Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Inspiró Flaubert “Las razones del corazón” de Arturo Ripstein

11/12/2011 06:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El clásico de la literatura "Madame Bovary", del escritor francés Gustave Flaubert, ha servido de inspiración al realizador mexicano Arturo Ripstein, quien junto con la guionista Paz Alicia Garciadiego filmaron "Las razones del corazón" (México, 2011). La decimotercera película que producen como mancuerna creativa tras 25 años juntos inauguró la 53 Muestra Internacional de Cine y recién participó en la selección oficial del Festival de San Sebastián. Sobre la adaptación, Ripstein ha compartido a la prensa que se les ocurrió hacer “Madame Bovary” por emblemática y porque "es el personaje de adulterio por antonomasia, en la que uno piensa cuando se refiere en una mujer en los infiernos del oprobio sexual, así que le pedí a Paz que no la leyera de nuevo, que trabajara sobre lo que se acordaba". Considerado uno de los mejores novelistas occidentales, Gustave Flaubert nació el 12 de diciembre de 1821, en Ruán, Normandía; es conocido principalmente por su primera novela publicada “Madame Bovary”, escrita en 1857, y por su escrupulosa devoción a su arte y estilo, cuyo mejor ejemplo fue su interminable búsqueda de le mot juste ("la palabra exacta"). Hijo de un médico, de joven fue a París a realizar estudios de Derecho, pero debió dejarlos por su precaria salud, por lo que se dedicó de lleno a la literatura. En 1846 murieron su padre y su hermana, dos meses después de que enfermaran, por lo que Flaubert se hizo cargo de su sobrina a la vez que comenzó una tormentosa relación con la poetisa Louise Colet (1810-1876), que duró 10 años y de la que resultó una importantísima correspondencia. En París asistió a la Revolución de 1848, que observó con una mirada muy crítica (como en La educación sentimental); durante el Segundo Imperio Francés frecuentó los salones parisinos más influyentes y entre otros se relacionó con la escritora George Sand (1804 -1876). Entre el 24 de mayo 1848 y el 12 de septiembre de 1849, escribió la primera versión de "La tentación de San Antonio", en esa época su mayor amigo fue Máxime du Camp (1822-1894), con el que recorrió la región de Bretaña en 1846 y realizó un largo viaje (1849-1851) en el que recorrió Italia, Grecia, Egipto, visitó Jerusalén, Constantinopla. Este viaje causó una gran impresión en la imaginación de Flaubert, que desde entonces, y salvo ocasionales visitas a París, no volvió a abandonar Croisset. De regreso de su viaje a Oriente, en 1851 empezó a escribir "Madame Bovary"; anteriormente había escrito la novela “La tentación de San Antonio”, pero no quedó contento con el resultado. Necesitó 56 meses para escribir "Madame Bovary", que fue publicada por primera vez en formato de folletín en la “Revue de Paris”, en 1857; tras su publicación autoridades iniciaron acciones legales contra la editorial y el autor, acusados de atentar contra la moralidad, pero fueron declarados inocentes. Si bien "Madame Bovary" es su obra más conocida, Flaubert también escribió la novela histórica "Salambó" (1862), la novela "La educación sentimental" (1869), "La tentación de San Antonio" (1874) y tres narraciones cortas publicadas con el título de "Tres cuentos" (1877). Además es autor de dos trabajos editados póstumamente, la novela inacabada "Bouvard y Pécuchet" (1881) y "Diccionario de lugares comunes" (1911), y sus cartas "Correspondencia" (4 volúmenes, 1887-1893). Sobre el carácter de Flaubert se dice que ofrecía varias peculiaridades; era tímido e incluso extremadamente sensible y arrogante, pasaba del silencio a una vergonzosa y ruidosa verborrea; oscilaba entre una desesperación poco menos que nihilista y una vitalidad. Tenía una gran tendencia a la soledad y el retraimiento social y las mismas incoherencias marcaban su físico; tenía una fisonomía robusta pero padeció una molesta epilepsia desde la infancia; también era un neurótico obsesionado con la escritura, pretexto de sus depresiones y de sus entusiasmos, cuando comentaba algunas de las páginas más felices de los clásicos. Su odio antiburgués comenzó en la infancia y se convirtió en una especie de monomanía, especialmente visible en su última obra, “Bouvard y Pécuchet”. Despreciaba la vulgaridad, la mediocridad, el adocenamiento, el materialismo del burgués y además sus hábitos, su desprecio a la belleza con tanta intensidad que llegó a ser comparado con un monje asceta, lo llevaron a morir solo el 8 de mayo de 1880, en Croisset, una casa de campo en las cercanías de Ruán.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
48
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.