Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jean Bernstein escriba una noticia?

¿Quién heredará la dignidad humana?

05/06/2014 03:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Swear there ain't no heaven and I pray there ain't no hell, // But I'll never know by living, only my dying will tell.// Earth, Wind and Fire

No sé por qué amanecí con un pensamiento necio en la cabeza, y lo quiero compartir porque creo que es importante.

Siempre he dicho que cuando yo muera quiero que mis restos los donen a quienes necesiten los órganos que puedan rescatar, y lo demás sea para investigación científica, pero hace poco empecé a pensar en el asunto, y supongo que por eso apenas hoy me llegó la resaca intelectual.

Hace un año más o menos conocí la vida y muerte de una gran artista sinaloense que además de ser una mujer superdotada fue elogiada con su registro de mezzozoprano, que fue reconocida en Nueva York y en Europa siendo aclamada por todo el mundo por su imagen, tocaba la guitarra y se refería con cierta ligereza a la veintena de pretendientes que había desairado en América. Uno podría hasta pensar que fue tan asediada por los medios y tan hipnotizante su andar por este mundo casi como Marilyn Monroe... y digo casi porque hay una diferencia, Julia Pastrana, no fue una sex-symbol del siglo XIX, fue una mujer que fue humillada en vida y en muerte. ¿Qué pudo haber hecho esta mujer para que los restos de su bebé fueran arrojados y comidos por roedores, los de ella fueran después de taxidermizados -si, no embalzamados- y expuestos al público para posteriormente ser arrastrados y desmembrados?¿Qué pudo haber hecho de malo para que una persona así fuera tan sobajada incluso por el que sería su marido?. Afortunadamente ella ya descansa en paz en su país y espero que donde quiera que esté, goce de todo lo que en esta vida no tuvo. La artista mexicana Laura Anderson Barbata llegó becada a Oslo en 2005, y en 2008 logró que el Comité Nacional de Ética para la Investigación de Restos Humanos abriera un expediente sobre el caso y reconociera que durante los años que llevaba en la Colección ninguna institución había solicitado estudiar sus restos. 

Alguna vez escuché decir que Marilyn Monroe soñaba que una turba le arrancaba sus ropas en un templo donde ella era una sacerdotisa, no sé que tan cierto sea pero algo me queda en claro, no le gustaba a ella ni a ningún otro ser humano ser expuesto en total vulnerabilidad.

No es posible evitar la muerte, pero si está en los seres humanos la respuesta ética y vital ante la muerte, la cualidad moral de ésta, su bien o su mal: su sentido propiamente humanizado. La vida adquiere su sentido por el bien o el mal con que es vivida; y lo mismo para la muerte, pues ésta no es sino el último acto de la vida. Éste es el poder del ethos, del carácter o valor moral que se imprime a la vida y a la muerte; o sea, éste es el poder de la libertad humana, la cual, ciertamente, no es un don fácil ni gratuito, es necesario adquirirla por obra de la propia acción y decisión. 

Julia Pastrana,  la Indescriptible, llegó en 1857 a Londres junto al empresario Theodore Lent, que se convertiría con el tiempo en su esposo. Cantaba con registro de mezzosoprano, tocaba la guitarra y se refería con ligereza a la veintena de pretendientes que había desairado en América. De gira por Moscú, en 1860 dio a luz un niño que heredó su enfermedad y moría a las pocas horas de haber nacido; ella falleció cinco días después del parto. El empresario hizo un espectáculo de su agonía y cobró a los aristócratas rusos que rodearon su lecho.

Lent ideó entonces una macabra forma de conservar su fuente de ingresos. Los cuerpos de Pastrana y de su hijo fueran taxidermizados y después los exhibió durante más de una década en los principales circos europeos. Tras la muerte del empresario,  los cadáveres pasaron de un dueño a otro, hasta que en 1973 realizaron su última gran gira por Suecia.

Pastrana y su hijo fueron guardados en una caja por su último ‘propietario’, el noruego Bjorn Lund. En 1979, la Policía recibió el aviso de que unos niños habían encontrado un brazo momificado en un basurero; al seguir la pista, la pasma dio con Pastrana, y sin notificarlo a Lund, llevaron al Instituto de Medicina Forense lo que quedaba de ella: el rostro apergaminado, casi sin pelo, y un cuerpo desnudo, en gran parte artificial, ya que al procesarla sus extremidades fueron rellenadas para que no encogieran.

En 1996, el Ministerio de Educación estableció que el cuerpo de la indígena debía conservarse por razones de interés científico.Julia pasó así a formar parte de la Colección Schreiner del Departamento de Anatomía del Instituto de Ciencias Médicas Básicas de la Universidad de Oslo, junto con ocho mil esqueletos y restos óseos pertenecientes, la mayoría, a la época de los vikingos y la Edad Media.

La dignidad humana permite fundamentar que hay derechos de la persona que trascienden a su fallecimiento, a los cuales se les puede llamar derechos post mortem de la persona. Estos son: el cumplimiento de la voluntad del destino de las propiedades, el tratamiento decoroso de su cadáver y restos, el respeto a la honra y la personalidad jurídica. Puesto que a los derechos corresponden deberes, la procuración de los post mortem implica responsabilidades específicas para cada persona como sujeto de ellos, para los deudos, para el Estado, para las asociaciones religiosas —en los casos correspondientes— y para la sociedad en su conjunto. La fundamentación positiva de estos derechos puede efectuarse a partir de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU y varios otros instrumentos, como los de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. En el Distrito Federal hay un marco legal que ampara casi todos los aspectos inherentes a estos derechos, tanto en la Constitución General de los Estados Unidos Mexicanos y el Código Civil, en lo que respecta al ámbito federal, como en el Código Penal y en el Reglamento de Cementerios del Distrito Federal, en el ámbito local.

Olvidaba decir que Pastrana es considerada el primer caso reportado en la literatura médica de una combinación de hipertricosis generalizada congénita terminal con hiperplasia gingival. Debido a este trastorno genético, tenía el cuerpo cubierto de vello y una boca con encías hipertrofiadas que le daban aspecto simiesco.

Pero... ¿dónde empieza y termina el morbo y el homenaje a los muertos?

Ed Gein y su mamitis

Dos oficiales de la policía arrestaron a Ed Gein, mientras otros dos se dirigían inmediatamente hacia su granja con la intención de llevar a cabo un registro. Al pasar dentro, el sheriff sintió como algo le rozaba el hombro, y al volverse se topó con un cuerpo decapitado de mujer con un profundo agujero en el estómago que colgaba del techo.

El cadáver colgaba de un gancho por el tobillo y con un alambre le habían sujetado el otro pie a una polea. Habían rajado el cuerpo desde el pecho hasta la base del abdomen, y las tripas brillaban como si las hubiesen lavado y limpiado. No había duda que el causante de ese terrorífico espectáculo era una persona enferma. Era difícil de creer que un ser humano pudiera vivir allí. Por todas partes se veían montañas de basura y desperdicios, cajas de cartón, latas vacías, herramientas oxidadas, excrementos, revistas pornográficas, de terror y de anatomía humana, chicles pegados en las tazas y una dentadura sobre el mantel de la mesa...

Había varios cráneos por la cocina, algunos partidos por la mitad y empleados como cuencos.  Más tarde, en cuanto llegaron más patrullas, se descubrió en el interior de la casa todo el horror que allí escondía. Había varios cráneos esparcidos por la cocina, unos intactos y otros partidos por la mitad y empleados como cuencos. Una inspección más detenida reveló que una de las sillas de la cocina estaba hecha con piel humana, como las pantallas de las lámparas, las papeleras, las fundas de los cuchillos e incluso alguna prenda de vestir, como un chaleco o un cinturón formado con pezones humanos. Entre los más atroces descubrimientos, se encontraron unas cajas con los restos humanos pertenecientes a diferentes cuerpos sin identificar, el corazón y la cabeza amputada de Bernice Worden en una bolsa de plástico, una colección de nueve máscaras de piel humana con el pelo intacto, de las cuales, cuatro colgaban en la pared que rodeaba la cama de Gein, etc.

Había decorado el interior de su casa de madera con esas máscaras confeccionadas con tiras de piel procedentes de auténticos rostros humanos y con los cráneos colgados de las columnas de su cama. Muchos de los objetos domésticos y muebles que se descubrieron a raíz del arresto de Gein, procedían de las profanaciones de tumbas. Unas veces arrastraba cadáveres enteros hasta su casa, otras cortaba las partes más interesantes y se las llevaba como recuerdo.

El 30 de marzo de 1958 la casa de Gein fue arrestada, después de correrse el rumor de que estaba destinada a convertirse en una atracción para turistas como la Casa de los Horrores. De todas formas, su camioneta Ford sobrevivió y se vendió en una subasta pública para ser utilizada en ferias locales con un letrero que anunciaba: ¡El coche de Ed Gein! ¡Vea el coche que transportó a los muertos de las tumbas!.

Ed Gein aparentemente era un hombre inofensivo... pero su personalidad ocultaba un terrible psicópata que convirtió su granja en un matadero humano. Sus espeluznantes crímenes proporcionaron a Hitchcock las bases para su clásica película de terror Psicosis. 

Otro caso

Conocido por los experimentos humanos y vejaciones que llevaron a cabo el comandante Karl Koch y su mujer Ilse, la «Loba de Buchenwald», este lugar se estableció en julio de 1937 cerca de Weimar. Fue uno de los primeros y mayores campos creados en Alemania, donde se encerró a judíos, polacos, eslovenos, criminales, homosexuales y prisioneros de guerra, entre otros. Allí murieron alrededor de 50.000 personas, como resultado de los abusos y los trabajos forzados, entre otros crímenes. Alrededor de 10.000 fueron víctimas de las ejecuciones y otros de la crueldad de los guardas de las SS. 

Cuando los estadounidenses llegaron al mismo campo de concentración, los prisioneros les advirtieron que estaban convencidos de que Ilse había hecho matar a los que tenían tatuajes para hacer lámparas con su piel.  Años mas tarde, a un joven llamado Mark Jacobson le regalaron un lampara de unos 35 dolares, su amigo le llamó; al principio no sabía muy bien de qué se trataba, aunque ya sabía que era un objeto diferente. 

A simple vista, la lámpara es pequeña, sobria y tiene una pantalla beige y algo reseca. Pero al mirarla con más detenimiento es posible ver que no se trata de marcas de un pergamino sino de la trama de tejido humano 

Al principio, Mark Jacobson no le dio mucha importancia a la lámpara que llegó a su casa en abril de 2007. Relata que pocos meses después, cuando empezó a investigar sus orígenes, se dio cuenta de que, además de que era real, nadie se quería quedar con el objeto. A todos les incomodaba su presencia, si se puede utilizar esta palabra para referirse a esta pieza. Después de todo, la pantalla, defiende Jacobson, fue parte de un ser humano. Parece que del pecho de alguien, después de consultar con varios expertos. Es de donde se sacan las piezas más grandes. Además, se añade que para muchos la piel es lo que más cerca está del alma. Pero como la lampara tambien hubo otros objetos realizados con piel humana, algunos fuera del regimen nazi. 

En la época Nazi, se sabe que la piel de muchos judíos acabaron como tapas de libros o incluso como pantallas de lámparas. 

También existe constancia de muchos casos voluntarios, en los que el último deseo del fallecido era que se forrasen las tapas de algún libro en concreto con su piel, incluso algún escritor famoso recibió en su casa un paquete con la piel de una fan como regalo. 

Algunos ejemplos conocidos:

1827, William Corden mató a su amante, María Martín, seis años más tarde se publicó un libro con la historia de este famoso crimen con su piel. (Moyse´s Hall Museum) 

1818 y 1821, dos casos similares al anterior, la piel de James Johnson se usó para encuadernar un ejemplar de Samuel Johnson´s Dictionary. John Horwood, tras asesinar a Eliza Balsum, también corrió la misma suerte, en este caso, en el lomo del libro se puede leer “Cutis vera Johannis Horwood”. (Bristol Record Office) 

1833, la piel del famoso bandolero James Allen, sirvió para encuadernar un magnífico recopilatorio de todas sus fechorías. 

1958, el encuadernador Dard Hunter, contó que una viuda le mandó la piel de su difunto esposo para encuadernar todas sus cartas de amor. 

1831, a la muerte de Jacques Delille, afamado escritor de la época, André Leroy, un ferviente admirador, se coló en el tanatorio y le arrancó la piel para encuadernar sus ejemplares. 

1890, se cuenta que Isidoro Liseux, editor francés de libros eróticos, conseguía la piel de los pechos de las mujeres fallecidas en el hospital de Clamart(París). Incluso existe un ejemplar de Elogio de los senos de las mujeres, de Mercier de Compiégne, dónde tanto en la portada como en la contraportada, se pueden ver las protuberancias de los pezones. 

1920, el astrónomo y escritor Camille Flammarion, felicitó a una condesa en una recepción por la suavidad de su piel. La condesa, al morir de tuberculosis años después, hizo que le enviaran esa piel que él había elogiado para encuadernar uno de sus libros. 

Pero, después de todo este macabro recorrido me quedo pensando... ¿Acaso no es igual o más dolorosa la exposición de cadáveres que tan orgullosos exponen los guanajuatenses con sus momias de Guanajuato?

Las momias de Guanajuato

Ubicado al sur del Cerro Trozado, el Panteón Municipal de Santa Paula fue inaugurado el 13 de marzo de 1861 y aunque no estaba terminado, se puso en funciones a partir de esa fecha.

El Panteón de Santa Paula es un lugar de mágica y misteriosa atmósfera, que por la belleza de sus nichos, tumbas y mausoleos nos transporta en el tiempo y el espacio, echando a volar la imaginación del cauteloso e incrédulo visitante. De sus entrañas provienen los cuerpos momificados que se exhiben en el Museo de las Momias de Guanajuato.

En 9 de junio de 1865 ante el asombro de los sepultureros, fue exhumado el cuerpo momificado del médico francés, Dr. Remigio Leroy, en el nicho 214 de la primera serie del Panteón.

Este es el primero y por ende el más antiguo de la colección del Museo de las Momias de Guanajuato.

En sus inicios, las visitas a las catacumbas del Panteón de Santa Paula para observar los cuerpos momificados se realizaban de manera informal y clandestina; práctica basada en el creciente interés de los turistas quienes eran atraídos por a curiosidad.

Hoy en día el Museo de las Momias de Guanajuato cuenta con un espacio de exhibición en el cual se encuentran más de 100 momias que se han encontrado en el Panteón de Santa Paula y son un atractivo de la Ciudad de Guanajuato. La exposición cuenta con un video introductorio del significado de la muerte para los mexicanos y la forma de reconocerla.

El Museo de las Momias es considerado una visita obligada para aquellos que quieren conocer más acerca de los atractivos más importantes de la ciudad.  Las Momias han generado un gran interés a nivel mundial por conocerlas e investigar los motivos de la momificación, que a diferencia de otras en el mundo, las de Guanajuato son por un proceso natural.

111 cuerpos de mujeres, hombres y niños momificados conforman la colección del Museo de las Momias de Guanajuato. Exhumados entre 1865 y 1989.

A lo largo de su existencia, el Museo de las Momias de Guanajuato, ha tenido escasas modificaciones en sus instalaciones, pero el 21 de marzo de 2007 fue reinaugurado tras una remodelación sustancial. Es importante resaltar que la modificación y dignificación de espacios museográficos, se realizó en menos de 60 horas, significando un verdadero reto para los trabajadores de Guanajuato, que por iniciativa del Presidente Municipal, Dr. Eduardo Romero Hicks, llevaron con éxito esta empresa, para preservar y difundir el patrimonio del Municipio de Guanajuato.

Sala de Proyección: Video de introducción al Museo.

Histórico Artística: Orígenes del museo y el trabajo de algunos artistas importantes referente a las Momias de Guanajuato.

Recreación Orígenes: Se reconstruye la manera en que estaban exhibidos los cuerpos momificados desde la segunda mitad del siglo XIX.

La Voz de Los Muertos: Algunos de los integrantes más representativos de la  colección nos cuentan su historia.

Angelitos: Momias de bebés, vestidas de acuerdo a la tradición de los “Angelitos”.

Imagenología: Estudios realizados a los cuerpos momificados de un hombre y una mujer.

Muertes Trágicas: Personas que vieron segadas sus vidas en sucesos estremecedores.

Vestidos Típicos: Momias que fueron sepultadas con trajes típicos.

Madre e Hijo: La pieza más importante del museo se encuentra resguardada en esta sala: La Momia más Pequeña del Mundo.

Santa Paula: Reconstrucción de los nichos del Panteón de dónde fueron exhumadas las Momias del Museo, y exhibición de cuerpos de diferentes etapas de la colección.

Urnas: Aquí se muestra la apariencia que tenían todas las salas del Museo antes de la remodelación de este año.

Si consideramos como fundamento de los derechos humanos la dignidad intrínseca de la persona y reconocemos que éstos son los mismos para todos y cada uno de los hombres por nuestra igualdad ontológica, que son inmutables y perennes, y que deben reconocerse, garantizarse y promoverse, es posible argumentar y sustentar que hay deberes de la sociedad y del Estado a todas las personas perdurables con posterioridad a su fallecimiento. La expresión derechos de los muertos sería incorrecta si con ella quisiéramos decir que los cadáveres tienen derechos, pues sólo las personas son sujetos de ellos; pero puede ser valida si el sentido es que las personas conservan derechos después de su muerte, puesto que su dignidad no acaba con su fallecimiento. Coloquialmente, suele decírsele muerto al cadáver, lo cual es incorrecto, porque el primero es una persona que ha fallecido y el segundo es únicamente su cuerpo inanimado.

Por lo tanto, es más preciso decir derechos post mortem de la persona fallecida. Si decimos únicamente derechos post mortem puede también entenderse que se incluyen los derechos de los familiares deudos, del Estado o de la sociedad en su conjunto o de una parte de ella. Por ejemplos, uno, el dominio público de los derechos de autor; dos, el destino a la beneficencia pública de los bienes intestados de quienes no tienen familiares deudos; tres, el derecho a la salud pública de una comunidad o población, el cual fundamenta la obligación de inhumar o cremar los cadáveres, o cuatro, el decreto del traslado de los restos a la Rotonda de las Personas Ilustres o a algún monumento que forma parte del patrimonio histórico de la nación.

Si bien el Estado es una forma de sociedad políticamente constituida, en este caso se diferencia sociedad como el conjunto de habitantes de manera independiente de su condición de ciudadanos de un Estado o miembros de una nacionalidad. Entiéndase para efectos de este artículo a Estado únicamente como el conjunto de leyes, instituciones jurídicas, de procuración de justicia y de seguridad social. 2 Entiéndase cadáver como el cuerpo sin vida antes de que concluya el proceso de descomposición,  luego de lo cual se le llama restos humanos áridos. La Ley General de Salud, en su artículo 314, define cadáver como: “el cuerpo humano en el que se haya comprobado la pérdida de la vida”.

La persona tiene derechos que permanecen después de su muerte, lo cual se reconoce por la sociedad y el derecho positivo en varias leyes y en instituciones para tal fin. El ejemplo más claro es el cumplimiento de la voluntad del destino de las propiedades, es decir, heredar, para lo cual el Estado debe poner a disposición de todos la posibilidad de testamentar. Este derecho está por encima de la voluntad de los consanguíneos y su derecho a recibir herencia cuando no hay testamento, e incluso por encima del Estado, el cual no puede disponer de las propiedades de la persona fallecida de manera arbitraria. Entiéndase propiedad no en un sentido económico o jurídico, sino como aquello que le es propio a la persona, como son sus bienes materiales (incluido su cuerpo), intelectuales (sus ideas, inventos y creaciones) y morales (su honra, su personalidad, el reconocimiento a su trabajo u obra y la pertenencia a una colectividad).  Si reconocemos la voluntad manifiesta de una persona para el destino de sus propiedades con posterioridad a su fallecimiento, desde una línea de pensamiento y convicción humanista podemos ampliar el criterio para reconocer que el cadáver y la honra son elementos de la persona que permanecen después de su muerte sobre los cuales mantiene derechos perdurables: el cadáver, por ser los restos inanimados de su cuerpo, que no es simple materia, sino encarnación singular de su dignidad; y la honra, por ser el respeto que merece su dignidad perenne. Por lo tanto, podemos listar los derechos post mortem de la persona en los siguientes: 

  • El cumplimiento de la voluntad del destino de las propiedades.
  • El tratamiento decoroso del cadáver y restos. 
  •  El respeto a la honra. 
  •  El reconocimiento a la personalidad jurídica, el cual permite garantizar a los otros. 

Además de los deudos es El Estado, responsable de establecer y mantener las instituciones necesarias para garantizar la permanencia de la personalidad jurídica y facilitar el cumplimiento de la  voluntad del difunto, el tratamiento decoroso de su cadáver y restos, y el respeto a su honra; y también debe ser responsable para actuar subsidiariamente en los casos en que los difuntos no tengan deudos o éstos vivan en condiciones de pobreza tales que no puedan sufragar los costos que de ello derivan, también las asociaciones religiosas, en los casos que así correspondan, para garantizar los servicios o  ritos de acuerdo con la fe del difunto y la sociedad, en la construcción de una cultura que promueva la conciencia, viva el respeto y garantice estos derechos, así como en acciones solidarias y caritativas con los deudos cuando las circunstancias así lo requieran. 

Del derecho al tratamiento decoroso del cadáver y los restos se refiere a que previamente a su inhumación o cremación el cadáver o los restos sean tratados de  manera respetuosa, asimismo a la inhumación o cremación de manera decorosa. El cadáver y los restos no se deben exhumar sin una orden judicial en razón de un bien. Sobre  este derecho cabe decir que el decoro es el conjunto de significantes inculturados en una  sociedad por los cuales se hace merecer o inspirar respeto y estimación por algo o alguien. Por oposición, lo indecoroso es un conjunto de significantes de lo humillante o vergonzoso.

En cada sociedad estos significantes pueden variar, por lo que lo decoroso y lo indecoroso puede ser relativo, pero siempre en cada sociedad se pueden reconocer. Verbigracia, en nuestra sociedad el aplauso es una manera de manifestar agrado, acuerdo, admiración o respeto por alguien o por algo. Con esta definición podemos decir que toda persona tiene derecho a un tratamiento decoroso de su cadáver y restos, así como de su honra. Con ligereza o con razonamientos, cada uno puede,  eventualmente, decir que una vez fallecido da igual el destino de sus restos, puesto que ya no hay sufrimiento ni conciencia en un cuerpo inanimado. Esto es cierto, pero también lo es que la renuncia individual al derecho en comento en ningún caso debe atentar contra la moral pública ni la salud pública. Por tanto, una cultura de los derechos humanos implica el respeto a los cadáveres.

Así como se demanda el respeto a las expresiones artísticas o a las tradiciones como un derecho, también cabe demandar el respeto a los cadáveres, órganos osamentas y cualquier otro resto humano como una forma de que en la sociedad prevalezca el respeto por todas las personas y el cuerpo humano. 

Estos datos me permiten reflexionar sobre la cantidad de personas que  cotidianamente se enfrentan a que sus derechos post mortem y los de sus deudos sean atendidos. 

Se trata de un asunto que no es menor. Aunque se cuenta con un marco legal adecuado a los derechos humanos quedan algunos pendientes: uno puede ser en cuanto a la insuficiencia de  tumbas a perpetuidad disponibles y quizá el más importante el tratamiento indecoroso que frecuentemente se da en algunos medios de comunicación —en prensa impresa y electrónica, principalmente y en televisión— que presentan cadáveres o restos humanos como espectáculo sensacionalista, violando así el respeto al derecho a la honra. Aunque parece que la autoridad deja al criterio de la autorregulación de las empresas mediáticas la decisión de exponer imágenes ofensivas a la  dignidad humana y hay una ausencia total de los ombudsman nacional y local en esto, parece  necesario un llamado enérgico de su parte para que definitivamente las empresas de  comunicación, sin dejar de ejercer su derecho a informar, cuiden que sus imágenes y la manera  de informar sobre ellas sean totalmente respetuosas tanto de las personas a las que se refieren como noticias como de los lectores. Asimismo reflexiono en el morbo que representa la exhibición de las Momias de Guanajuato

El director operativo, Román Miranda, explicó que el pretexto de extraer nuevamente parte de la exposición de estas piezas que se exhiben en el Museo de las Momias en el estado de Guanajuato contempla dos vertientes, que son la promoción y difusión turística y comercial del estado y acercar a las personas a este evento, que por cuestiones geográficas o económicas no tienen acceso deciden llevarlas como en un circo itinerante a la ciudad de México desde 2012.Destacó que de la colección de poco más de un centenar de momias que exhiben en Guanajuato, extrajeron 24, las cuales estarán en este evento y después en gira nacional, además otras 36 que se encuentran de viaje por las principales ciudades de Estados Unidos. “Aquí tenemos siete salas, con su atractivo propio, lo sobresaliente es que se expone la reconstrucción facial de la momia de Cirilo Rico, un personaje muy especial porque en vida fue un delincuente y es de los pocos registros que se conservan de cada cuerpo”, añadió Miranda.Asimismo, detalló que “la momia más antigua que presentamos es la de una anciana que fue exhumada hace 90 años, así como personas que fueron ahogadas, ahorcadas, o bien, que tuvieron una muerte cruel”. Añadió que “la primera momia que se exhumó fue la de don Remigio Leroy, un médico francés, quien murió el 9 de junio de 1865 y cuyo cuerpo fue exhumado en 1870, ya que al haber poco espacio en los panteones existía la opción de rentar los lugares y fue lo que ocurrió con él, que al término de su tiempo se extrajo y lo encontraron en estado de momificación. Comentó que Leroy no fue traído porque forma parte de la colección permanente del recinto museístico.También expresó que esta exposición es considerada patrimonio cultural de la humanidad, “por lo que los mexicanos debemos sentirnos orgullosos, ya que el hombre no tiene nada que ver con los procesos de momificación y es un misterio comprender la causa de por qué los cuerpos quedan en ese estado, ya que existen muchas teorías: algunos aseguran que es el agua, otros el suelo, algunos más la tierra, pero sin duda es una cuestión más cultural, social y científica”.Miranda agregó que “la conservación de estas (momias) depende solamente de controlar la temperatura de 18 a 26 grados centígrados y la humedad relativamente debe mantenerse al 70 por ciento máximo para evitar su deterioro”.  Dijo también que tienen exhibidas fotografías originales de la Alhóndiga de Granaditas, en la que encontraremos imágenes en las que retrataban a los niños fallecidos con la familia, además de 7 salas que contemplan: Audiovisual, Antecedentes, Imágenes tomadas por fotógrafos de National Geographic, Catacumbas, Angelitos, Gran Salón y Sala forense, mismas que se podrán contemplar en su totalidad en 45 minutos.

La exposición, que tuvo lugar el pasado 27 de agosto, se pudo apreciar en las instalaciones del sótano Parque Tezontle ubicado al oriente de la ciudad ã Costo: $70 adultos, $60 estudiantes y personas con capacidades diferentes y $50 niños (a partir de los 9 años).

¿Eso es lo que vale la dignidad humana?.


Sobre esta noticia

Autor:
Jean Bernstein (168 noticias)
Visitas:
10853
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.