Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

El humo de los petardos, el aceite de sésamo... la OMS lucha para desterrar los bulos sobre el coronavirus

0
- +
03/02/2020 09:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de una "informademia" sobre el nuevo coronavirus aparecido en China y ha anunciado una campaña para combatir la desinformación principalmente en redes sociales.

"El brote del 2019-nCoV y su respuesta vienen acompañados de una enorme 'informademia', una sobreabundancia de información a veces precisa y a veces no que hace difícil que la gente halle fuentes fiables y seguras cuando las necesitan", ha explicado la OMS en su informe diario sobre el coronavirus.

Por ello, los equipos de riesgo técnico y de medios de comunicación social de la OMS están trabajando "estrechamente" para seguir y responder a los "mitos y rumores". En ello están implicados tanto la sede de Ginebra como sus seis oficinas regionales.

"La Organización está trabajando 24 horas al día para identificar los rumores más difundidos que puedan perjudicar la salud de la población, como medidas de prevención falsas o curas. Estos mitos se refutan entonces con información demostrada", ha explicado la OMS.

Entre los rumores a los que ha respondido la OMS a través de Facebook está el que asegura que el humo de los fuegos artificiales y petardos mata al agente patógeno. En la respuesta, la OMS niega radicalmente esta posibilidad y advierte de que los fuegos artificiales pueden provocar quemaduras e irritación en ojos, garganta y pulmones.

En cuanto a los recelos a encargos de productos de China, la OMS ha subrayado que no hay ningún riesgo en estos paquetes. "Por los análisis realizados sabemos que los coronavirus no sobreviven mucho tiempo en objetos como cartas o paquetes", ha indicado la OMS.

Otra de las consultas plantea el uso de aceite de sésamo o químicos para evitar contagios. El aceite de sésamo no mata al virus, subraya la OMS, aunque sí lo hacen la lejía o los desinfectantes de cloro. "Sin embargo no afectan apenas al virus si te los aplicas en la piel o bajo la nariz", subraya la OMS, que advierte que estas prácticas pueden tener consecuencias.

Pero estas no son las únicas preocupaciones y rumores que se vierten en la red. También hay quien cree que el virus es inventado o que ha sido fabricado en un laboratorio.

A través de Twitter y Facebook se ha extendido una idea falsa que atribuye el brote de este virus a un complot promovido por el empresario y filántropo Bill Gates, cofundador de Microsoft, y planificado a través de un laboratorio británico.

Esta teoría ha sido alentada por integrantes de la comunidad anti-vacunas y el movimiento QAnon, fundado por simpatizantes de Donald Trump que creen que el presidente de EEUU, con la ayuda discreta de las Fuerzas Armadas, se enfrenta a "élites globalistas" que pretenden socavar las esencias del país.

Entre los mensajes que más han contribuido a difundir esta teoría destaca un hilo de Twitter publicado la semana pasada por un seguidor de QAnon, que responsabiliza de la planificación del coronavirus de Wuhan (2019-nCoV) a una institución científica británica, el Pirbright Institute, por una patente que solicitó en 2015 para desarrollar un coronavirus, concedida en 2018.

Lo cierto es que esta patente, la número 10130701, no tiene nada que ver con el brote de Wuhan: El objetivo del Pirbright Institute es usar esa "forma atenuada de coronavirus" como una vacuna para tratar o prevenir enfermedades respiratorias en animales de granja, especialmente pollos.

Las tesis conspiranoicas se han alimentado además por mensajes que relacionan la patente de Pirbright con la Bill & Melinda Gates Foundation, que financia al instituto británico, pero lo hace únicamente en un programa sobre anticuerpos para el ganado.

Otros amantes de las teorías conspirativas afirman estos días que el brote de Wuhan es en realidad una invención de los medios para sembrar el pánico. ¿Su argumento? Que los coronavirus causan catarros y millones de infectados en todo el mundo padecen solo síntomas leves.

"Que se lo digan al 2, 2 % de muertos que produce este virus...", reflexiona el doctor José Antonio Pérez Molina, de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc).

Pérez Molina explica que hay una amplia variedad de coronavirus -llamados así por las formaciones con aspecto de espinas que les rodean- y, aunque muchos de ellos producen infecciones respiratorias leves, el de Wuhan -como el SARS y el MERS- "ha saltado de una especie a otra y en el organismo humano es más virulento".

Una de las teorías alternativas más extendidas argumenta que el virus ha sido fabricado en un laboratorio. Esto, aunque posible, es difícil de lograr de forma controlada, según los expertos.

"Desarrollar un virus que produzca una infección nueva, difícilmente controlable, no es tan sencillo", avisa Pérez Molina. Sin embargo, el microbiólogo español Francisco Martínez Mojica, "padre" de la herramienta de edición genética CRISPR, apunta la posibilidad de que el coronavirus pueda ser un "virus mutante" y haya "escapado" de un laboratorio de Wuhan.

"No me extrañaría que simplemente fuera un virus mutante", ha declarado este viernes a la prensa Mojica, quien argumenta que "ya saltaron unas cuantas alarmas desde otro centro de investigación" de EEUU sobre una posible carencia de "requisitos de seguridad" en este laboratorio de investigación de Wuhan "con virus patógenos".

Finalmente, hay usuarios convencidos de que esta enfermedad ha sido fabricada por grupos farmacéuticos interesados en vender vacunas. Sin embargo, ahora mismo, gracias a que las autoridades chinas están haciendo pública toda la información sobre el brote, cualquier laboratorio del mundo puede trabajar en fabricar una vacuna para comercializarla después.

China hizo pública con rapidez la secuencia del genoma del 2019-nCoV para que cualquier laboratorio del mundo pueda desarrollar métodos diagnósticos y vacunas.

De hecho, gran número de investigadores trabajan ya en distintos puntos del planeta en el desarrollo de vacunas para el coronavirus de Wuhan. Entre ellos, los del Centro Peter Doherty, en Australia, que han logrado reproducir el virus, y los del hospital estadounidense Mount Sinai, en colaboración con el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) de España.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (53334 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
10
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.