Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Invaden seres de la mitología griega al Museo de Antropología

07/11/2011 09:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Eres mitológicos representados en obras milenarias que dan cuenta del arte y pensamiento griego han sido reunidos en la exposición “Cuerpo y belleza en la Grecia Antigua”, que se abrirá al público este 10 de noviembre en el Museo Nacional de Antropología (MNA), de esta ciudad. En un comunicado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que esta muestra, que estará vigente hasta el próximo 22 de enero, es resultado del trabajo conjunto entre el Instituto y el Museo Británico, de Londres, Inglaterra. A lo largo de dos meses y medio, los visitantes al recinto podrán apreciar cuerpos sobrenaturales, mezcla de ser humano y animal; entre ellos Medusa, mujer a quien la fantasía puso en su cabeza serpientes en lugar de cabello. También estarán en la Sala de Exposiciones Temporales del MNA los sátiros promiscuos y dionisíacos, hombres-carnero, de orejas puntiagudas y cola de caballo que persiguen ninfas. Sus cuerpos deformes comparten un espacio del arte y pensamiento griego, junto a la belleza perfecta de cuerpos masculinos atléticos o de dioses delicadamente afeminados, héroes y hombres mortales, y de esculturales Afroditas. Este montaje explorará la belleza física de la figura humana, como parte de la antigua filosofía griega, donde el cuerpo sano era tan importante como la mente educada. La muestra incluye un apartado sobre los monstruos y seres fantásticos, muchos de ellos mezcla de humano y animal, que representaron una alegoría de su condición sobrenatural. Piezas de bronce y de cerámica, vasijas y esculturas de mármol que datan de los siglos VI a.C. a II d.C., dan cuenta de los monstruos y seres fantásticos que ocupan lugares estelares en pasajes de la literatura clásica, como la Esfinge, a la que venció Edipo adivinando sus acertijos. La Medusa, que fue decapitada por Perseo usando su reflejo en un escudo; o las amazonas, mujeres guerreras a las que se menciona en la Iliada. Entes como los sátiros, en parte hombres y en parte machos cabríos, aparecen en el arte entregados a actos bestiales que indican sus bajos instintos. Los griegos de la antigüedad consideraban que su comportamiento en el arte y la literatura, transgredía las normas sociales. Entre las piezas que los representan está una copa o kýlix, decorada con figuras negras; es de manufactura ateniense, elaborada hacia 500 a.C., en las imágenes se muestra un sátiro y un cervatillo. Los kýlix eran copas poco profundas para beber vino, en sus fondos se plasmaba una representación humorística, erótica o alusiva a algún dios, para ser usada durante los simposios, de tal suerte que al terminar el vino, los participantes eran sorprendidos con una escena de la cual partían sus disertaciones; es el origen de las conversaciones “entre copas”. Otra forma de sátiro que se podrá apreciar en esta magna exposición es la de Sileno, personaje barrigudo que formaba parte del cortejo del dios del vino Dioniso; se le representa viejo y dado a la embriaguez; es en gran medida de apariencia humana, pero su naturaleza bestial quedó reflejada en el arte con un físico grotesco y en parte animal. Representada con cabeza de mujer, cuerpo de león y alas de águila, la Esfinge solía ser un hito funerario en su papel de guardiana de tumbas. Se decía que la emblemática Esfinge de Tebas cobraba terrible venganza en los viajeros incapaces de resolver los enigmas que planteaba. Edipo, el personaje de la obra de Sófocles, Edipo rey, supo contestar ¿qué animal anda en cuatro patas, después en dos y luego en tres?, con lo que logró vencerla. Una esfinge de mármol elaborada alrededor de los años 120-140 d.C., procedente de Monte Cagnolo, cerca de Roma, Italia, podrá admirarse como una de las piezas principales de la colección del Museo Británico que llega a México. Las amazonas eran una raza mítica de mujeres guerreras que se creía vivían cerca del Mar Negro, más allá de las fronteras del mundo civilizado. Para los griegos era impensable que sus mujeres fuesen guerreras: los exóticos orígenes y el comportamiento extraño hacía de ellas un fascinante tema artístico como representante de un mundo al revés. Estas “bárbaras” solían mostrarse en el arte en sustitución de invasores extranjeros reales. En “Cuerpo y belleza en la Grecia Antigua” las amazonas se apreciarán en un ánfora decorada con imágenes pintadas en negro; la pieza fue elaborada entre 510 y 500 a.C. La mitología griega exploró las fronteras del género e incluyó a personajes que cambiaban de sexo o que tenían los dos; hermafroditos y transexuales también formaban parte de este universo de seres fantásticos. Una crátera (vasija) de manufactura ateniense, elaborada entre 470 y 460 a.C., decorada con figuras rojas, deja ver por sus dos caras la historia de Ceneo y los centauros. Un personaje muy recurrido en el arte griego fue Hermafrodito, hijo de Hermes y Afrodita; se le representaba con genitales de varón y senos y cuerpo de mujer. El mito cuenta que en su juventud, bañándose en el arroyo Salmacis de Halicarnaso, al suroeste de Turquía, una ninfa de las aguas se enamoró de él y lo estrechó entre sus brazos pidiendo a los dioses que jamás se separasen, por eso quedaron unidos en un solo cuerpo con características de ambos sexos. La exposición incluye una figura de bronce de Hermafrodito, elaborada en la época romana, alrededor del siglo II. La mitología cuenta que esta mujer monstruo convertía en piedra a quien la miraba a los ojos; a Perseo le fue ordenado cortar su cabeza, y lo hizo decapitándola mientras dormía, valiéndose del reflejo en un escudo para no mirarla directamente. En el relieve se ve Poseidón sosteniendo la cabeza de Medusa; pero al morir la mujer estaba embarazada del dios de los mares, Poseidón, por lo que de su cuello cercenado surgieron el guerrero gigante Crisaor y el corcel alado Pegaso. Casi todos los seres míticos de la Grecia antigua eran mitad animal y mitad humano. No obstante, el Minotauro tenía cuerpo humano y cabeza de toro, era hijo de Pasífae, concebido de su unión con un toro. Su esposo, el rey Minos, de Creta, encerró al monstruo en el famoso laberinto, donde lo alimentaba con mancebos y doncellas que exigía como tributo a los atenienses. Teseo, el héroe ateniense, se ofreció como voluntario para ser enviado con los destinados al sacrificio, mató a Minotauro y salió del laberinto gracias a haber dejado desenrollado el hilo del ovillo de Ariadna. Las figuras de Teseo y el Minotauro se apreciarán plasmadas en un ánfora griega de 510 a 500 a.C.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
64
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.