Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pensativo escriba una noticia?

La homosexualidad ante la verdad suprema de Dios

21/01/2010 16:03 9 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para poder entablar una opinión respecto a la homosexualidad, es necesario, desde mí humilde punto de vista, hacer una división; de un lado el juicio emitido por el mundo, y por el otro, el de Dios

En opinión de la homosexualidad desde el punto de vista mundano, abarca aspectos culturales y sociales, y por el lado espiritual, lo que, a Juicio de Dios es un edicto sagrado.

Recientemente encontré un libro que habla de homosexualidad y me llamó poderosamente la atención su titulo: Soy Gay y tú. No es la clase de literatura que yo leo, y honestamente no lo leería, sin embargo el titulo a propósito de referir un llamado diciendo ¿te gustaría ser gay o porque no eres gay?, trae ya implícita la mercadotecnia del mundo actual que nos señala; ser gay es la ultima moda, o ser lesbiana te hace ser una mujer liberada, en resumen, nos tratan de vender la idea de que, la homosexualidad es una orientación sexual. Esto es lo que el mundo actual y su sociedad nos quiere proponer o en el peor de los casos, instituir. Cuando leí el vampiro de la colonia Roma, de un escritor Mexicano llamado Luís Zapata, quede completamente desagradecido con la vida. Es verdad, como dice el personaje central de la novela, el homosexual no nace, se hace. La homosexualidad es una enfermedad Psicológica y muy poco probable que sea genética. Los factores para su desarrollo varían, como la violación, el estatus social en que te desenvuelves, incluso la superprotección materna, o estar a la moda, como acontece en estos tiempos. Quieres estar a la moda, entonces se un homosexual o una lesbiana, entonces tendrás un lugar en el estatus social de tú comunidad, o al menos no pasaras inadvertido. Todo esto nos enseña el mundo.

La homosexualidad se relaciona con la prostitución y se dice que actualmente es una forma de vida sexual. La homosexualidad tiene que ver con la promiscuidad, y su más cara realidad es una enfermedad mortal llamada sida, pues tiene un alto riesgo de contagio por la relación sexual con que se practica. El desarrollo del sida no es más que una simple consecuencia del empleo desordenado de la naturaleza. Los varones homosexuales fueron los más afectados al inicio de la epidemia del sida. Por ejemplo, el contagio por tener una relación sexual con un homosexual es del 75 al 85% de probabilidades. El contagio entre parejas heterosexuales aun utilizando el preservativo es de 5% de posibilidades. Pero no solo la enfermedad en su contagio con el sida es preocupante. En México 6 de cada 10 individuos gustan de la homosexualidad. Estos datos en realidad son totalmente alarmantes. En el futuro, el 50% de los hombres que tengan relaciones sexuales con los homosexuales serán seropositivos. El 30% de los homosexuales de 20 años serán seropositivos o habrán muerto de sida antes de cumplir 30 años. El titulo Soy gay y tú, tiene un trasfondo cultural y social que va mas allá del libertinaje, porque independientemente de la invitación a la ultima moda social del momento, es, ante todo, una aberración a los ojos de Dios. La Biblia nos dice; “por tanto, Dios los entrego a pasiones vergonzosas. En efecto, las mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza. Así mismo los hombres dejaron las relaciones naturales con las mujeres y se escondieron en pasiones lujuriosas los unos con los otros. Hombres con hombres cometieron actos indecentes, y en si mismos recibieron el castigo que merecía su perversión”.

La homosexualidad va contra lo natural. Lo que es contra lo natural, es contra las leyes de Dios. Dios no acepta mitades, ni quiere inseguridades; su palabra es muy clara cuando dice, es si o no, o frió o caliente, nada de tibio, y en su caso, a un hombre como hombre y a una mujer como mujer. Dios creo lo natural, de esta manera creo al hombre y a la mujer, creo al ser humano a su semejanza y los bendijo con estas palabras; “sean fructíferos y multiplíquense”. La homosexualidad no tiene cabida para la gestación, ni en hombres ni en mujeres, por tanto, el primer gran mandato, el de la creación, crea un traspié en la relación amor humano y un gran pecado en la relación con Dios. Su palabra indica que son relaciones sexuales ilícitas y lo ilícito es un grave pecado. En el antiguo testamento, Dios creó una serie de leyes para que su pueblo anduviera siempre en lo recto, repudiaba las costumbres de otros pueblos, como la de los egipcios y los instaba por medio de los profetas a seguir sus estatutos y les decía; “pondrán en práctica mis preceptos y observarán atentamente mis leyes. Yo soy el señor su Dios, observen mis estatutos y mis preceptos, pues todo el que los practique vivirá por ellos”.

La homosexualidad no solo va en contra de lo natural, provoca por demás desordenes a las leyes que Dios estableció. Una de sus leyes dice; “no te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es una abominación”. La homosexualidad ha existido desde siempre. La Biblia dice; “ustedes observen mis mandamientos y absténganse de seguir las abominables costumbres que se practicaban en la tierra antes de que ustedes llegaran. No se contaminen por causa de ellas”. La homosexualidad nunca ha sido aceptada, por el contrario, ante los ojos de Dios es repugnante, es abominable, por esta razón Dios insistía en persuadirlos de sus actos ilícitos y les decía; “no se contaminen con estas prácticas, porque así se contaminaron las naciones que por amor a ustedes estoy por arrojar, y aun la tierra misma se contaminó, por eso las castigue por su perversidad, y ella vomito a sus habitantes”. Pero el ser humano no se persuadía, insistía en sus inmoralidades, como en Sodoma y Gomorra, la cual fue aniquilada por su maldad. La palabra de Dios dice; “cualquiera que practique alguna de estas abominaciones será eliminado de su pueblo”.

Ante los ojos de Dios, la Homosexualidad es un acto de aberración

La homosexualidad tiene graves consecuencias, no solo sociales, como el desprecio, la discriminación o el contagio de enfermedades como el sida, espiritualmente arroja las peores calamidades. En la antigüedad eran severamente castigados. La Biblia dice; si alguien se acuesta con otro hombre como quien se acuesta con una mujer, comete un acto abominable y los dos serán condenados a muerte, de la cual ellos mismos serán responsables. Sin embargo el peor castigo de todos es este; la homosexualidad aleja al ser humano del reino de Dios. Su palabra es clara y certera; ¿No saben que los malvados no heredaran el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los “pervertidos sexuales”, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores, heredaran el reino de Dios.

Por medio de su palabra, Dios nos da advertencias. Su palabra dice; todo me esta permitido, pero no todo es para mi bien. Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo, pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo. La mujer no se pondrá ropa de hombre, ni el hombre se pondrá ropa de mujer, porque el Señor tú Dios detesta a cualquiera que hace tal cosa. La homosexualidad puede ser vista como una desviación, pero lo cierto es que es una perversión. La sociedad puede respetar al homosexual, incluso puede crear leyes para proteger su integridad y para unirlo en matrimonio con otra persona de su mismo sexo; el mundo puede brindarle estas y otras oportunidades, como por ejemplo, la adopción, la unidad de una familia, la felicidad. Pero su mundo es de mentiras, el demonio los involucrara para que piensen que es lo correcto, pero lo antinatural no lo es, como vimos en párrafos anteriores. La sociedad podrá aceptar dichos desordenes sexuales, pero lo importante en esta vida no es lo que marca la sociedad, sino lo que dice el creador de la vida, que es Dios; para Dios esta tendencia, orientación, desviación y en todos los casos, perversión sexual, es una aberración.

La homosexualidad desde cualquier punto que se le vea tiene solución. Ya vimos que el homosexual se hace, no nace y no es una enfermedad genética. Dios hizo al hombre hombre, y a la mujer mujer, y a ambos les dio libre albedrío y la oportunidad de ser perdonados por sus pecados. Dios envió a su hijo Jesucristo para morir en una cruz para que los pecados de todos les fueran perdonados, incluyendo la homosexualidad, porque Dios no hace acepción de personas. ¿Eres homosexual? ¿Quieres ser perdonado? ¡Arrepiéntete de tus pecados! Acércate a Dios y pídele de corazón que te perdone. Acepta a Cristo como tú señor y salvador y gozaras el beneficio de ser su hijo y además de tener dentro de ti el espíritu Santo, de esta manera podrás ser salvo y restaurar tu vida para siempre, tal y como las leyes de Dios lo ordenan. Su palabra dice; ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? La palabra de Dios nos señala que nosotros no somos dueños de nuestro propio cuerpo, sino que fuimos comprados por un precio, que fue la muerte de nuestro Señor Jesucristo, por tanto debemos honrar con nuestro cuerpo a quien dio su vida por nosotros.

Todavía tienes la oportunidad de enmendar tu vida sexual y llevarla conforme a la voluntad de Dios. Decide el cambio y se agradable a sus ojos. Esta es una oración que te acercara a Dios para que sea restaurada tú vida. Puedes leerla y háblale a Dios con el corazón en la mano; Señor, se que soy pecador y me arrepiento por haberte ofendido. Ahora entiendo porque moriste por nosotros, para que fuéramos salvos y estar libres del pecado. Te pido que entres en mi vida y la restaures y pueda ser digno de ti. Señor controla mi mente, mi vida, mi sexualidad. Todo lo dejo en tus manos porque de ahora en adelante confiare en ti. Gracias. En el nombre de Cristo Jesus, amen.

La homosexualidad no es una enfermedad congenita. El homosexual se hace, no nace


Sobre esta noticia

Autor:
Pensativo (56 noticias)
Visitas:
5986
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

anonimo (22/01/2010)

Muy buen trabajo y muy bien escrito. Tieneslos pantalones bien puestos para decir loquedices y con bases biblicas muy justificadas.
felicidades

0
+ -
Responder

Toño (23/01/2010)

existe gente como usted que piensan que tienen autoridad moral para catalogar las preferencias de las personas, me gustaría saber tambien, ya que usted habla con dios, que piensa de los curas pederastas que abusan de niños y son protegidos por representantes de dios, estas personas aparte de ser homosexuales estan en una peor aberración que ser homosexual.

2
+ -

Pensativo (25/01/2010)

Tienes usted mucha razón. Pero no tengo porqué juzgar a nadie, lo que yo escribo esta basado simplemente en la biblia y es mi apoyo para hacerlo. En cuanto a que existen sacerdotes que abusan de niños, esta comprobado que si. Yo no defiendo ninguna religión ni la ataco tampoco, sin embargo y le reitero nuevamente; escribo basado en la palabra de Dios. Que Dios le bendiga. Pensativo

0
+ -
Responder

anonimo (25/01/2010)

Yo que tu ni caso le hago al que te critique, mejor siguele en tu rola, que me cae muy bien que lo digas como es
ahi te ves

0
+ -

Pensativo (25/01/2010)

Gracias por tu comentario, pero además es edificante la buena critica porque te hace crecer tanto emocional como espiritualmente.
gracias. Pensativo

0
+ -
Responder

Américo Valadez (07/02/2010)

En verdad tengo que decirla, cueste lo que cueste, si de hablar de actos sexuales, sólo nos referiríamos a los que involucren órganos reproductores marcados en cada uno de los sexos (dos géneros por no ir más allá de la verdad); pero los acto de homosexuales y lesbianas difieren de dicho entender. ¿Acaso el ano o la boca son órganos sexuales? No, pero se malinterpretan por el gozo que producen, semejante al del acto sexual.

-1
+ -

Lizette (08/02/2010)

Creo que muchas parejas heterosexuales llevan a cabo los mismos actos sexuales, o no? a muchas parejas les gusta tener sexo anal y que les practiquen sexo oral. Y lamento mucho sacarlo de su error, pero la boca sí es un órgano sexual. Vive y deja vivir, porque hasta lo que no comes te hace daño.

0
+ -
Responder

Américo Valadez (07/02/2010)

Después de todo -como diría un conductor de la televisión americana de los años cincuentas del siglo pasado: "¡A fin de cuentas, todas las personas son telématas!"; es decir, hacemos o decimos lo que nos indican a distancia sin reparar en el origen o consecuencias.

1
+ -

Daniel (01/05/2010)

Se nota que se quedò en el siglo pasado, actualmente es siglo 21 y estamos en el 2010, ya se diò cuenta de eso?