Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

El interés legítimo un medio de defensa a favor de la ciudadanía/Víctor Tinoco Rubí

26/06/2013 11:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Víctor Tinoco Rubí

Las reformas constitucionales del 2011, introdujeron novedosos cambios al ordenamiento jurídico mexicano en materia de protección a los derechos fundamentales. En primer lugar, el artículo 1 constitucional estableció la vigencia y reconocimiento de los derechos humanos previstos en instrumentos internacionales, obligando a todas las autoridades del Estado a velar por su cumplimiento, protección y promoción con base en la interpretación más protectora de los mismos. En segundo lugar, se introdujeron modificaciones al sustento constitucional del juicio de amparo, incluyendo entre otros aspectos destacados, el reconocimiento del interés legítimo como presupuesto para iniciar el juicio de amparo.

Hoy en día la nueva ley de amparo incorpora este cambio sustancial previsto a nivel constitucional, y en su artículo 5, fracción I, lo reconoce señalando lo siguiente:

Artículo 5o. Son partes en el juicio de amparo:

I. El quejoso, teniendo tal carácter quien aduce ser titular de un derecho subjetivo o de un interés legítimo individual o colectivo, siempre que alegue que la norma, acto u omisión reclamados violan los derechos previstos en el artículo 1o de la presente Ley y con ello se produzca una afectación real y actual a su esfera jurídica, ya sea de manera directa o en virtud de su especial situación frente al orden jurídico.

El interés simple, en ningún caso, podrá invocarse como interés legítimo. La autoridad pública no podrá invocar interés legítimo.

(...)

Tal como se puede apreciar de la nueva redacción del precepto, la condición para ser quejoso (promovente del juicio de amparo) se hace consistir en la necesidad de resentir una afectación respecto de un derecho subjetivo (interés jurídico) o respecto de un interés legítimo individual o colectivo, siempre que además; se alegue que dicha afectación produce una violación a los derechos fundamentales; y la misma sea real y actual, ya por incidir de manera directa o en virtud de su "especial situación frente al orden jurídico".

La redacción de la mencionada fracción I, puede resultar confusa por lo que trataremos de esclarecer su contenido.

Antes de la reforma, para promover el juicio de amparo, se exigía del quejoso que demostrara detentar un interés jurídico, es decir, que el acto que reclamaba; 1) le causaba una afectación en su esfera jurídica de manera directa, y b) que él fuera titular de un derecho con base en el cual pudiera exigir que la afectación cesara.

La mencionada afectación directa sobre la esfera jurídica, normalmente se presenta por el aumento de obligaciones o por la privación o disminución de derechos o prerrogativas. Así, por ejemplo, si una persona que construía una obra era sujeto de clausura, su derecho a la propiedad se ve limitado (disminución de derechos) surge la obligación de respetar los sellos de clausura so pena de incurrir en un delito (surgimiento de obligaciones) y además, por ser titular del derecho a que todo acto de autoridad que se dirija en su contra afectando sus derechos, debe estar fundado y motivado, puede entonces acudir al juicio de amparo. Lo anterior es un ejemplo del llamado interés jurídico.

En el caso anterior la persona no solamente es afectada por el acto de autoridad, sino que es afectada en su esfera jurídica, y cuenta con un derecho subjetivo individual a exigir de la autoridad que los actos respecto de los cuales sea destinatario, estén debidamente fundados y motivados, por lo que si adolecen de algún vicio, el cuenta con la facultad de demandar que se anulen.

¿Cuál es entonces la diferencia con el llamado interés legítimo? ¿A qué se refiere la ley cuando menciona la especial situación frente al orden jurídico?

Tratándose del interés legítimo existe una afectación a la persona, sin embargo esta afectación no necesariamente debe concretarse sobre su esfera de derechos y obligaciones, sino que puede ser de otra índole, que sin implicar el nacimiento de una obligación o la privación o disminución de un derecho, sí genera la disminución o privación de una ventaja o el aumento o aparición de una desventaja en torno a una situación jurídico-material, que si bien el orden jurídico no le reconoce como objeto de su protección, si lo estima como digna de reconocimiento.

Lo anterior suena confuso pero lo iremos desglosando, igual que con el interés jurídico resulta útil acudir a un ejemplo.

Una persona habita una casa en una tranquila colonia privada, pero el Estado decide llevar a cabo una reordenación urbana que requiere el establecimiento de una avenida que pase por las calles de la tranquila colonia. Esta persona no es sujeto de afectación (jurídica) en su propiedad, no ha nacido a su cargo una nueva obligación, y en esa medida no ha surgido a su favor el derecho a exigir del Estado que los actos por medio de los cuales se concrete dicha reordenación deban sujetarse a los parámetros constitucionales. Sin embargo, se entiende que el anterior escenario genera una clara desventaja en su persona. La tranquilidad, si bien no constituye un derecho que pueda hacerse valer en los tribunales (claro salvo las leyes en materia de cultura cívica), si constituye una aspiración comprensible en términos del contexto constitucional que busca procurar como fin último del Estado, que los individuos alcancen la vida plena en persecución de sus intereses, tal como es, la tranquilidad en la vivienda, es pues, una aspiración razonable, acorde con los fines últimos de la constitución, y objetiva en el sentido de que es irrefutable que la construcción genera una alteración de su condición actual de ventaja, pero además, un elemento importante para configurar el interés legítimo, su afectación es especial y diferenciada.

Esta última característica es fundamental para comprender el concepto de interés legítimo pues cuando la afectación no es especial, diferenciada, o como señala un gran sector de la doctrina "cualificada", entonces ello quiere decir que la afectación la pueden resentir una gran generalidad de ciudadanos y en esa medida el interés deja de ser legítimo y se convierte en simple. Así, el interés legítimo requiere necesariamente la delimitación de los afectados pues de lo contrario se generaría la posibilidad de que cualquiera pueda acudir a los tribunales bajo una condición de curiosidad, abarrotando la capacidad administrativa de los Tribunales en perjuicio de los justiciables , es por ello que el interés legítimo permite, respecto del interés jurídico, una mayor ampliación en la posibilidad de acudir al amparo, pero menor que el denominado interés simple. A esta delimitación especial es a lo que se refiere la última parte de la fracción I del artículo 5 que dispone "en virtud de su especial situación frente al orden jurídico."

Finalmente cabe destacar que el interés legítimo puede ser individual o colectivo. Lo anterior quiere decir que este anhelo por mantener una ventaja o evitar una desventaja puede ser propio de un sujeto, como en el caso anterior (si supusiéramos que el fuera el principal afectado), o por un grupo de personas. Por ejemplo, el derecho al medio ambiente adecuado que establece el artículo 4 constitucional definitivamente no es un derecho en favor de una persona determinada. Nadie en el país puede sostener con razonamientos jurídicos irrefutables que es el titular del derecho al medio ambiente sano, pues el ámbito de protección de dicho derecho es respecto del conglomerado social, por esa razón , estamos en presencia de un derecho que es de todos y a la vez de nadie. En este sentido se tiene que el interés que puede tener una persona para impugnar la validez de un acto de autoridad por atentar contra el derecho del medio ambiente, si bien no lo hace en ejercicio de un derecho propio (como en el interés jurídico), si lo hace en ejercicio de un interés reconocido como legítimo por el ordenamiento jurídico, siempre por supuesto, que demuestre encontrarse en esta especial situación frente al orden jurídico, como por ejemplo sería una comunidad que lleva años viviendo en un entorno boscoso respecto del cual ejerce ciertas actividades tanto de recreación como de producción frente a los actos de autoridad que ponen en peligro dichas áreas.

En fin, muchos de los elementos que integran el concepto se irán trazando con base en lo que los tribunales vayan resolviendo, pero por lo pronto podemos concluir que la introducción del interés legítimo, cualquiera que sean, al final del día, sus condiciones de aplicación, es sin duda un avance en el sistema de justicia por cuanto hace a la acción de amparo.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
186
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.