Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Hurga autor en los prejuicios y la iniquidad de una sociedad

30/12/2010 06:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Manuel L. Alonso escribió y presentó durante este año que termina, su libro “Sepultura 13”, una suerte de inmersión en una historia que conviene no olvidar, tanto por su agilidad e interés, como porque delata vicios sobre los que pone al lector alerta para no repetirlos jamás. “Sepultura 13” es una breve novela que, sin grandes aspavientos formales o reflexivos, cumple a cabalidad los propósitos que se impone. La obra asusta y se transforma en una indagación en los prejuicios, la iniquidad y la estupidez de una sociedad que, si bien ya no existe, podría estar latente en la actual. El autor español nacido en 1948 presenta a una narradora protagonista por la cual, aun el lector más exigente y avezado, no podrá dejar de sentir amplia simpatía: Su juventud, su honestidad, su lucha por manejar su vida como mejor le convenga sin dañar a nadie nos la vuelven cercana de inmediato. Al mismo tiempo, este libro de 137 páginas editado por el sello mexicano SM, consigue transmitir al lector que lo tiene en sus manos ese miedo de enfrentarse a lo sobrenatural, al misterio aterrador de esos seres que, sin estar del todo en el mundo, son capaces de invadir los sentidos. Según la trama, a sus 23 años, “Flor” empieza a vivir sola por primera vez. Concluida la carrera de Periodismo, la muchacha consigue un modesto trabajo en un periódico y, con ello, la ansiada independencia. Si bien se ha separado de sus padres años atrás, cuando se mudó de Madrid a Salamanca. Ella realizó el viaje para estudiar la universidad, pero no es sino hasta ahora que tiene un ingreso económico y un espacio propios. Por eso es que se siente a sus anchas. Sin embargo, “Flor no tiene grandes sueños. Más bien aspira a una vida, larga y tranquila, que ella pueda ocupar en lo que le dé la gana. Por ejemplo, leer, una de sus más tenaces aficiones. Pero lo que espera a “Flor” en su nueva casa, en el número 13 de la calle Sepultura, no coincide precisamente con su búsqueda de paz: Puertas que se cierran con violencia sin intervención humana, llantos de origen desconocido y rostros escalofriantes.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
116
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.