Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Impregnó Rider Haggard su obra de fantasía y ambientes exóticos

13/05/2011 04:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Creador de novelas de aventuras y “mundos perdidos”, dentro del género fantástico, el escritor británico Henry Rider Haggard, quien murió el 14 de mayo de 1925, impregnó de imaginación, ficción y sucesos sobrenaturales cada una de sus obras. La ambientación exótica, con sus correspondientes descripciones de culturas misteriosas y fabulosas, además de la presencia de lo sobrenatural y un ágil ritmo narrativo, son tan sólo algunas de las características de la vasta obra de Haggard. En su novela “Las Minas del Rey Salomón” (1885) Haggard exploró el género de fantasía, narrando una historia de aventuras sobre la exploración de una región de África, realizada por un grupo de aventureros liderados por Allan Quatermain, quienes buscan al hermano de uno de estos exploradores. La importancia de esta obra radica, según la crítica literaria, en que fue la primera novela de ficción de aventuras situada en África, por lo que es considerada como el génesis del género literario sobre mundos perdidos. Autor de más 60 publicaciones, Haggard nació el 22 de junio de 1856, en la mansión rural “Wood Farm”, en Bradenham Hall, en Inglaterra. Fue el octavo de los 10 hijos del matrimonio formado por William Meybohm Rider Haggard, terrateniente con especial habilidad para los negocios, y Ella Doveton, amante de la literatura y ocasional poeta. A temprana edad aprendió a leer de la mano de su hermana mayor, y desde los 10 años que tuvo como tutor en Londres al reverendo H. J. Graham que lo inició en estudio de los clásicos. Ingresó en el “Ipswich Grammar School” (Instituto de segunda enseñanza), donde destacó por su habilidad para escribir versos latinos. En 1875 se incorporó al equipo de funcionarios de Sir Henry Bulwer, recién nombrado gobernador de Natal, colonia británica en la actual Sudáfrica. En el ejercicio de su profesión viajó por la zona tratando con diversas tribus, especialmente zulúes lo que le permitió conocer por sí mismo los futuros escenarios de sus novelas. La ceremonia de la danza guerrera del mamut que contempló en honor de Bulwer le inspiró para escribir el artículo “Una danza guerrera zulú” publicado en el Gentleman's Magazine en julio de 1877. En esta su primera estancia en África se comprometió con Mary Elizabeth "Lilly" Jackson, pero dicho compromiso no se pudo cumplir, ya que no obtuvo el permiso paterno. A su regreso a Inglaterra en 1879 se comprometió con Louise Margitson, una amiga de su hermana, con quien viajó a África un año después. Los intereses de Haggard giraban en torno a los negocios pero la inestabilidad de la zona por la primera guerra, le obligó a regresar a Inglaterra en agosto de 1881, donde estudió derecho. Comenzó a ejercer la abogacía compaginándola con la publicación de artículos inspirados en sus estancias en África. Se doctoró en Jurisprudencia en Londres, fue alto funcionario del gobierno, y se desempeñó a lo largo de su vida en diversos cargos gubernativos. En 1882 se editó su primer libro “Cetywayo and His White Neighbours”, reflejo de sus observaciones de los pueblos africanos autóctonos. Dos años después publicó un libro de cuentos “Dawn”, al que siguieron “The Witch's Head” (1885) y “Las minas del rey Salomón” (1885), esta última lo consagró definitivamente como un grande literato. Para 1887 son publicadas “Allan Quatermain”, “Jess” y “Ella”, que reunió una cifra total de 83 millones de ejemplares vendidos, lo que la convertiría en uno de los libros más populares de todos los tiempos. Un año después, con una trayectoria solida y gran poder adquisitivo, Haggard escribió “Cleopatra” después de un viaje a Egipto. Asimismo incursionó en el campo de la narrativa de denuncia publicando obras que reflejaron los problemas de la agricultura contemporánea en los títulos “A Farmer's Year” (1899) y en su obra de dos volúmenes “Rural England” (1902) fruto de dos años de investigaciones. Otras de las publicaciones de Haggard relacionadas con las obras históricas, políticas y documentales. Entre sus más de sesenta novelas, algunas publicadas por entregas, destacan Nada the Lily (1892), La hija de Moctezuma (1893), El pueblo de la bruma (1894) y, posteriormente, Queen Sheba's Ring (1910), Cuando el mundo se estremeció (1919) y Belshazzar (1930). Enviado por el gobierno inglés, viajó a Estados Unidos para informar sobre los establecimientos agrícolas e industriales instalados allí por el Ejército de Salvación. Posteriormente formó parte de la Real comisión para la repoblación forestal y la erosión costera, lo que le permitió viajar por Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Canadá hasta principios de la Primera Guerra Mundial. En 1912 fue elegido Knight Bachelor y siete años más tarde Knight Commander of the Order of the British Empire. Padre de a tres hijas, Angela, Dorothy y Lilias, esta última publico en 1951 la biografía de su padre, “The Cloak That I Left”, y un hijo llamado Jock, cuya muerte a los 10 años le provocó su única crisis creativa. Haggard creía en la misión cultural civilizadora del Imperio Británico, y creó a sus héroes y heroínas según un modelo coherente “belleza” y “fuerza física” junto a nobleza y valor, cualidades que les asemejan al prototipo de ideal épico de virilidad y femineidad.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
167
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.