Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Hubo un equipo especial

02/01/2012 00:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageHace muchos, pero muchos años existió un equipo de fútbol en México. Pero no era un equipo común o parecido a los que conocemos. Jamás perteneció a una liga semiprofesional o amateur. Tampoco contaba con una cancha reglamentaria, ni sus integrantes vestían con la indumentaria habitual de un futbolista. Incluso no jugaban con un balón de cuero o piel. Sin embargo jugaban y se divertían.

En sus partidos no había rivales ni adversarios, sino un contrario al que agradecían su existencia, pues tenerlo enfrente les recordaba que ambos bandos eran parte del todo, de la vida. Los 11 de carne y hueso, esos que nacieron seres humanos, saltaban desnudos a la cancha imaginaria. Cada uno en su posición sabía lo que tenía que hacer. En contraparte, el 11 del otro equipo se conformaba de animales, árboles, nubes y hasta tenían como refuerzos de lujo al sol y la luna. En ocasiones algún planeta cubría la vacante del que no podía jugar. Daba lo mismo el marcador final. Los ímpetus de ganar por ganar no existían; el motivo esencial era alegrarse, convivir sanamente y demostrarse unos a otros que un partido era el mejor pretexto para estar unidos.

Sin embargo, el equipo de los 11 humanos desnudos fue mal visto por otra especie de su propia raza. Calificándolos de ilusos y locos, burlándose de sus tradiciones místicas y ancestrales, una de ellas la forma en que jugaban al fútbol, los hombres de la sociedad llamada "moderna" se dieron a la tarea de exterminarlos. Primero inventaron una divinidad a la que entre tantas facultades le otorgaron la de juez, palabra implacable e irrefutable. Bajo mandato de la divinidad no tangible, mandato convertido en ley, los modernos aniquilaron a los "brujos" y "paganos" que osaban en ocupar un territorio de forma ilegal. Sin argumentos, pero a punta de balas y torturas, mataron a los violadores de la ley, a los infractores que vivían armónicamente en un lugar mágico al que los modernos concebían como "un infierno que debía ser purificado".

Y no sólo arrasaron con el equipo de los 11 hombres. Acabaron también con sus familias, con toda su comunidad. Extinguieron a los árboles y animales. A las nubes y a los astros les perdonaron la vida, pero a cambio los hicieron esclavos extirpándoles la memoria de lo que alguna vez fueron. Una vez desaparecido todo rastro del "infierno", ese lugar mágico, los modernos construyeron cualquier tipo de edificios, entre los cuales destacaban monumentales estadios.

(Re)inventaron el fútbol a su modo. En esa nueva creación también actuaron por obra y gracia de la orden divina. Vistieron a los jugadores, ninguno podía andar desnudo. Todos los equipos debían estar conformados por seres humanos, prohibieron las ilusiones estúpidas. Decidieron que la práctica del fútbol no tenía que ser vista como forma de convivencia ni debía ser motivo de alegría, sino un espectáculo que vería su rentabilidad en el dinero. Mientras fuera negocio, el fútbol valía.

Pasaron los años y los modernos siguieron "divirtiéndose" con su espectáculo, con su fútbol. Además consiguieron que su sociedad, a la que le impusieron su creación deportiva-mercantil, aceptara con bombo y platillo el hecho de pagar por ver partidos donde la premisa fundamental era ganar a como diera lugar. Con todo y todo, los modernos jamás vieron realizado el sueño en su totalidad, pues los partidos, para su infortunio, terminaban cero a cero. No había goles, no había gritos, no había emociones. No había vida.

Después intentaron levantar el negocio con algo llamado "televisión", sin embargo no se sabe a ciencia cierta si les dio resultado. Ya habrá un historiador que algún día revele si fue fructífero o no.

Mientras tanto, y de acuerdo a las profecías heredadas en códices, se habla de que el equipo de los 11 hombres desnudos resurgirá. Según consta en uno de esos códices, todo es cíclico y las cosas volverán a su origen. ¿Dónde? No se sabe con exactitud, pero en México no será; el tiempo aprendió de la tragedia y no premiará lo perdido que no se valoró. Lo cierto es que el fútbol de los extinguidos regresará.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
118
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.