Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es importante el legado poético de Francisco de Rioja

07/08/2010 05:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Conocido como el "poeta de las flores", el escritor y poeta español Francisco de Rioja, fallecido el 8 de agosto de 1659, quien con gran pasión y lucidez dedicó sus versos a la naturaleza, dejó un importante legado dentro de la Escuela de Oro de la literatura española. De Rioja nació en Sevilla, España, en 1583; de extracción humilde, hizo estudios en humanidades y teología, ambos con criterios clásicos que a la postre reflejaría en su poesía. Según los datos biográficos disponibles, desde temprana edad convivió con poetas como Francisco Pacheco y Rodrigo Caro, quienes ejercieron influencia en sus trabajos posteriores, sobre todo en cuanto a su actitud contemplativa del mundo. Combinó la carrera eclesiástica con la cortesana bajo la protección del conde-duque de Olivares, quien lo nombró bibliotecario del Rey Felipe IV; consejero del Tribunal de la Santa Inquisición, cronista de la corte en Castilla y canónigo de la Catedral de su ciudad natal. Fue un hombre muy respetado en su época. Su amistad con el conde-duque llegó a tal extremo que acompañó a Olivares en su destierro y, a la muerte de éste, volvió a Sevilla para vivir en el anónimato. Perteneciente a la llamada escuela sevillana, fue un poeta original, lúcido y muy apasionado. Su pensamiento está expresado en su obra poética de una manera cuidada y refinada, que derivaron en una perfecta armonía entre la versificación y el tema a tratar. Compartió la forma de su escritura con Francisco de Medina y Fernando Herrera, Francisco Pacheco y Diego Velázquez, entre los poetas más destacados de la llamada Escuela de Oro de la literatura española. Dentro de este grupo fue considerado como un poeta de tono menor, aunque de exquisita elegancia verbal, portador de todos los motivos de la tristeza y del desengaño propios del barroco. Su lírica, con gran sentimiento de la naturaleza, se detiene emocionada ante la valía o lo representativo de lo pequeño; asombrada ante su misma fugacidad, consigue excelentes efectos de expresión con varios adjetivos. Fue autor de por lo menos 30 sonetos de amor y algunos sobre temas de carácter filosófico; principalmente sobre la brevedad de la vida y la inestabilidad de la fortuna. Escribió obras en prosa, algunas de ellas destinadas a la defensa de su amigo el conde-duque de Olivares. Su afición a la arqueología y su amor por la naturaleza lo llevaron a escribir un gran número de poemas a los árboles y plantas, al río Guadalquivir y a algunas ruinas. De Rioja veía en las flores un emblema de la fugacidad de las cosas humanas y, en particular, del amor, que caduca apenas ha nacido. En su obra destacan textos como "Al verano", "A la rosa", "Al clavel", "A la rosa amarilla" y "Al jazmín", entre muchos otros. Murió el 8 de agosto de 1659 en Madrid.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
103
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.