Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cinevertigo escriba una noticia?

A Hard Day's Night

06/12/2014 12:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

A medio siglo de su estreno, ha vuelto a las pantallas nacionales A Hard Day's Night (GB, 1964), el debut fílmico de Los Beatles, acaso el más perfecto videoclip realizado en la historia del cine. Aunque el guion de Alun Owen fue nominado para el Oscar, en realidad la película no tiene una historia particularmente compleja. En todo caso, la "trama" no es otra que el seguir durante un día a Los Beatles, desde el momento en que abordan un tren seguido por cientos de fanáticas histéricas hasta que se suben a un helicóptero después de haber cantado para la televisión frente a otros centenares de extasiadas beatlemaniacas. Entre canción y canción, hay persecuciones a la Sennet, gags visuales, algunas chistosas one-liners y una curiosa subtrama sobre el abuelo de Paul, John McCartney (el comediante Wilfrid Brambell), quien le causa más de un problema al Cuarteto de Liverpool. Lo notable es que esta ligerísima historia sirve de mero excipiente para que Los Beatles aparezcan frente a nosotros con sus personalidades públicas (¿y privadas?) bien formadas: Lennon como el eterno rebelde, McCartney como el romántico, Harrison como el serio y responsable, Ringo como "el colado" del grupo. ¿Qué tanto el guion de Owen y la dirección de Lester crearon y recrearon estas definiciones y qué tanto son sólo mostradas espontáneamente por la siempre móvil cámara de Gilbert Taylor? Dicho de otra manera: ¿qué tanto de falso tiene este falso documental? ¿Qué tanto de verdad hay en el sentimiento de Ringo de sentirse "el arrimado" del cuarteto, qué tanto de auténtica muestra de su personalidad es ver a Lennon hacer mofa del patriotismo británico cuando juega con un barquito en su bañera, qué tan premonitorio es ver el big close-up de McCartney reproducido media docena de veces en la misma pantalla cual muestra de su supuesta vanidad, qué tanto hay del verdadero Harrison en la ironía y seriedad que muestra las más de las veces? Lester, que en esos años tenía una buena reputación como director televisivo y que luego se convertiría en uno de los grandes cineastas de los 60's y 70's, echó mano de todos los tics estilísticos del momento y de las corrientes de vanguardia europeas (la nouvelle vague y el free-cinema inglés, básicamente) para dotar a la película de una narrativa ágil, relajienta, desparpajada, como los propios ires y venires de John, Paul, George y Ringo. Lo mejor del filme es, acaso, su "desenlace" ?por llamarlo de alguna manera. Las imágenes de esta secuencia final ?o unas muy similares- se han visto infinidad de veces en la televisión, en noticieros o documentales, pero verlas de nuevo y en pantalla grande es otro boleto: los Beatles cantando sus éxitos del momento ?y de siempre- mientras su extasiado público femenino llora, grita, brinca, casi se desmaya, entra en trance y repite los nombres de ellos cual "mantra", como si ellas supieran el verdadero y oculto significado de los nombres John, Paul, George, Ringo... Una secuencia extraordinaria, que resuena aún en la historia de la cultura popular del siglo XX y de los que sigan.


Sobre esta noticia

Autor:
Cinevertigo (1132 noticias)
Fuente:
cinevertigo.blogspot.com
Visitas:
249
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.