Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mmasportcenter.net escriba una noticia?

Inepticidio

30/11/2009 16:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Inepticidio.[i]

El tremendo juez de la tremenda corte va a resolver un tremeeeendo caso…

El escudo para desviar críticas y protegerse ante el público es un cliché: ‘ No se la dejes a los jueces’ . Desde que se implementó el límite de tiempo en las Artes Marciales Mixtas (AMM), con el fin de evadir las peleas eternas y los constantes empates, se buscó implementar un sistema de puntuación para decidir con justicia el vencedor en un combate; así ingresaron los jueces al valetodo reglamentado. El sistema seleccionado: Ten-point must (10 puntos obligados). Una copia del boxeo en aras de lograr mayor aceptación en las comisiones.

Desde tiempos bíblicos se acuño el término decisiones salomónicas refriéndose al afán de no beneficiar o perjudicar con un juicio, sin embargo vemos en los deportes de combate jueces con mucho temor a dar su opinión, faltos de responsabilidad o la deseada pasión por las AMM. Tienen miedo de entregar la tarjeta rara o ser recriminados. Otros solo participan por sostener sus licencias en boxeo o por los beneficios que devengan en cada función.

El sistema para calificar pleitos es cuestionable y será comentado en una columna futura, pero la aplicación que le dan los togados es más que perfectible; sus criterios personales son inconstantes, en veces favorecen una manera de castigo y en otras le niegan virtudes. En ocasiones favorecen un estilo de pelea y en otros lo condenan. La irregularidad en el juicio establece duda en sus méritos y a los ojos del público, que boquiabierto no cesa de frustrarse.

El buen juez por su casa empieza. Capacitarse es obligatorio, ver peleas hasta que sangren los ojos es necesidad, comprender las disciplinas individuales que se mezclan en el deporte ayuda mucho. Los jueces deben hacer su tarea y prepararse al máximo. Las malas decisiones van en detrimento del deporte. Claro, no es sólo labor de ellos, las comisiones deben proveer las capacitaciones, cursos con ejemplos o muestras en video y realizar exámenes constantes, todo para demostrar la voluntad de mejorar y callar las voces de corrupción que tanto afectan a las adolecentes AMM.

Es necesario poner en práctica y regular algunas sugerencias para hacer más eficaz el trabajo de los sentenciadores. La ayuda de la tecnológica es de las propuestas más comunes. Emplear un monitor de apoyo con el video directo, desde un mejor ángulo, para distinguir lo que sucede cuando la vista no es suficiente es una opción viable; sobre todo en los eventos de alto presupuesto donde el uso de cámaras, monitores y pantallas es ordinario.

Se podría argumentar en contra, que la señal puede ser manipulada y no se puede negar la posibilidad; sin embargo los fraudes puede existir en cualquier aspecto del juego, es cuestión de establecer mecanismos que transparenten y eviten al máximo las sospechas. Los humanos somos corruptibles y desconfiados por naturaleza, pero lo que afecta en esta etapa a las AMM no es el hecho de realizar trampas ocasionales en peleas, sino que los aficionados casuales y las masas tengan la percepción de que nuestro deporte es corrupto y arreglar peleas es práctica común.

Los jueces, más que algunos peleadores al ser derrotados, son los reyes de las excusas. Rara es la ocasión en que dan la cara ante los medios especializados y cuando sucede su discurso es generalmente insatisfactorio. Se amparan en la renombrada subjetividad, las diferencias de criterio: todos determinan con su punto de vista lo que es atacar de manera efectiva y agregan problemáticas por su ubicación cerca de la jaula (generalmente miras menos desde ahí que en la televisión o desde algunas gradas bien ubicadas). Algunos caen en lo ridículo y hablan de las distracciones al rededor de la jaula/ring, la influencia del público con sus reacciones, la presión de llenar la tarjeta rápido.

Las comisiones locales (en EUA) tienen escazas reuniones posteriores a los eventos, para analizar el funcionamiento de los jueces y réferis, generalmente son a puerta cerrada, poco constantes y rara vez nos enteramos de sus contenidos. Esas juntas no cubren adecuadamente las necesidades del deporte. Los aficionados deberían estar enterados de las resoluciones tomadas. Admitir errores y mostrar sus esfuerzos para evitar su repetición es parte de transparentar el trabajo de los jueces. En ese aspecto también se debería generar una base de datos pública con las puntuaciones de cada enjuiciador, algo similar a lo que BOXREC.com realiza con el pugilismo.

En descargo de los togados hay que resaltar lo complicado de juzgar una actividad multidisciplinaria donde los parámetros tienden a la subjetividad; es decir, los criterios para decidir no son tan sencillos y claros como en el boxeo, la lucha o el BJJ, ahí los movimientos tienen valores asignados. Ser juez no resulta sencillo, pero eso no justifica la percibida poca voluntad para acertar en los fallos. Acordemos que entre más peleas se den (y transmitan por TV), más decisiones controversiales vamos a ver. Cuando hay muchos ojos atentos (aunque algunos poco informados) las malas decisiones se magnifican.

Con mejores regulaciones hablaríamos mucho menos de los jueces y los estragos que generan. Aún así, crucificarlos soluciona poco. Se necesita evaluar sus capacidades y darles herramientas para mejorar. Reitero, no todas las decisiones injustas son responsabilidad de los jueces, el sistema de competencia también debe ser analizado para enmendar los errores de hace 10 años, cuando apenas sí veíamos una porción de lo que son las AMM. Es mucho más fácil ser un aficionado, o un columnista criticón, que un juez; aunque la abundancia reciente de controversias lo ha puesto en duda.

Los sentenciadores más capaces, los mejores, deben juzgar los pleitos entre los peleadores de mayor categoría. Nadie es perfecto y hasta el tipo más confiable puede tener un mal día, pero llevando un registro de fallos se puede ver quién tiene más decisiones acertadas y enviarle a las peleas trascendentes. Hacer el cruce del boxeo u otros deportes no es un pecado, simplemente se debe dar de manera paulatina y no en combates campeoniles. La burocracia no permite renovar fácilmente la rotación de jueces, pero mediante filtros podríamos tener menos nervios en la lectura de las tarjetas.

¡Venga la sentencia!

¿Por qué elegir ser juez? Aún con el afán de mejorar el deporte, se ingresa sabiendo que un juez bueno y constante puede recibir guillotina de los fans, tornados en verdugos, tras un error en pleito de su estrella favorita. Una vez se dijo que sin decisiones controvertidas no habría revanchas. Los jueces son un mal necesario dentro de las AMM. Sus tormentosos errores son por ineptitud y falta de capacidad.

Que tengan una fenomenal semana y ¡disfruten de las peleas!

[i] Columna en honor a mí juez favorito, Aníbal de Mar, el encargado de la Tremenda Corte.

(Http://www.latremendacorte.info/personajes/personajes_de_la_tremenda_corte.html)


    Sobre esta noticia

    Autor:
    Mmasportcenter.net (989 noticias)
    Fuente:
    mmasportcenter.net
    Visitas:
    215
    Tipo:
    Reportaje
    Licencia:
    Copyright autor
    ¿Problemas con esta noticia?
    ×
    Denunciar esta noticia por

    Denunciar

    Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.