Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es Herman Hesse de los escritores alemanes más leídos en el planeta

08/08/2011 07:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con 150 millones de libros vendidos en el mundo, el escritor alemán Hermann Hesse es considerado al lado de Stephan Zweig y Thomas Mann como uno de los autores germanos más leídos en el planeta. Según un artículo publicado este día por un diario digital argentino, la mayor cualidad del autor, cuyos libros han sido traducidos a más de 60 idiomas, es ser creador de una obra de apariencia sencilla pero de contenido inagotable. Recuerda que aunque no gozó de gran reconocimiento en vida, tras su muerte algunas de sus obras, como Siddharta, “fueron símbolo de la rebelión de los jóvenes contra la guerra de Vietnam, que constituyó la primera gran derrota del imperio norteamericano en el mundo”. A Hesse, señala, se debe en buena medida el amplio repudio de la guerra, la toma en consideración de puntos de vista orientales hasta entonces menospreciados o desconocidos en Occidente y la superación del eurocentrismo en grandes capas de la intelectualidad, proceso que no ha terminado pero tampoco se ha detenido. También sostiene que la obra de Hesse fue capaz de oponer a la agitación, la tendencia al avasallamiento y la desorientación occidental, una imagen de la totalidad firme y serena, a la vez tradicional y moderna, ética y estética. Hesse nació el 2 de julio de 1877 en Calw-Wüttemberg, Alemania, y murió el 9 de agosto de 1962, a la edad de 85 años. Su familia estuvo fuertemente vinculada con la religión, su padre fue misionero báltico y su madre hija de otro misionero en India, por lo que el escritor creció en un ambiente de fanatismo espiritual. Fue educado férreamente con pasajes bíblicos, tuvo estudios en latín, griego, gramática y estilística, para introducirse como teólogo evangelista en el seminario de Tubinga y vivió su adolescencia enclaustrado en Maulbronn desde 1891. Después de algún tiempo de encierro huyó en 1892, saltando el muro del seminario y regresó a su casa, desde ese momento dejó la Biblia fuera de sus libros, sus padres lo internaron en un centro religioso de curación en Bad Boll, ante la inclinación de Hesse por ser escritor, quien al no desistir de sus intenciones, se le llevó a exorcizar con el padre Johann Christoph Blumhardt. Posteriormente tuvo un intento de suicidio, por lo que se le llevó con un psiquiatra en una clínica de Stetten im Remstal y más tarde fue internado en una institución para niños en Basilea, hasta que el joven decidió encontrar redención a los tormentos impuestos por sus padres rebelándose a todo tratamiento. Ejerció oficios como relojero, bibliotecario y librero; se instruyó en forma autodidacta con lecturas de Heinrich Heine, Johann W. Goethe y Robert J. Schiller, entre otros, hasta que dio sus primeros tintes en la poseía, luego cuentos y novelas. Su primer libro de poemas se publicó en 1898, pero resultó un fracaso comercial. Contó con la posibilidad de realizar numerosos paseos y viajes que le sirvieron a su búsqueda artística personal, aunque siempre se caracterizó por ser un joven solitario y tímido. Sus textos se inclinaron principalmente a la libertad, el nihilismo, la sensualidad poética y la ironía, adoptó una postura pacifista ante la Primera Guerra Mundial (1914-18), por lo que muchos jóvenes lo adoptaron en su época como guía espiritual, también fue bien recibido por futuras generaciones, como los hippies. En 1901 viajó a Italia y contrajo matrimonio con María Bernoulli, 3 años después y se instalaron en Gaienhofen, al borde del lago de Constanza, ese mismo años se publicó oficialmente su novela “Peter Camenzind”, y a partir de ese momento Herman Hesse pudo vivir de sus escritos. Su vida estuvo llena de ataduras, una adolescencia tortuosa, sus dificultades en la vista que le impidieron participar en la Primera Guerra Mundial, la esquizofrenia de su mujer, la enfermedad de uno de sus hijos, frustraciones amorosas y el rechazo del patriotismo alemán ante la cual fue censurado en su país de origen. Finalmente, adoptó la nacionalidad Suiza y se estableció en Montagnola, condado de Tesino, y en su arduo combate por la libertad de espíritu se derrumbó algunas veces, de cuyo cataclismo nervioso lo sacó el doctor Fritz Lang, discípulo de Carl G. Jung, y la amistad con Thomas Mann, con el que trabó una extensa correspondencia. Al terminar la Segunda Guerra Mundial en 1946, fue galardonado con el Premio Goethe y con el Nobel. Hermann Hesse murió en 1962 en Montagnola y allí está enterrado. Entre sus novelas más representativas se encuentra “Demian”, “Siddharta” y “El lobo estepario”. También escribió “Hermann Lauscher, el caminante”, “Bajo las ruedas”, “Tres momentos de una vida”, “Viaje al Oriente” y “Narciso y Goldmundo” entre otros.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
44
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.