Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Acotaciones escriba una noticia?

Ingeniería y su modernidad

17/06/2013 09:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Ensayo y trabajo escrito por Theczat Desde fines del siglo XX e inicios del siglo XXI la tecnología ha avanzado a pasos agigantados, dando la mano a todas las ciencias estudiadas por el hombre, una de ellas la ingeniería civil.

Desde que nuestros antepasados hicieron grandes obras civiles como las pirámides de Egipto, las pirámides de los aztecas, las construcciones de Grecia, Roma y hasta Machupicchu, el hombre siempre ha sido ambicioso y nunca ha sido conformista, siempre ha querido más y es por esto que se desarrollo cada vez más, se perfeccionó e inventó cosas cada vez más sorprendentes.

Al ser la ingeniería civil una de las ramas antiguas de la ingeniería, es una de las que está en progreso continuo, esto le ha permitido desarrollar técnicas más complejas, en cada rubro de la ingeniería civil, perfeccionando el concreto, las estructuras, los cálculos antisísmicos, la resistencia de materiales ante fuertes fuerzas, la construcción superconstrucciones, ahora nada es impedimento para la construcción de alguna obra, ni el terreno, ni el tipo de suelo, ni las condiciones climáticas, ni la naturaleza, todo esto se puede vencer con ingenio y estudio profundo.

La informática también es un factor que está haciendo que la ingeniería civil avance más rápido, dejando atrás los trazos y dibujos a mano, facilitando el cálculo estructural, realizando simulaciones de sismos u otros, y muchos más beneficios de este.

Actualmente como una de las industrias más importantes, la ingeniería civil está a la vanguardia de todo y sigue avanzando más.

La maravilla de Dubái

Dubái tiene el único hotel siete estrellas del planeta. Está construyendo el edificio más alto del globo. Y planea crear un archipiélago llamado The World, que recreará a escala los cinco continentes, y cuyos terrenos ya están siendo adquiridos por famosos y millonarios. Mezcla de islam, ultra modernidad y opulencia, la Llamada Ciudad del Oro sorprende por donde se le mire. Esta no es una ciudad de otro mundo, pero a veces parece que lo fuera.

imageLos Emiratos Árabes existen hace sólo tres décadas, pero hoy es una de las potencias económicas del mundo. En tiempo récord, el país pasó de ser de un pequeño reino de nómadas a una próspera potencia petrolera. Aspira convertirse en uno de los centros turísticos y financieros más importantes del mundo, y ya tiene una cara que deslumbra: Dubái, la joya del golfo Arábigo, y una de las ciudades más sorprendentes del Medio Oriente.

En rigor habría que llamarla emirato igual que a sus seis compañeros federados que conforman los Emiratos Árabes Unidos: Abu Dhabi (el más grande, Dubái es el segundo), Ajman, Fujairah, Ras Al Khaimah, Sharjah y Umm Al Quwain. Si bien todos comparten el hecho de ser una especie de oasis en el desierto de Rub al Kahli –uno de los más áridos del mundo–, la diferencia está en que cada uno tiene su propio gobernante y sus propias leyes.

imageEl proyecto Dubái no era más que un pequeño asentamiento humano a orillas del golfo Arábigo, sustentado por la pesca y el comercio de piedras preciosas. Siempre fue un pueblo dominado, primero por los turcos, luego por los mongoles, los portugueses y, finalmente, los ingleses. Ellos estuvieron en la zona hasta 1971, cuando la mayoría de los reinos (excepto Qatar y Bahrein) acordaron unirse y formar los Emiratos Árabes Unidos.

El artífice de ese hecho fue el sheikh Zayed bin Sultán Al Nahyan, que gobernó Dubái hasta su muerte, en noviembre de 2004. Bajo su mandato, este emirato se convirtió en una urbe ultramoderna, con una economía poderosa, que no sólo se basa en el petróleo, sino también en el comercio y el turismo. El comienzo de toda visita a la ciudad es el Dubái Creek, un canal que entra desde el mar y que la divide en dos.

imagePor el Norte está Deira, la parte comercial y tradicional, y por el Sur Bur Dubái, donde se mezcla la ciudad histórica con los barrios modernos.

Esta ciudad no es fácil de recorrer a pie, pero en la costanera podrá pasear a bordo de un abra o taxi acuático, y así evitarse los tacos de los puentes y túneles. Funcionan hasta medianoche y un recorrido de diez minutos cuesta treinta centavos de dólar. Ahora, si quiere algo más completo para navegar el canal, Creekside Leisure hace recorridos de una hora en los dhows, barcos tradicionales pesqueros adecuados al turismo (US$ 10).

imageEs recomendable adentrarse en Deira, el centro del comercio y de los zocos, los mercados tradicionales. Por veinte dirhams (US$ 6) se puede fumar shisha, la famosa pipa de agua árabe con agradables esencias de tabaco. Por aquí también es posible probar algo de la comida local, como el falafel (bolitas fritas hechas de puré de garbanzos y semillas de sésamo), labbouleh (maíz partido y remojado mezclado con tomates, cebolla, menta y perejil), o koussa mahshi (calabacines rellenos). No encontrará cerdo. Está prohibido por el islam. El café tradicional O gahwa se sirve sin azúcar, y es símbolo de bienvenida y hospitalidad.

Dubái también es conocida como la Ciudad del Oro, así que, si quiere mirar vidrieras o si su billetera aguanta vaya al Gold Souk (Nr. Hyatt Regency Intl, Deira). Es un laberinto de tiendas donde venden joyas de este metal y también piedras preciosas. O vaya al zoco cubierto y a la Deira Tower, sitios ideales para alfombras y especias.

imageJumeirah es el barrio de fastuosas residencias, hoteles de lujo y movida nocturna. Tiene excelentes playas y una de las mezquitas más bellas de Medio Oriente. Además es la única que se puede visitar en Dubai. En Jumeirah hay unos 400 hoteles, y el 75 por ciento, cinco estrellas. El más famoso de ellos es el Burj Al Arab, cuya peculiar silueta destaca a kilómetros de distancia. ¿Recuerda el partido de tenis entre Roger Federer y André Aggasi jugado hace unos meses en un helipuerto? Bueno, era el Burj Al Ara ( www.burj-al-arab.com ). Está en una isla artificial, es el hotel más alto del mundo y el único que puede decirse de siete estrellas por la variedad de servicios que posee.

Si por esas casualidades de la vida no dispone de tres mil dólares diarios para alojarse allí, sepa que al menos podrá verlo desde la playa. Parecerá entonces que no está en el Medio Oriente, entre dunas y camellos. De ninguna manera. Usted está en Dubái.


Sobre esta noticia

Autor:
Acotaciones (178 noticias)
Fuente:
victormarinmartinez.blogspot.mx
Visitas:
4770
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.