Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Impulsó Enrique Fernández Granados la renovación estética del lenguaje

03/06/2011 03:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dueño de una breve pero sólida obra poética, el escritor, periodista y académico mexicano Enrique Fernández Granados, quien nació el 4 de junio de 1867, fue ante todo un gran humanista que marcó el rumbo de los bardos de su época gracias a su sutil incursión en la corriente modernista. De acuerdo con la crítica, su obra se caracteriza por una ambigua rebeldía creativa y una profunda renovación estética del lenguaje y la métrica. Aunque su inspiración fue más academista, por lo que su obra se conserva inconfundible entre los demás de su generación, al llevar en su voz un acento de auténtica poesía, con poemas de óptima calidad. Así, la forma académica de su poesía parece haber aprovechado la lección del Modernismo, en cuanto se despliega con limpidez y sobriedad, características no tan comunes en sus contemporáneos clasicistas. Su creación estuvo orientada por un erotismo característico del género que cultivó, de puro sentido y sin ninguna preocupación ideológica. Su acento propio de auténtica poesía se halla contenido en tres pequeños volúmenes titulados “Mirtos”, “Margaritas” y “Mirtos y Margaritas”. En sus mejores poemas fluye con gracia exquisita, con fina elegancia y esquivando el dramatismo teatral de los románticos o el sentimentalismo superficial de los pseudoclasicistas. De acuerdo con datos sobre su vida, fue también catedrático de literatura en las escuelas Nacional de Música, Nacional de Maestros, Nacional Preparatoria y de Altos Estudios. Entre sus discípulos en la Escuela Nacional Preparatoria se encuentra Jaime Torres Bodet (1902–1974), quien llegó a ser uno de los más grandes escritores mexicanos. Ingresó en la Academia Mexicana de la Lengua en 1910, como miembro numerario, y llegó a ser secretario de la misma. Ejerció también el periodismo, desde temprana edad, en el Liceo Mexicano y colaboró en “El Mundo Ilustrado”, “Revista Azul”, “Revista Moderna” y “Revista de Revistas”, entre otras. En sus escritos periodísticos usó el seudónimo de Fernán Grana, que, según dato del poeta y ensayista Andrés Henestrosa, Fernández Granados tomó de Fernánflor, seudónimo de Isidoro Fernández Florez (1804-1902), autor de Cuentos rápidos. Otro de los datos relevantes del trabajo de Granados es que fue un fiel traductor, que con gran éxito y esmero logró traducir textos de poetas franceses. A decir de la crítica, al ser poeta y excelente artista, logró trasladar no sólo la idea, sino lo que es más difícil, el sentimiento del escrito original. Fernández Granados, quien falleció el 18 de febrero de 1920, dejó como legado formas precisas sobre su visión poética, consiguiendo bellas realizaciones, sin tropiezos ni flojedades, y lugares comunes.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
333
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.