Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Imparte Louise Poissant conferencia magistral sobre arquitectura

12/08/2010 05:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La cada vez más frecuente vinculación entre arquitectura e instalación ha propiciado el surgimiento de espacios de experimentación que abren cauce a nuevas formas de sensibilidad y sensorialidad, aseguró Louise Poissant. La doctora en filosofía por la Universidad de Quebec en Montreal, ofreció la conferencia magistral “Arquitectura e instalación”, impartida en el marco del Encuentro Internacional de Arte y Nuevas Ciencias, organizado por el Conaculta, a través del Centro Nacional de las Artes (Cenart). La especialista, quien actualmente es profesora en la Facultad de Artes Visuales y Mediáticas en la propia Universidad de Quebec, indicó que los vínculos y cruces entre arquitectura e instalación se han multiplicado y adoptado formas diversas. Explicó que en ocasiones, los artistas construyen recintos o bien instalaciones en las que extraen del campo de la construcción diversas funciones, que van de la tradicional de servir de refugio, a sitios de permanente tránsito y circulación. Otras veces, la arquitectura incorpora dispositivos artísticos y tecnológicos que sustituyen elementos constructivos, con muros virtuales, lugares de intercambio y de ajuste entre interior y exterior. A decir de Louise Poissant, la arquitectura multiplica los intercambios con el entorno físico y humano, y se convierte en colaboradora del diseño y de la evolución de lo que se construye. Pero, a la vez, la arquitectura toma forma y se transforma a través de eventos puntuales que modifican sus funciones, convirtiéndola en escenario de experiencias y de interacciones. Para la actual directora del Centro Interuniversitario de Artes Mediáticas (CIAM), los edificios se han convertido en elementos dinámicos, en los que más que una masa estática, inerte e inalterable, a la cual uno se tiene que ajustar, adopta cambios continuos e interactúa con los usuarios, y ofrece un ambiente propicio al cambio, a la experimentación de otras formas de ser y de relacionarse con las personas. “Son edificios convertidos en escena permanente, en los que se realizan performances, eventos o simplemente se convierten en interface de cambio con el ocupante, personas que circulan o el ambiente físico”, expresó. “Los mismos son concebidos para cumplir una función arquitectónica clásica, de abrigar y proteger de los elementos naturales, así como servir de habitación o lugar de trabajo, estos espacios adoptan una dimensión de instalación que se transforman a partir de diversos recursos tecnológicos, con el propósito de satisfacer una forma de expresión estética”, resaltó. La investigadora, cuyas principales líneas de trabajo se enfocan en la relación de la biotecnología y las artes, así como en las nuevas tecnologías utilizadas en las artes escénicas, habló del artista mexicano radicado en Montreal, Rafael Lozano Hemmer, sobre cuyo trabajo, señaló, consiste en transformar y animar las fachadas de los edificios. Indicó que la forma de construir ese tipo de instalación delimita el espacio, las dimensiones y las proporciones de la proyección y el detalle de la arquitectura desaparece detrás de lo que se ve en esas proyecciones. Mientras que las fachadas se transforman en pantallas y a través de estas intervenciones o performances, también adopta el carácter de una especie de acto urbano dinámico. Observó que este tipo de intervención juega un papel cada vez más importante en ciudades donde crece la deshumanización, propiciada por lo gigantesco de los edificios. “Estas instalaciones tratan de recuperar esa arquitectura para la sensibilidad humana, pues en otro sentido terminan siendo edificios enormes sin significado”, estimó. En ese sentido, Poissant manifestó que la relación arquitectura-instalación cada vez más deja el lugar a factores no controlados, que dependen del medio ambiente físico y su interacción con materiales inteligentes. Elementos estos concebidos para adaptarse a las variaciones climáticas y al tiempo, de tal suerte que las fachadas y las divisiones se transforman o desplazan según las necesidades del ambiente físico o humano, abundó. Apuntó que muchos proyectos comportan así una zona de indeterminación abierta a lo eventual y, en ocasiones, transforman la función de la fachada o del edificio completo. Añadió por último que, en consecuencia, en ciertos casos la arquitectura se convierte en un evento, a la vez que en escena o espectáculo que interactúa con el medio ambiente físico, con los ocupantes y los paseantes.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
97
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.