bukowskiana es misógina, que él mismo fue un macho/machista, pero cada vez que escucho semejante estupidez solo pienso para mis adentros que jamás han sabido leer al viejo. Él mismo lo dijo en sus libros, "por lo regular la gente toma de mis relatos lo que menos sirve." Y precisamente ese es el error más común, leer a Bukowski desde la comodidad de posturas ideológicas. Postal Office es su primer novela, su primer gran golpe a la cara de la escritura convencional, de esa literatura de prestidigitación, de literatura egocentrista, llena de palabras artesanales y formalismos que por lo regular se encuentran llenando los anaqueles de las librerías, los estantes de las bibliotecas públicas y las mesas de los VIPS, Sanborns, Chai's, etc.; es decir, en las manos de los revolucionarios de café. Y aunque la novela es contundente, sabemos que la escribió por carecer de desesperación y necesitar algo que le diera un poco de dinero, eso no le quita la calidad estética con la cual está narrada.

También me han dicho que su machismo y su 'estilo' son la ventana perfecta para la edad de la punzada, que un adulto (en especial las mujeres) no puede leer a Bukowski porque es asqueroso. Pero qué tan equivocados pueden estar si los veo leyendo libros sobre ayuda personal, idioteces sobre vampiros, reinos inexistentes o magos mesiánicos. Bukowski es más que simple escritura, es actitud y forma de vida. Incluso considero que sus mejores lectores son las mujeres, leer sus libros de relatos, sus poemas y sus novelas son como una guía de lo que la realidad nos muestra, de lo que los hombres somos. Women (Resultado de 5 años de relaciones fallidas) por ejemplo, nos muestra la crudeza de la baja autoestima de las mujeres, de cómo son manipuladas, manipulables y manipuladoras, mientras nos refleja, al mismo tiempo, la inmadurez de los hombres y nos devela esa incapacidad natural que tenemos para saber querer a una mujer. En Hank está ese juego infantil del hombre por reinventarse, como lo dijo el actor Adrián Vázquez en el artículo de Cruz Bárcenas: "un hombre siempre se está probando, agarrándose a golpes, queriendo ser el más veloz y saber quién lo tiene más largo. Necesita revalorarse constantemente como hombre, como género. Bukowski observa lo estúpido que es eso [...]" (La jornada: 2014). Eso es la literatura de Charles, la crudeza de los relatos encontrados en Erections, Ejaculations, Exhibitions and General Tales of Ordinary Madness, no son más que una burla (como toda su obra) de la importancia que le damos al sexo y al pene como centro del universo. Pero al final de cada historia el ridículo siempre es él, el inadaptado siempre es Bukowski como persona, como hombre, como género.

¿Qué escribió Bukowski? ¿Fue su estilo minimalista? ¿Es el representante máximo del realismo sucio norteamericano? Estoy seguro que si leyera esta pregunta me diría 'estúpido esnobista.' Bukowski escribió sobre las realidades de los grupos más oprimidos de la sociedad americana, sus personajes son personas encontradas a la vuelta de la esquina tragadas por la depravación de la vida, de eso vivió Chinasky de la burla y del desprecio. Vivió de la soledad, del olvido y de la sátira; sus experiencias fueron plasmadas con agresividad y violencia por Bukowski. Sus textos están llenos de caos, de personajes estrafalarios y marginales, pero no son personajes inventados, como él mismo lo dijo, 'el 95% de lo narrado es mi propia vida, ' ahí encontramos su autobiografía, sus libros hablan por sí solos y por él mismo. Vemos alcohólicos, junkies, prostitutas, tramposos, vividores, etcétera.

Pero también alrededor de Hank se construyó una imaginaria económica. Él quiso representar un personaje ficticio a base de hechos reales y eso le permitió que sus lectores crearan el mito y la consecuencia es que dio vida a la literatura. Fue burla y fue crítica, conservadurismo y conflicto. En Norteamérica fue un personaje de circo a quien la audiencia lo tomó por risas y chiste, mientras que en Europa fue considerado un escritor de culto; sin embargo el claro ejemplo de su irreverencia fue demostrar la estupidez de creerse intelectual en el país que se cree el centro de las artes a nivel mundial (Francia) cuando logró sacar de sus casillas a Bernard Pivot en vivo durante el programa "Apostrophes" en Paris.

Bukowski es el autoelogio a lo real, la comprensión de la soledad y la representación viva de la incongruencia de la vida. En sus propias palabras lo dijo claramente cuando se refirió a las multitudes, las pláticas son banales, "peor que banal. Es insensata, es... los perros hablan mejor, y ni siquiera saben hablar. [...] No me gusta la multitud cuando no dice nada. Me gusta estar al margen de las multitudes, de los lugares llenos de gente. Más de una vez bajaba todas las persianas, no contestaba el timbre, a quien llamaba o a lo que fuere durante una semana seguida. Me limitaba a estar tendido a solas en la cama. No ver a nadie, no hacer nada. Es muy gratificante para mí."

Si estimado Hank no te han sabido leer, pero en tu honor puedo decirles que es consecuencia de aquello que comienza mal, de aquello que resulta incomprensible y como tú mismo lo dijiste en esa frase que todo lo consensa: "It began as a mistake."

"Lo que más me gusta es rascarme los sobacos" Entrevista de Fernanda Pivano a Charles Bukowski en San Pedro, California, domingo 24 de agosto de 1980. (www.bsolot.info/wp-content/uploads/2011/02/Bukowski_Charles_Entrevista_Lo_que_mas_me_gusta_es_rascarme_los_sobacos_pdf)

Luis David Niño Segura

[email protected]

Tw: @ld_nio


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4989 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
1408
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.