Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Inicia el ciclo Viernes de ópera con los máximos exponentes mexicanos.

15/05/2009 07:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La ópera tendrá dos meses especiales de residencia en el Palacio Bellas Artes, pues los mejores exponentes de este género en México, harán posible que este movimiento musical haga vibrar dicho recinto. Esta experiencia será posible a través del ciclo Viernes de Opera en Bellas Artes, programado por la Coordinación Nacional de Música y Opera, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA- Conaculta) durante todos los viernes de mayo y parte de junio, en la Sala Manuel M. Ponce, a costos muy populares: 20 pesos. Una iniciativa que si bien busca no perder la tradición de los recitales que tenían lugar en el teatro principal (cerrado temporalmente por remodelación), también promueve la captación de nuevos públicos para la ópera y ofrece una ventana para todos aquellos solistas de Bellas Artes que buscan espacios para compartir su talento y repertorios. Este viernes 15, la primera jornada operística será protagonizada por el tenor Roberto Bañuelas, la soprano Hortensia Cervantes y el pianista Józef Olechowski. Las piezas que él ofrecerá son de autores como Beethoven, Mozart, Schubert, Wagner, Brahms, Verdi, Ginastera, Ravel y Caldara. Mientras que la intervención de ella está conformada por tres apartados: la primera incluye obras de Brahms, Ragmaninoff y Strauss; la segunda presenta varias arias de óperas famosas como Turandot, de Puccini; y la tercera está integrada por canciones latinoamericanas, como una pieza de Alberto Ginastera y Roberto Bañuelas. Para Cervantes, es fundamental elegir las piezas que va a interpretar, a partir de dos criterios: la importancia del escenario que va a pisar y de la belleza de las composiciones. La soprano considera que una ventaja de cantar en la Sala Manuel M. Ponce y no en el teatro principal del máximo recinto cultural de México, es que se exalta la voz de un sólo solista, ya que en los montajes más grandes participan entre tres o cuatro intérpretes, por lo que tienen la oportunidad de cantar una aria cada uno. Esto no significa que Cervantes prefiera trabajar de manera solitaria, simplemente que protagonizar un recital les permita a los solistas explotar al máximo sus potenciales vocales y escénicos, pues sólo ellos y los músicos deben sostener el montaje. Bañuelas se refiere a este ciclo con agrado. De hecho, apela a que se mantenga de manera permanente o se extienda a otros recintos: "Me parece una buena iniciativa, por lo que debiera haber una continuidad para este tipo de conciertos en los que participamos todos los solistas del INBA", agregó. "No se trata solamente de destacar nuestra actividad, que eso ya va implícito, sino dar un servicio a la sociedad, a la cultura, porque se ha abandonado la comunicación entre los artistas y la comunidad, desde el proletariado hasta la burguesía", señaló. Bañuelos también hace un llamado a las delegaciones del Distrito Federal para que programen cada semana conciertos de ópera como lo que integrarán el ciclo Viernes de Opera. Habla en nombre de sus colegas: "Los solistas estamos dispuestos a ir a estos recitales si es necesario. Creo que es algo viable porque cada demarcación seguro tiene una sala de cultura". El intérprete está convencido de que la respuesta sería favorable porque, afortunadamente, la ópera es un arte que se ha popularizado: "Por los medios de comunicación se volvió más accesible. Es un arte de acceso popular. Todo ese exceso de promoción que tuvieron los llamados Tres Tenores contribuyó en gran parte a este panorama, pues no sólo reunían a cientos de espectadores, sino a millones de televidentes que los veían a través de la pantalla chica", adujo. La ópera ya no es inaccesible, asegura Bañuelas, porque ahora se explica cada vez más el argumento, la música, para que el público disfrute más el género. Comparte un recuerdo que da fe de eso: "Cuando yo debuté, por ahí de los años sesenta, el maestro Luis Herrera de la Fuente ofreció la Novena Sinfonía en la Arena México. Se cobró a peso la entrada y estaba completamente llena, como si fuera una pelea de campeonato mundial. Lo extraordinario es que fue gente que por primera vez veía una orquesta y se sentían emocionados de ser parte de esa experiencia". Después de la presentación de Cervantes y Bañuelas, seguirán también destacados intérpretes del bell canto, como la soprano Luz Angélica Uribe, la mezzosoprano Eva María Santana y el barítono Arturo Barrera.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
502
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.