Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Ictericia neonatal, ¿qué tan normal es?

28/07/2013 15:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ictericia neonatal, ¿qué tan normal es? SyM – Karina Galarza Vásquez

La ictericia neonatal ocasiona coloración amarillenta de la piel y ocurre casi siempre porque el hígado del recién nacido no ha madurado lo suficiente. Si bien desaparece sola después de dos semanas, en ocasiones puede ser síntoma de algún padecimiento que es preciso atender de inmediato.

Muchos padres se desconciertan y preocupan al observar que la piel, mucosa oral, conjuntiva (parte blanca de los ojos) y fluidos corporales de su hijo recién nacido adquieren particular tono amarillo. Esta condición, que afecta aproximadamente a 60% de los nacidos a término y 80% de los prematuros, puede presentarse desde el parto y hasta el primer mes de vida, y es conocida como ictericia neonatal.

Su variante más frecuente es la ictericia fisiológica, misma que inicia después del segundo día de vida y va disminuyendo entre el quinto y décimo días, para desaparecer completamente a las dos semanas del alumbramiento.

"No obstante, cuando la ictericia inicia antes de cumplirse 24 horas del parto o persiste después de los primeros 15 días de vida, se considera signo de alarma debido a que indica la existencia de alguna enfermedad, como daño en hígado, ausencia de vesícula biliar, destrucción importante de glóbulos rojos o incompatibilidad de grupo sanguíneo", refiere la Dra. Luisa Fernanda Tenorio Llano, pediatra y neonatóloga adscrita al Hospital Médica Sur, ubicado en la Ciudad de México.

Origen y desarrollo

La ictericia se presenta debido a la acumulación de pigmento biliar en la sangre, llamado bilirrubina, el cual se produce cuando los glóbulos rojos o eritrocitos envejecen y se destruyen. Normalmente, este compuesto se elimina como parte de la bilis al llegar al hígado y se excreta en las heces y orina.

Vale la pena recordar que los glóbulos rojos se regeneran cada 90 a 120 días en los adultos, pero este periodo es mucho más corto en los recién nacidos debido a que poseen eritrocitos en exceso. Cuando éstos mueren, la hemoglobina (sustancia encargada de transportar oxígeno a todo el organismo) es procesada hasta convertirse en bilirrubina excedente.

A esto debemos añadir que el recién nacido tiene varias alteraciones "normales" durante los primeros días de vida, y una de ellas es que no dispone de la enzima que le permite transformar la bilirrubina en producto de desecho, por lo que presenta ictericia fisiológica, aunque en unos días el hígado "aprende" a fabricarla.

En otras ocasiones la coloración amarilla se debe al aumento en la reabsorción de bilirrubina en el intestino hacia la sangre, ocasionada incluso por la lactancia, o por la disminución momentánea en la captación de sustancias de desecho por parte del hígado.

En todo caso, "es muy importante vigilar que el índice de dicho elemento no se eleve demasiado, ya que si la concentración es muy alta podría fijarse a las neuronas y afectar al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), produciendo cierta enfermedad denominada kernicterus, principal complicación de la ictericia neonatal", advierte la Dra. Tenorio Llano.

De acuerdo con la especialista, cuando la ictericia se presenta antes de que se cumplan 24 horas del nacimiento, dura más de 2 semanas o los niveles de bilirrubina en sangre son muy elevados, debe analizarse la posibilidad de que el problema se deba a procesos como:

  • Problemas de incompatibilidad con el factor Rh (tipo de proteína en los glóbulos rojos), lo que comienza en el primer día del nacimiento y se considera grave, ya que la tasa de destrucción de glóbulos rojos es muy elevada y la concentración de pigmento en sangre alcanza niveles peligrosos. Esta suele ser la causa número uno de ictericia neonatal no fisiológica.
  • Enfermedades en el hígado, por ejemplo, hepatitis (inflamación de dicho órgano).
  • Producción de bilirrubina mayor a la que puede metabolizarse y eliminarse.
  • Reabsorción de una parte de dicha sustancia en el intestino antes de que el bebé la deseche con las evacuaciones.
¿Mi bebé tiene ictericia?

Por lo general, la ictericia se percibe desde los primeros días de nacido debido a que los síntomas son evidentes, aunque puede aparecer a cualquier edad, como cuando es producida por hepatitis. En este sentido, los padres son quienes inicialmente suelen detectarla.

"Cuando ello ocurre, es necesario que los progenitores lleven al bebé al pediatra, quien deberá revisar periódicamente al pequeño; de esta manera, cualquier alteración será detectada en forma temprana. En caso de ictericia, la mamá se dará cuenta cuando la piel o parte blanca del ojo adquiera tono amarillento, lo que se acompañará de otros trastornos, como pérdida de apetito, irritabilidad, somnolencia, fiebre y vómitos que no ceden", acota la Dra. Tenorio Llano.

Para descubrir cualquier cambio en el color de la piel del bebé, se recomienda observarlo bajo la luz natural o en habitación iluminada con lámparas fluorescentes. Ante cualquier duda, presione suavemente la punta de la nariz, frente o pecho del infante; si la epidermis luce del tono habitual no hay ningún problema.

"Una vez que la ictericia se ha detectado físicamente, es necesario conocer los niveles de bilirrubina porque estos dan pauta para determinar la causa y control del padecimiento. El examen se realiza con muestra de sangre", agrega la pediatra.

¿Cómo se trata?

Si su bebé nació sano, no ha adquirido alguna enfermedad y presenta ictericia, no se alarme, pues desaparecerá por sí sola; pero cuando es muy evidente y progresa, el pediatra proporcionará tratamiento específico. "Este último dependerá de los índices de bilirrubina y la causa de la alteración, ya que puede ir desde fototerapia (exposición a la luz solar, pues transforma a la bilirrubina en lumirrubina, producto que se puede eliminar fácilmente) hasta soluciones más complejas, como cambiar la sangre del bebé (técnica llamada ex sanguíneo transfusión); por otra parte, si hay hepatitis viral, el tinte amarillo disminuirá conforme se resuelva la infección", explica la Dra. Tenorio Llano.

Cuando los niveles de bilirrubina están levemente aumentados, no se requiere atención especial y puede ser suficiente con la exposición diaria al Sol tras la ventana (de 15 a 20 minutos). Respecto a la alimentación, no existe contraindicación para seguir dando pecho al pequeño, incluso, se pueden incrementar las tomas al día, aunque debe evitarse utilizar suplementos con glucosa o agua.

"Dependiendo de la causa y tipo de terapia, se observará disminución en la cantidad de bilirrubina; por ejemplo, en el caso de hepatitis viral puede resolverse en 15 ó 30 días", puntualiza la Dra. Tenorio Llano.

Considere que la ictericia es la causa más común de reinternación en las salas de cuidados del recién nacido durante las primeras dos semanas de vida, pero también que entre más pronto se detecte la causa que le da origen, mejor será su manejo y resolución. Por tanto, ante las primeras señales lleve a su bebé de inmediato al pediatra para que lo evalúe y, de ser necesario, le proporcione el recurso terapéutico adecuado.

SyM

Última actualización: 07-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
80
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.