Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Hemorragia posparto: riesgo de muerte

10/06/2013 15:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hemorragia posparto: riesgo de muerte SyM – Ana Godeleva

La mayoría de partos culmina con la imagen de una madre feliz y ansiosa de volver a casa con su bebé en brazos. Sin embargo, algunos casos se complican cuando se produce hemorragia uterina, condición que puede poner en peligro la vida de la mujer. Si planeas un embarazo, es importante que conozcas los factores de riesgo de este trastorno y su tratamiento.

Sangrado fuera de lo normal

Si bien la pérdida de sangre durante el nacimiento y las primeras horas del posparto es normal (el parto vaginal espontáneo supone la pérdida de 500 ml de sangre en promedio, mientras que en una cesárea es de aproximadamente 930 ml), cierto porcentaje de pacientes (7-8%) excederán el nivel promedio.

En la actualidad la hemorragia posparto es la principal causa de mortalidad materna a nivel mundial, y generalmente ocurre dentro de las cuatro primeras horas después del alumbramiento, esto es, mientras la paciente se encuentra todavía en el hospital.

¿Es posible prevenir la hemorragia posparto?

Si bien la mayoría de las causas de intenso sangrado uterino después del parto quedan fuera de control para la paciente, es importante que al planear un embarazo la mujer comente a su médico sobre cualquier enfermedad crónico degenerativa que sufra (diabetes, por ejemplo), ya que estas afecciones pueden representar un riesgo obstétrico, e inclusive a las pacientes que padecen este tipo de afecciones previas a la gestación se les recomienda no embarazarse hasta no tener cualquier problema bajo control.

Asimismo, si ya se ha tenido una cesárea, es probable que la embarazada desee que su próximo bebé nazca por vía vaginal. Sin embargo, se debe estar consciente sobre la posibilidad de que la cicatriz de la cirugía previa pueda abrirse durante el parto. Aunque es poco frecuente, la ruptura uterina es muy peligrosa para madre e hijo.

Causas de hemorragia uterina

El origen de este grave e intenso sangrado después del parto o cesárea se describe, según lenguaje médico, con las "cuatro T":

  • Tono. La atonía uterina o falta de tono muscular del útero (matriz) impide que este órgano se contraiga, y provoca abundante pérdida de sangre. Un embarazo múltiple o un bebé grande, al igual que estar en trabajo de parto durante largo tiempo o haber tenido varios partos, eleva el riesgo de sufrir esta condición. Es importante señalar que esta situación es más recurrente en partos vaginales debido a que hay mayor distensión del útero, mientras que en cesáreas, en virtud de que se programan con 15 días antes de la fecha de parto, el riesgo de que se presente es menor.
  • Trauma. Es posible que la vagina o el cuello del útero se corte o desgarre durante el descenso de la cabeza del niño a través del canal de parto, lo que propicia hemorragia.
  • Tejido. Si la placenta no es completamente expulsada, es decir, quedan restos de membrana o tejido, el cuerpo responde con intenso sangrado.
  • Trombina. En algunos casos, la presencia de trastornos en la coagulación de la sangre de la paciente constituyen la causa principal.

Ahora bien, si la hemorragia se presenta después de las 24 horas posparto, comúnmente es resultado de alguna infección.

Atención obstétrica en caso de hemorragia posparto

En el hospital la atención médica inmediata para la paciente generalmente comprende alguna de las siguientes medidas:

  • Masaje en el útero.
  • Brindarle líquidos por vía intravenosa para detener el sangrado.
  • Suministrarle oxitocina, hormona que ayuda al útero a contraerse.
  • Se puede necesitar cirugía o transfusión de sangre.
  • Ante sangrado profuso que no puede controlarse, es posible realizar histerectomía, cirugía para extirpar el útero, a fin de evitar el sangrado mortal y otros problemas del cuerpo. Cabe señalar que este procedimiento implica que la paciente no podrá quedar embarazada en el futuro.
¿Cómo colaborar en el controlar la hemorragia uterina tras el parto?

Una vez brindada la atención obstétrica adecuada, el personal que atiende a la paciente suele recomendarle:

  • Dar pecho al recién nacido. La estimulación mamaria temprana es de gran ayuda. Cada vez que el bebé toma pecho se produce una descarga de la hormona oxitocina, la cual provoca que el útero se contraiga más, de modo que ayuda a sellar las arterias que quedan abiertas tras el parto.
  • Masajear el útero fuertemente durante cinco minutos por debajo del ombligo, a lo cual el útero responde contrayéndose. Además del masaje abdominal que realizan eficazmente los profesionales médicos (detectan con facilidad el nivel del útero y presionan para ayudarlo a involucionar), la madre puede brindarse un masaje ella misma tras el parto controlando la presión efectuada.
  • Micción temprana. Vaciar la vejiga en cuanto sea posible ayudará a tener mayor espacio pélvico, de modo que el útero se puede contraer mejor.

Conservar vida y salud siempre será trabajo conjunto entre médicos y pacientes. Si planeas embarazarte, acude con tu profesional de la salud, o bien, si ya estás gestando, no olvides llevar estricto control prenatal para reducir riesgos.

SyM

Última actualización: 06-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
111
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.