Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Los hombres también tienen punto G

15/07/2013 16:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los hombres también tienen punto G SyM - Raúl Serrano

Desde 1960 el término punto G se incorporó al vocabulario de la sociedad moderna que se abría a la sexualidad; desde entonces se sabe que forma parte de la anatomía de la mujer y que sabiéndolo estimular puede detonar uno o varios orgasmos. En años recientes se ha hablado de que también el hombre cuenta con uno, ¿quiere descubrirlo?

El punto G femenino debe su nombre a su descubridor, el ginecólogo alemán Ernest Gräfenberg, quien en 1960 lo definió como un residuo de tejido que se forma desde el embrión, localizado en la pared frontal de la vagina, circundado por terminaciones nerviosas y sensibles.

La mejor manera de identificar el punto G es mediante la exploración directa, es decir, tocarlo y sentir su constitución granulosa, aunque se sabe que igualmente puede estimularse al tener una penetración profunda durante el acto sexual, por ejemplo, estando la mujer boca abajo mientras el varón penetra la vagina por detrás, haciendo que el pene tenga mayor contacto con la pared anterior, área donde se localiza el punto G.

Ahora bien, en años recientes se ha hablado de que el varón también cuenta con un sitio estratégico, de sensibilidad extrema, que puede ser estimulado para desencadenar orgasmos de dimensiones no experimentadas. Se le ha dado en llamar también punto G, aunque en realidad se trata de un órgano conocido por el hombre desde que empezó a explorar su anatomía: la próstata, que al igual que su homólogo femenino se sitúa cerca de la uretra (conducto que transporta la orina para su expulsión desde la vejiga), pero tiene una función biológica.

En efecto, la próstata es una glándula que cumple un papel muy importante en el organismo masculino, principalmente en la etapa reproductiva, ya que genera el líquido seminal que protege y transporta a los espermatozoides en la ruta que éstos siguen hasta el útero femenino durante el coito (penetración). Además, proporciona las condiciones de acidez, los nutrientes y temperatura adecuada para que esta acción se cumpla como lo marca la naturaleza.

Estimularlo

Como se puede pensar, se llama punto G masculino a la próstata porque incita al orgasmo si recibe adecuado masaje, tal como sucede con el femenino. Sin embargo, el hombre no puede estimularse a si mismo tan fácilmente, ya que el punto en referencia está dentro del recto, aunque puede intentarlo o solicitar la colaboración de la pareja.

Si quiere tratar, podrá sentir la forma de nuez que tiene la próstata si introduce con toda suavidad y delicadeza un dedo por el ano y lo guía a través de la pared frontal de su recto, aproximadamente 5 centímetros, y presiona hacia delante (hacia su pene) hasta notar pequeño abultamiento a esa altura.

La posición que facilita dicha labor es estando acostado boca arriba, con las rodillas contra el pecho, acción que para muchos varones será más excitante si es realizada por la pareja, quien intentará la exploración y brindará un masaje suave y pausado hasta que él llegue al orgasmo, el cual será mucho más intenso que uno normal, con una eyaculación continuada.

Es importante reiterar que emplear el tacto en la zona del ano es sumamente delicado, pues es susceptible de rasgarse y sangrar si no se emplea lubricante o si se hace con fuerza.

Ahora que, si la pareja quiere producir mayor placer, puede estimular el punto G al tiempo en que practica sexo oral al miembro masculino o en cuanto éste entre en la vagina, de forma que sea doble el gozo del varón.

Aunque son muchos los "machos" que no quieren descubrir este punto por miedo, la verdad es que quienes lo han probado no dudan en repetir la experiencia. Aun hay varones que sienten que pierden algo de su masculinidad si alguien, o ellos mismos, tocan el área anal y sienten placer, o bien rehuyen practicarlo por higiene, cuando en realidad si se tienen ciertos cuidados no hay riesgos. No obstante, le sugerimos que permita que su pareja le ayude a descubrir un nuevo punto de placer y tenga en cuenta los siguientes consejos:

  • Para evitar molestias o heridas, las uñas de la pareja deben estar bien recortadas.
  • Lubrique el dedo a introducir con lubricante a base de agua, que encontrará en cualquier farmacia.
  • Igualmente útil es usar guantes de látex o un preservativo para proteger el dedo.
  • Deje que su contraparte toque suavemente la parte externa del ano con la punta del dedo, haciendo círculos.
  • A continuación, permita que introduzca la punta del dedo más o menos 1 centímetro dentro del conducto anal, para después girarlo pausadamente describiendo círculos en su interior.
  • Infórmele a cada instante el efecto que le produce cada paso.

Qué le parece, el hombre también tiene un punto secreto que si se sabe explotar puede ser extremadamente satisfactorio; quién lo diría.

SyM

Última actualización: 04-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
45
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.