Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bionero.org escriba una noticia?

Incineración: la otra reforma energética

23/10/2013 19:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mientras que la reforma energética avanza muy a pesar de las criticas, objeciones y resistencias, no sólo por parte de los expertos en el tema energético que ven un serio problema en esta reforma, principalmente por el peligro de una privatización de PEMEX y lo que esto puede implicar en términos económicos para el país, todo parece indicar que al menos en lo que referente a exploración y explotación en aguas profundas y fracking la reforma se llevara a cabo con muy pocos problemas y/o resistencia.

Lo que queda claro es que esta reforma se mantiene en la tendencia de las ultimas décadas de usar PEMEX como caballo de Troya para la privatización de otros energéticos que a la larga son mucho más redituables para la iniciativa privada que la propia paraestatal.

El ejemplo más claro de esto son los parques eólicos y las hidroeléctricas donde corporaciones principalmente extranjeras han estado invirtiendo al menos en la ultima década, controlando de esta forma entre un 30 y un 40% de la energía no basada en combustibles fósiles y en un 70% en la producción de Gas Natural, siendo la gasificación el más común.

Esta inversión es posible gracias a los cambios hechos a la Ley de Energía en la administración de Vicente Fox, donde no se involucró a PEMEX en dichas modificaciones, lo cual permitió una cierta flexibilidad por parte de los partidos de oposición tanto en la Cámara de Diputados como en el Congreso.

Por si esto no fuera suficiente, estas modificaciones, sumadas algunos cambios en las regulaciones a la Norma sobre Combustibles Derivados de Residuos (CDR's) y en la de gestión de residuos solidos urbanos (RSU) -léase basura que producimos en las ciudades- tenemos un problema mucho más serio para el país: la construcción de incineradoras para la producción de energia, mediante la incineración de los RSU.

Estos nuevos proyectos que no son parte de la reforma energética por el simple motivo que no existe una razon legal para que sean parte de ella, se presentan de forma descentralizada, negociando directamente con los ayuntamientos, responsables directos de la gestión de residuos, presentándose además como una opción de manejo amigable con el medio ambiente, sustentable, la mejor opción para desaparecer la basura y los rellenos sanitarios que tantos impactos negativos generan. Incluso usan de ejemplo a Europa y su larga tradición de incineradoras, sin mencionar el creciente rechazo contra ellas en muchos de los países europeos.

Son al menos nueve municipios los que negocian o están en planes de cambiar su modelo de gestión para los RSU, pasando de Rellenos Sanitarios a Centros de Reciclaje y Energia (CIREs) es decir incineradoras.

Entre los mas importantes por el capital privado que se manejaría y la cantidad de RSU a incinerar están Empalme en el Estado de Sonora que pretende construir una incineradora con capital Alemán para incinerar 300 toneladas de RSU al día con la posibilidad de aumentar hasta 1, 000 con los residuos producidos en Guaymas y San Carlos, Nuevo Guaymas; Saltillo Coahuila con un proyecto a licitar para producir gas de relleno directamente (es decir no desaparece el Relleno Sanitario tal cual sino se convierte en una montaña de producción de gas a extraer) el principal problema con esto es que la construcción de un nuevo relleno sanitario está condicionada a poder extraer el gas, generando así un circulo vicioso; Arandas Jalisco, proyecto que con capital Alemán para la producción de energia mediante la pirolisis, la empresa que impulsa este proyecto tiene serias acusaciones de un manejo inadecuado de sus plantas en la India y Japón. Por último en la Cd. de México el gobierno se plantea en su plan de manejo de residuos 2013-2018 retomar el proyecto suspendido por Ebrad, gracias en parte a la presión que ejercieron grupos ambientalistas. Mancera se plantea la posibilidad de poner tres Centros de Reciclaje y Energía, que si lo sumamos a la extracción de gas de relleno del cerrado Bordo Poniente serán mas de 12, 000 toneladas de RSU diarios a incinerar.

Incluso el GDF ha declarado que este es un proyecto de Basura Cero, misma lógica ilógica de la industria cementera que ya funciona como incineradora de residuos peligrosos e industriales, aunque en el caso de CEMEX desde hace un par de años incinera los RSU de la Cd de México cobrando casi un millón de pesos al mes al GDF por este servicio, con un fuerte impacto en la salud ambiental y humana de las comunidades donde están las plantas cementeras.

Estos cuatro proyectos son los que se presentan en los medios de comunicación como soluciones reales al "problema de la basura" sin mencionar todos los impactos socio-ambientales que estos generarían. Impactos que están ampliamente documentados por Centros de Investigación, ONGs y Universidades a nivel mundial.

A nivel global son muchas las personas que esta diciendo NO a la Incineración, sin embargo en México aprovechando un vacío legal se plantea esta posibilidad en muchos municipios para la producción de energia, incluso como lo mencionamos lineas arriba, fuera de la reforma energética y fuera de muchas leyes y normas del marco legal federal.

La incineración de residuos, no solo los RSU, sino los industriales, peligrosos, tóxicos, biológico-infecciosos, es una solución de final de tubería, es decir no va a la raíz del problema, se queda solo en la disposición final, sin cuestionar el modelo de producción y consumo. Lo mismo se puede decir de los Rellenos Sanitarios. No cuestionan el modelo, al contrario lo promueven y fomentan.

El hecho de que dentro de las nuevas reformas se comienza a plantear los CIREs como una estrategia para la gestión de residuos y producción de energia, que incluso el Banco Interamericano de Desarrollo presentó en su diagnostico para México sobre la gestión de residuos a la incineración como una oportunidad de inversión, es un foco rojo que se suma a todos los demás, pero mucho más peligrosa ya que se presenta como una reforma silenciosa, sin debate, sin discusión y con un gran impacto en temas de justicia social y ambiental, además que nos obliga a llevar una resistencia mucho más local y comunitaria, una ventaja que en algunos casos (este es uno de ellos) se convierte en una desventaja por la poca información que se tiene sobre los daños de la incineración, de los mismos proyectos y la capacidad organizativa de las comunidades involucradas.

Estamos ante una disyuntiva importante en el país: comenzar una gestión sustentable de nuestros RSU basada en principios de Basura Cero y con un cambio de modelo de producción y consumo, o seguimos por el mismo camino que no ha dejado sino injusticias socio-ambientales.

La gestión local y municipal de los RSU tal como se presenta en México debe ser una oportunidad de ir construyendo comunidades, ciudades saludables. Este es el primer paso y el más importante. No podemos lograrlo incinerando y/o enterrando nuestros residuos. Esconderlos debajo de la alfombra y esperar que no nos dañen en el corto, mediano y largo plazo es no reconocer ese cambio tan cacareado pero pocas veces puesto en macha.


Sobre esta noticia

Autor:
Bionero.org (381 noticias)
Fuente:
bionero.org
Visitas:
105
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.