Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Impulsa Festival Matlalcueyetl arte teatral de jóvenes indígenas

04/11/2010 11:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El arte teatral como un espejo vivo que refleja la complejidad humana, cúmulo de experiencias contrastantes y culturas diversas, fue uno de los protagonistas del Tercer Encuentro Internacional de Juventud Indígena “Matlalcueyetl 2010”. El encuentro cultural, que se realiza en el municipio de San Francisco Tetlanohcan, Tlaxacala, ofreció en esta ocasión, montajes escénicos originales que reflejan los problemas que se viven de acuerdo al contexto que los origina. Uno de los montajes fue "Matlalcueyetl", presentado por la Compañía Intercultural de Artes Escénicas (CIARTES), integrada por jóvenes de comunidades indígenas y rurales de Veracruz (Tehuipango, Zongolica, Espinal, El Conejo, Coyopolan), Puebla (Huehuetla y Cuetzalan) y Tlaxcala (Tetlanohcan). La obra de teatro aborda el conflicto del migrante indígena que por presiones económicas debe abandonar el cultivo del maíz para ir en busca del sueño americano; un hecho dramático actual enmarcado en la cosmovisión nahua. El personaje central de este conflicto es el héroe tlaxcalteca Tlahuicole, que en el tiempo actual es, además de campesino, albañil, quien pierde a su hija justo en el momento en que tiene que irse a Estados Unidos. La historia oficial dice que Tlahuicole fue un guerrero tlaxcalteca nacido en 1497, que se distinguió por su valor y gran fuerza durante las guerras floridas o Xochiyaoyotl. Otra puesta en escena presente en el festival fue "Palagustin Dieguillo, un masehual cuetzalteco", presentada por más de 30 jóvenes indígenas de Cuetzalan, Puebla. La obra teatral se centra en la vida de Francisco Agustín Dieguillo, en Cuetzalan, Puebla; hace una reconstrucción escénica del nacimiento y vida del héroe libertario, así como de su participación en la defensa de la autonomía de los pueblos indígenas. A lo largo de 40 minutos, la pieza hablada en náhuatl y español, aborda también la discriminación y los abusos que padecieron los indígenas de la zona por parte de los coyomej (mestizos). Con música en vivo -interpretada también por jóvenes-, se ponen de manifiesto los esfuerzos del héroe para cambiar la situación de su pueblo. La historia es conducida por un grupo de estudiantes de la época actual que investigan la vida del personaje. En un juego de flashback escénico, otros actores interpretan la época en que vivió Palagustin. En la obra se recupera la lengua originaria y las tradiciones, se muestran abiertamente las inquietudes de los bachilleres cuetzaltecos: machismo, alcoholismo, desigualdad, injusticia; se toca el tema de los matrimonios y embarazos no deseados. LA obra "El brujo de la montaña", creada por un grupo de actores adolescentes de la comunidad El Conejo, Veracruz, bajo la dirección de Betania Benítez y Eloisa Diez, también fue presentada en el Festival “Matlalcueyetl 2010”. Se trata de una obra que plantea el conflicto que viven los chicos, a la hora de decidir qué camino seguir en la vida, en medio de un contexto de mitos y leyendas propios de la zona de donde son nativos los actores. Tradicionalmente en sus comunidades, la vida ofrece tres caminos: casarse, trabajar en el campo o migrar a la ciudad -en otros casos emigrar a los Estados Unidos-; pero estos jóvenes no quieren seguir esos caminos. La obra no ofrece una respuesta, da la posibilidad de plantear al público las preguntas que ellos se hacen a sí mismos, y abre una oportunidad de diálogo, de retroalimentación, en la que queda de manifiesto que no hay una sola respuesta. En entrevista Eloisa Diez habló del proceso creativo y expresó que "se empezó a trabajar con la comunidad en el año 2005, después de que se concluyó la radionovela en la comunidad Coyopolan, la cual tuvo tan buenos resultados que se decidió ampliar el proyecto y trabajar con dos comunidades más: El Conejo y Molino de San Roque”. Dijo que se abrió un taller de teatro para niños, se formó un grupo y surgió “El brujo de la montaña”, de la cual se dieron pocas funciones porque hubo pocas oportunidades de mover a los niños. Y como pasó mucho tiempo y los niños habían cambiado, habían crecido, se decidió modificar la obra, explicó. Destacó que los jóvenes manejan muy bien la energía en escena, logran un vínculo inmediato con el público. "Son textos orgánicos -explicoó Eloisa-, es por ello que la historia es tan fluida.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
200
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.