Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Impulsó Katsushika Hokusai la búsqueda del placer a través del arte

09/05/2011 03:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fiel promotor de la filosofía hedonista, el japonés Katsushika Hokusai, quien falleció el 10 de mayo de 1849, destacó como uno de los principales artistas de la escuela de pinturas del mundo flotante, la cual se desarrolló en Japón entre los siglos XVII y XX. Precursor de la doctrina filosófica hedonista, basada en la búsqueda del placer y la supresión del dolor como objetivo o razón de ser de la vida, Hokusai fue autor de una obra inmensa y variada, entre las que destacan "Hokusai Manga", que muestra la vida diaria de su población, con una gran exactitud y sentido del humor. Asimismo realizó grabados de paisajes entre los que destacan "Treinta y seis vistas del monte Fuji", "Cien vistas del monte Fuji", los cuales reflejan una fijación personal con el Monte Fuji, que se encuentra entre las prefecturas de Shizuoka y Yamanashi en el Japón central y justo al oeste de Tokio. Las obras "Fuji en días claros" y “La gran ola de Kanagawa" (1826) aseguraron su fama. A decir de los críticos, ésta última pieza recogió los recuerdos de infancia del autor respecto a lo que fue el tsunami de Okinawa, con olas gigantescas, donde murieron alrededor de 12 mil personas. Katsushika Hokusai nació el 12 de octubre de 1760, bajo el nombre de Tokitaro, en el distrito de Honjo, al este de Edo; aunque no se sabe quienes fueron sus padres, se sabe que a temprana edad fue adoptado por los Nakajima, familia de honda tradición artística. Mas tarde, cuando contaba con 18 años de edad se convirtió en pupilo de un destacado maestro del ukiyo-e, género artístico que floreció durante el período Kamakura y que tendría en Hokusai a su más depurado estilista. Tras la muerte de su mentor, se estableció de forma independiente e inició una brillante carrera artística en la que utilizó toda clase de técnicas, desde el grabado hasta la ilustración de libros. Fue en 1806 cuando Hokusai centró su atención básicamente en la representación de paisajes y escenas históricas, aunque tras la muerte de su hijo mayor se introdujo en el más comercial soporte de los libros de ilustraciones, entre los que destacan sus "Treinta y seis vistas del Monte Fuji" (1826-1833). El tema recurrente de su obra temprana es el erotismo, destacando sus granados de voluptuosas imágenes femeninas, sin embargo, puso énfasis también en la representación de paisajes y escenas históricas, en las que la figura humana desempeña un papel secundario. A su estilo también introdujo la técnica de la perspectiva y el colorido occidental, publicando una serie de retratos femeninos titulados "Canciones de Itako". A partir del siglo XIX Hokusai comenzó la ilustración del yomihon, un tipo de novelas históricas de alto nivel intelectual. Su figura y trabajo cada vez tenían un reconocimiento mayor, este artista pictórico tendió a prestar mayor atención a los temas clásicos tradicionales, especialmente la representación de samuráis, guerreros o temas chinos. También participó en la ilustración del libro “Lecciones rápidas al dibujo simplificado". Esta iniciativa sirvió para atraer más alumnos al taller que impartía en ese entonces. Junto a la fama de sus detalladas impresiones e ilustraciones, Hokusai cosechó gran éxito en las exposiciones públicas de su pintura; hizo, por ejemplo, una enorme pintura de unos 200 metros cuadrados con figuras mitológicas para un multitudinario festival. En el verano de 1828 cuando contaba con 68 años, falleció su segunda esposa, afligido y con una parálisis intermitente en el brazo izquierdo, Hokusai continuó su labor artística trabajando hasta el último día de su existencia. Pese a sus deseos por seguir viviendo una década más, el día 18 del cuarto mes del calendario japonés de 1849, el viejo “loco por la pintura”, como él mismo se definía, murió a los 89 años, sin haber satisfecho la búsqueda de la última verdad sobre la pintura.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
173
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.