Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Hubo intensa actividad arqueológica y antropológica durante 2011

25/12/2011 03:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La localización de un nuevo túnel en un templo de Teotihuacan y de una plataforma circular en el Templo Mayor; el inicio de la digitalización del acervo prehispánico del Museo Nacional de Antropología y una exposición sobre la Cultura Olmeca, son algunas de las actividades más destacadas que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realizó durante 2011. Excavaciones, visitas virtuales a zonas arqueológicas, el rescate y restauración de monumentos históricos y la renovación de su red de museos, resaltan entre otros los logros de la institución que dirige Alfonso de Maria y Campos. Lo mismo que la recuperación de 49 piezas precolombinas que forman parte de la llamada Colección Patterson, sustraídas ilegalmente del territorio nacional y que el gobierno de Alemania entregó a México. En el año que concluye, el organismo responsable de más de 110 mil monumentos históricos construidos entre los siglos XVI y XIX, así como de 29 mil zonas arqueológicas registradas en todo el país, tuvo una intensa actividad. La institución que conserva y difunde el patrimonio arqueológico, antropológico, histórico y paleontológico de la nación, llevó a cabo en 2011 una serie de actividades que tuvieron alto impacto social. Es el caso del hallazgo de huesos de dinosaurios de 72 millones de años en el municipio de General Cepeda, en el desierto de Coahuila, ocurrido el pasado 28 de febrero. Se trata de fragmentos de vértebras y huesos largos de alguna especie de dinosaurio que vivió en el Cretácico Tardío. Los restos de fauna prehistórica fueron hallados en el yacimiento paleontológico llamado Las Águilas, durante los trabajos de limpieza y conservación del sitio, realizados mediante el Programa de Empleo Temporal (PET). Por otra parte, el 17 de marzo el Museo Nacional de Antropología (MNA) presentó “Seis ciudades de Mesoamérica”, una exposición en la que por primera vez se reunieron en un mismo espacio los tesoros de Monte Albán, Palenque, El Tajín, Teotihuacan, México-Tenochtitlán y Tlatelolco. En total, se exhibieron 411 piezas provenientes de 17 acervos, que mostraron las características de esas urbes, como la escritura, el control económico, sociedad y el desarrollo de ciencias exactas. Este año, además, continuaron los trabajos en la zona arqueológica de Teotihuacan, de manera especifica debajo del Templo de la Serpiente Emplumada, donde arqueólogos mexicanos encontraron un túnel que había sido clausurado hace mil 800 años por esa civilización. Con el apoyo de la Universidad Nacional Autónoma de México, que participa con un georradar, el INAH informó que dicho túnel conduce a galerías localizadas a 12 metros de profundidad, donde podrían estar sepultados los gobernantes de la llamada “Ciudad de los Dioses”. Un par de meses después, y tras su exitosa gira por Estados Unidos, el MNA abrió la exposición "Obras colosales del mundo olmeca", en la que cientos de visitantes tuvieron la oportunidad de admirar algunos ejemplares originales de la llamada “Cultura Madre”. La muestra ofreció un vasto panorama de esta cultura Mesoaméricana, a través de más de 100 piezas originales, de las que destacaron dos cabezas monumentales, conocidas como "5" y "9", cuyo peso es superior a cuatro toneladas, halladas en la Zona Arqueológica de San Lorenzo, Veracruz. La exposición también contó con objetos de jade y cerámica, así como con un busto de madera de hace tres mil 200 años, hallado en la zona conocida como El Manatí. Asimismo, se mostró un par de hachas que datan del periodo 900-400 a.C., objetos de jadeíta y serpentina que representan una escena ceremonial, y el "Monumento 12", una cabeza de extraordinarias dimensiones que debió haber pertenecido a una escultura de casi dos metros. En junio, los hallazgos se hicieron presentes otra vez en la zona arqueológica de Tlatelolco, donde especialistas encontraron una escalinata que se remonta a la etapa fundacional de esa pequeña metrópoli prehispánica. Durante la búsqueda de elementos arqueológicos de la primera etapa de construcción de Tlatelolco para corroborar la fecha de su fundación, investigadores hallaron dicha escalinata, que daba acceso a un adoratorio de la etapa arquitectónica más antigua del sitio, así como un piso estucado que podría fecharse entre 950 y 1200 d.C. Se trata de uno de los hallazgos más importantes en ese sitio, pues podría corroborar en qué momento fue construida la primera edificación y con ello determinar cuándo se fundó Tlatelolco. Ese mismo mes, pero el día 23, una microcámara de video de cuatro por seis centímetros y apenas 94 gramos de peso, reveló al mundo las primeras imágenes de una tumba milenaria en la zona arqueológica de Palenque, en Chiapas, que contiene los restos mortales de un alto dignatario de esa ciudad maya en su época más temprana, entre 431 y 550 d.C. La cámara funeraria, a la que nadie ha podido acceder desde hace mil 500 años, en la Acrópolis Sur y que fue localizada dentro de una subestructura bajo el Templo XX, presentó sus paredes pintadas de rojo, figuras humanas delineadas en negro, 11 vasijas, una cantidad indeterminada de piezas de jade y concha que debieron formar parte del atuendo mortuorio del personaje encontrado. Es de mencionar que transcurrieron 12 años desde el último descubrimiento similar, cripta que, a diferencia de tumbas como las de Pakal II o la Reina Roja, que datan del siglo VII d.C., no contiene sarcófago alguno. Asimismo, en septiembre pasado el “Paraguas” del Museo Nacional de Antropología, joya arquitectónica del recinto, recobró el esplendor desde su creación, en 1964. Por primera vez, la columna que sostiene la monumental sombrilla de cuatro mil 500 metros cuadrados y su relieve artístico recibieron una restauración integral. Los trabajos mostraron el color bronce de la pieza, perdido hace más de una década. La intervención no sólo permitió recuperar el antiguo lustre de la obra, sino también apreciar mejor la textura, los volúmenes y los detalles plásticos del relieve escultórico diseñado por los hermanos José y Tomás Chávez Morado, para exaltar la universalidad de la cultura mexicana. Sin duda, otra de las actividades que hicieron eco este año que termina fue el que llevó a cabo el Museo Nacional de Antropología, que en septiembre puso en marcha la digitalización y catalogación de siete mil 800 piezas de su acervo etnográfico y prehispánico, a fin de convertirlo en un material de consulta, estudio y conservación. Con una inversión de un millón 500 mil pesos, el proceso de digitalización se lleva a cabo en tres etapas: la primera incluyó el registro de las piezas que se resguardan en las salas Maya, Introducción a la Antropología, Poblamiento de América y una parte de la Mexica. La segunda fase continúa con el acervo de los espacios Mexica, Preclásico del Altiplano Central, Teotihuacan, Los Toltecas y Culturas de Oaxaca; mientras que la última parte consistirá en el registro de las piezas de las salas Culturas de la Costa del Golfo, Culturas del Norte de México y Culturas de Occidente de México. Hasta el momento se han digitalizado mil 500 objetos prehispánicos, cuyo registro fue integrado a una base de datos en la que además de su descripción, se obtuvo un diagnostico de su estado de conservación y condiciones de exhibición. La recta final del año cerró fuerte y con varias actividades que dejaron perplejos a propios y extraños; fue el caso del hallazgo en el Templo Mayor en la Ciudad de México, donde arqueólogos encontraron una edificación prehispánica circular, de unos 15 metros de diámetro por 1.5 de altura, con más de 500 años de antigüedad. La plataforma está decorada con 19 esculturas de cabezas de serpiente, empotradas a manera de clavos arquitectónicos. Encontrado el pasado 6 de octubre en el predio de Plaza Manuel Gamio, frente al Templo Mayor, se trata de un hallazgo de gran relevancia porque permitirá hacer una nueva radiografía de la antigua Tenochtitlan, respecto a la distribución de los 78 edificios prehispánicos que conformaban el recinto sagrado, según las crónicas de fray Bernardino de Sahagun. Tres días antes, el INAH inició en Chiapas los trabajos de restauración de los Murales de Bonampak, situados en el Cuarto 3 del llamado Templo de los Murales, en la Selva Lacandona, en el municipio de Ocosingo. A casi tres meses de trabajos, resurge el azul maya y los tonos amarillos, verdes y rojos con que fue representada la victoria de esta urbe sobre Sak’ Tz’i’, en el año 787 d.C. Las pinturas que datan del año 790 y fueron realizadas en una compleja técnica; sobre un enlucido fresco de cal se aplicaron los pigmentos en un medio de agua cal (lechada) mezclado con un aglutinante orgánico. Los tres cuartos muestran una serie de eventos de su actualidad con gran realismo. El primero representa una procesión de sacerdotes y nobles. El segundo muestra una escena de guerra, con prisioneros a los que les son arrancadas la uñas de los dedos de las manos, sentados ante el señor Chan Muwan de Bonampak. Mientras que el tercer cuarto muestra una ceremonia con bailarines ricamente ataviados y usando máscaras de dioses, así como a la familia gobernante punzándose la lengua con agujas de maguey hasta hacerla sangrar, en uno de los muchos tipos de sacrificio que practicaban los pueblos mesoamericanos. Por lo que hace a la apertura de zonas arqueológicas, en 2011 abrieron sus puertas Cañada de la Virgen, el pasado 11 de febrero, un asentamiento prehispánico de filiación hñahñu (otomí) ubicado en el municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato. La zona fue abierta tras casi 10 años de trabajos. Mientras que a finales de año, el 25 de octubre el presidente Felipe Calderón hizo lo propio con Tancama, sitio enclavado en la Sierra Gorda del estado de Querétaro. En orden cronológico, el 8 de noviembre se puso en marcha también la restauración integral de la zona arqueológica de Chichén Itzá; un proyecto de conservación nunca antes realizado e incluye atender problemas de los monumentos del área de la Gran Nivelación. La iniciativa, que deriva de un diagnóstico realizado por el Consejo de Arqueología del INAH, incluye siete edificios, entre ellos la Pirámide de Kukulcán, el Tzompantli y el Gran Juego de Pelota. Por otro lado, el 9 noviembre pasado la exposición "Cuerpo y belleza en la Grecia Antigua" llegó al Museo Nacional de Antropología, donde estará hasta el 22 de enero de 2012 para presentar un total de 116 piezas en materiales como mármol y cerámica procedentes del Museo Británico. Dicha exhibición, que cerró el programa internacional de este recinto para 2011, presenta a seres mitológicos representados en obras milenarias que dan cuenta del arte y pensamiento griego. A lo largo de dos meses y medio, los visitantes al recinto podrán apreciar cuerpos sobrenaturales, mezcla de ser humano y animal; entre ellos Medusa, mujer a quien la fantasía puso en su cabeza serpientes en lugar de cabello, así como los sátiros promiscuos y dionisíacos, o hombres-carnero de orejas puntiagudas y cola de caballo que persiguen ninfas, entre otras obras. Las actividades del año concluyeron el 15 de diciembre, con la apertura no de una exposición sino de un museo en el Centro Cultural Universitario de Tlatelolco, por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el INAH. Se trata del Museo de Tlatelolco, el cual reúne más de 800 piezas prehispánicas, 500 de ellas pertenecientes a la Colección Stavenhagen y 300 más extraídas de la zona arqueológica de Tlatelolco. Ese mismo día también se inauguró el Museo Caja de Agua de Tlatelolco, cuyos muros resguardan el mural más antiguo del periodo novohispano, el cual que data de 1536. Luego de una década de trabajos de restauración, la obra de 50 mil fragmentos de pintura manifiesta la fusión de técnicas pictóricas de las culturas mexica y europea durante los albores novohispanos, en el que están plasmadas escenas naturalistas realizadas por manos indígenas apenas 15 años después de La Conquista. A la vista de lo más sobresaliente que en materia arqueológica y antropológica sucedió en el año que finaliza, se puede prever que 2012 será igual de interesante y con sorpresas en ambos ámbitos.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
90
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.