Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

La idea de divinidad está en los comienzos mismos del hombre

13/07/2009 11:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todo lo que han anhelado las ontologías del último siglo, afirmó el ensayista Enrique González, incluyendo muy significativamente al existencialismo, ha sido volver a hallar un Dios universal, sin faldones ni atributos ridículos. "La creencia en el ser como divinidad ha ocupado a la humanidad en los últimos siglos. Existen alternativas al ontologismo, al causalismo y a todas las corrientes derivadas de Platón, es decir, la concepción primitiva de la existencia", añadió. González escribe el ensayo "El ser como divinidad", con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y la participación de Miembros del Sistema Nacional de Creadores de Arte. El investigador, quien afirmó que el reciente trabajo es producto de una investigación bibliográfica de más de cinco años, está convencido que incluso ontologistas confesos, como Husserl, han terminado por volver al ser humano para encontrar un comienzo y por lo tanto una idea de divinidad. Recordó la novela corta de Italo Calvino, "El caballero inexistente", en la cual, y tal como ocurre con el ser, al quitarse el yelmo, la máscara, no quedaba nada, y sin embargo durante toda la novela el guerrero se esforzaba en realizar las hazañas más heroicas. "Del mismo modo el ser ha sido alterado durante la historia de la humanidad, aunque al despreciarlo perdemos un material valioso para entendernos mucho mejor, además de auto relegarnos a un limbo sin palabras ni bases semánticas para explicar lo que ahora es distinto en nuestra historia", adujo. Dijo que para la humanidad el ser ha sido una aspiración, algo que se debe alcanzar o percibir, un punto en que sujeto y objeto se funden en una unidad indivisible. "El ser es la destilación de todos los ideales, y lo que hace Nietzsche, por ejemplo, no es más que sustituir el ideal cristiano por un ideal pagano en cuyo centro está el yo. Lo divertido del yo de Nietzsche es que no es más fuerte que el yo cristiano, sino mucho más débil. La debilidad del yo se ha vuelto más evidente cada día a lo largo de los últimos dos siglos". Paradójicamente, en el ensayo menciona que el "yo débil" ha sido la base de casi todas las filosofías, exceptuando al empirismo, que sin embargo tiene sus propios problemas y que en ocasiones incluso no ha podido sustraerse a los cantos de sirena del ontologismo. "El ser, o la esencia absoluta, es una antigua creencia de la humanidad, es a mi entender la matriz de toda creencia; muchos son metafísicos sin saberlo, otros no solo saben que lo son, sino que la metafísica es la forma más extrema del conservadurismo y de la reacción a todo cambio, a toda reforma, a toda evolución humana", explicó. En este sentido, el ensayista está convencido de que la necesidad del ser para "pensar, hacer y decirlo todo" es un apriorismo semejante al que postula a Dios como causa primera y eficiente del todo. "La paradoja es que si no creo en el ser, tampoco nada va a pasar. Exactamente igual que si no creo en Dios", señaló. Comentó que en el libro incluirá un apartado sobre otras corrientes de pensamiento anexas al tema, como la fenomenología, que en su opinión no es una ciencia. "Lo ha pretendido, pero es una aspiración que no se cumplió nunca. Ningún autor, filósofo o científico serio se declara hoy en día fenomenólogo". En el mismo capítulo, precisó, se ocupará de otros campos como la antropología y la teología para explicar al ser, así como las ideas de Husserl que dieron paso a la llamada "Reducción Eidética". "Por supuesto que la teología tiene como objeto al ser, aunque no lo llame así. La antropología tendrá como objeto al ser si parte de la consideración del hombre como esencia. Lo curioso es que si uno cree en el ser, forzosamente creemos también en apriorismos" Con respecto a Husserl, dijo que uno de los desencadenantes de su método fue una reacción contra el psicologismo, que afirma que todo proceso de conocimiento es un asunto mental, regido por leyes y cuya coherencia nada tiene que ver con la coherencia del mundo exterior. "Husserl, entonces, se propuso acotar nociones inicialmente tachadas como meramente mentales y de las que se pudiera predicar con certeza una existencia independiente y verificable. Por lo tanto sirven como base de conocimiento. Ese es el origen de la Reducción Eidética a la que dedicaré a futuro otro ensayo", concluyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
132
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.